«Las Muertas»: Todo va a estar bien

Escribe: Sofía Picca

Protagonizada por Miel Bargman, Guillermina Pico y Denis Fernández, “Las Muertas” desarrolla su segunda temporada en el espacio Establishment.

Las Muertas

La muerte por su carácter inasible, imprevisto y desconocido es un fenómeno que atraviesa las reflexiones del pensamiento tanto occidental como oriental y pone en escena una de las grandes paradojas de nuestro entendimiento como seres humanos: para poder conocerla tenemos que dejar de existir. Digamos, si la muerte, como fin de la existencia, cierra el círculo de nuestra vida, en nuestro siendo no estamos constituidxs. Somos cuando no somos. Si me preguntan, pensar en la muerte me enfrenta ante la incapacidad de la representación, es aquello que excede mis limites racionales ya que no es posible encontrar aquel doble que reproduzca lo irreproducible (es quizás lo abrumador de la excesiva presencia).

Desde el punto de vista de la estética como configuración de la sensibilidad, el núcleo que constituye toda teatralidad es el espacio. “Las muertas” (dirigida por Miel Bargman) pone en escena a dos mujeres (Guillermina Pico y Miel Bargman) que son víctimas de un accidente de auto y se encuentran en un espacio de neón que podría ser un limbo o zona intermedia. Llenas de sangre y destripadas (al menos a nivel del relato) Ana y Guada no saben dónde están ni cómo llegaron, intentan pensar el espacio que las rodea pero su lenguaje (ni el japonés) las ayuda a comprender. Ante eso, descartan por momentos lo metafísico para rendirse ante los deseos terrenales de un plato de fideos con vino que de forma alienada les trae un hombre vestido de negro (Denis Fernández).

Con destellos de terror, “Las Muertas” es una obra en movimiento. El espacio que rodea a las protagonistas se reconfigura constantemente, porque allí los limites no son claros. Entre la vida y la muerte, el afuera y el adentro, las subjetividades de estas jóvenes son las encargadas de surgir a partir de los intercambios. Conversaciones de mujeres que rodean los treinta años sobre los mandatos, el deseo, el miedo y la muerte se hacen presente en una esgrima verbal que delinea el carácter de cada una. ¿Qué fueron? ¿Qué son o deberían ser? Las temporalidades se cruzan, la oscuridad y el silencio obstaculizan cualquier punto de referencia.

Las Muertas

Este espacio liminar representado en “Las muertas” tiene un fuerte componente simbólico. Ante la imposibilidad de poder ser definido -por su constante reconfiguración- escapa a cualquier intento dominante de ser centralizado, fijo, estático. La representación de la muerte, así, como espacio intersticial, de trance, escapa a una lógica binaria y habilita la redefinición donde las cosas pueden ser de otra manera. Allí es donde la hipótesis de la muerte –arrojada por la obra -resulta revolucionaria y alentadora, en ese constante corrimiento de los límites.

Ese lugar da miedo, claro, porque no lo conocemos, pero ¿por qué no echar mano de la representación teatral para acercarnos a él? Aunque sea de forma hipotética. Quien dice, hasta podamos sonreír un poco y pensar que todo va a estar bien sin dejar de existir.

Las Muertas

Ficha técnico-artística

Autoría: Corina Bistritsky, Miel Bargman, Guillermina Pico.

Dirección: Miel Bargman

Elenco: Guillermina Pico, Denis Fernandez, Miel Bargman.

Asistencia de dirección: Tani Covezzi & Corina Bistritsky.

Diseño lumínico: Ignacio Aveille.

Sonido: Román Martino.

Vestuario: Ailen Zoe.

Pintura: Máximo Pedraza.

Foto: Martin Pisotti

 

Más información:

Día y horario: Sábados hasta el 8/12 .21hs

Precio: $250

En Establishment. Dirección y reservas a lasmuertasobra@gmail.com