«Pienso en Astiz libre y se me pone la piel de gallina»

Con el 2×1 de la Corte Suprema de Justicia como marco actual, y a cuarenta años del nacimiento de Madres de Plaza de Mayo, Dulce Mattía habló con Cecilia De Vincenti, hija de la fundadora de la organización, Azucena Villaflor, quien aseguró: «no me sorprendió nada de lo que pasó».

En la columna «Mujeres en lucha» que Dulce lleva adelante todos los viernes, Cecilia hizo referencia al fallo de la corte y a los vínculos del poder ejecutivo con los jueces que la integran y afirmó que «si uno hace una lista de lo que el ingeniero Macri opina de los derechos humanos, es normal que en la Corte las dos personas que él puso votaran lo que votaron».

Además, recordó la desaparición de su hermano Néstor y el recorrido de Azucena desde que empezó a reunirse con otras madres para buscar a sus hijos, hasta el momento que fueron recuperados sus restos que estaban enterrados como NN en el cementerio de General Lavalle. En 2005 un análisis de ADN que comparó su perfil genético con el de Cecilia, permitió cerrar la historia casi treinta años después de su secuestro y desaparición. Hoy sus cenizas se encuentran en la pirámide de Plaza de Mayo, el lugar que vio surgir a uno de los organismos de derechos humanos más importantes del siglo XX.

danielgarcia02El principal responsable de la desaparición de Azucena fue Alfredo Astiz, que hoy es uno de los posibles beneficiarios de la medida avalada por la Corte que permitiría que se conmuten penas de más de 200 represores detenidos. Ante esta situación, Cecilia aseguró: «yo pienso en Astiz libre, en el «Tigre» Acosta libre, en Etchecolatz libre y se me pone la piel de gallina».

 

La hija de Azucena Villaflor, fundadora de Madres de Plaza de Mayo, habló para la columna de Dulce Mattía "Mujeres en lucha", y aseguró que la decisión de la Corte Suprema de Justicia de permitir que se conmuten penas de represores no la sorprendió.