Villa Gesell vive hace meses un conflicto grave en su transporte público. Ante la empresa que abandonó la concesión, el intendente Gustavo Barrera ensayó distintas soluciones, pero la presión de la UTA hacia el municipio por la contratación de cierta empresa y el pago de una deuda que no le corresponde provocó una crisis que se tornó política. Una denuncia penal contra miembros de la UTA, once micros quemados, golpes, destrozos y aprietes diarios son el trasfondo de una disputa que se da entre el negocio de algunos y el derecho colectivo de todos los gesellinos.

Escuchá la entrevista en #NNQO por AM740 Radio Rebelde a Gustavo Barrera, intendente de Villa Gesell

“Desde el 8 de febrero estamos sin transporte en Villa Gesell. Entendíamos que podíamos resolverlo en poco tiempo, pero no conseguíamos empresas, y se convirtió en una cuestión poltica. Tenemos una fuerte presión para derivar una contratación directa hacia una empresa, a lo cual nos opusimos. Allí comenzó el conflicto, que no está resuelto porque si bien está contratada una empresa por este año, todos los choferes están amenazados y no permiten desarrollar la activiad normalmente. el viernes impidieron la salida de los mircros, y tenemos la amenaza de que habrán manifestaciones. Once colectivos nos incendiaron hace un tiempo. Nos amenazaron y golpearon, rompieron una camioneta, empleados municipales amenazados. Una empresa prestó el servicio y al otro día se fue. Soportamos desde el 8 de febrero hecho muy graves”.

Villa Gesell: colectivos incendiados en pleno conflicto por el transporte.

“La UTA reclama los salarios caídos: enero, febrero, marzo y abril. Si bien la empresa “El ùltimo Querandí” se retiró, los dejó sin pago. Es imposible que la municipalidad se haga cargo, ni tiene obligación de pagar los salarios. Esta empresa dejó sin trabajo a estos trabajadores en el mayor mes de recaudación, en enero. Ese mes recaudó alrededor de 17 millones de pesos”.

“Imagínense que la UTA hizo una presentación el 17 de este mes en el juzgado en lo Contencioso y Administrativo de Dolores, utilizando los mismos abogados que la empresa “El Último Querandí”, la misma que dejó la concesión…. ¿Me estás siguiendo lo que digo, no? Los abogados de la empresa están representando a la UTA en una acción contra la municipalidad. El empresario es Gustavo Pereyra, pero no es facultad de la municipalidad realizar acciones, es del sindicato que tiene que representar a los trabajadores. Lo que pasa es que cuando hay una fusión entre los sindicatos y las empresas, los que terminan perdiendo son los trabajadores y los usuarios”

“La nueva empresa va a absorber a los trabajadores, y a dar trabajo como prioridad. La empresa está dispuesta a dar un incentivo, pero no puede pagar cuatro meses atrasados que no le corresponden”

“La UTA manifestó que el boleto debe estar en 22 pesos y nosotros lo fijamos en 16. También hay cuestiones que afectan el bolsillo de los trabajadores, y los usuarios del transporte”

“Cuando fui hace un mes a la Cámara de Diputados provincial, tuve un fuerte apoyo del bloque de Unidad Ciudadana, y nos dio fuerza para seguir adelante con esta posición y defender los derechos de todos los usuarios. Hemos enviado, porque no nos atienden, varios correos y consultas pidiendo una reunión a la gobernadora Vidal, pero lamentablemente todavía no hemos obtenido respuesta”.