«Todos los delitos bajaron su tasa, menos los de violencia de género»

Cecilia Merchán, Secretaria de Políticas de Igualdad y Diversidad del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, en contacto con el equipo de #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde. Denuncias y casos de femicidios durante el aislamiento social preventivo y obligatorio; las políticas que emergen desde el nuevo Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, y la necesidad de articulación con otros organismos.

Escuchá la entrevista completa:

Cecilia Merchán

Aislamiento y violencia de género

“Esta sociedad es una sociedad absolutamente desigual. En muchos sentidos. No es lo mismo vivir encerrado con un patio gigante, a estar en un monoambiente, o si estás en el pasillo de una villa. Así como existe esa diferencia, existe una diferencia muy grande entre los distintos géneros. Y en este aislamiento lo que aparecen son todas esas desigualdades. En la vida común, cuando no estamos en situación de emergencia y pandemia, ni nos damos cuenta que hay algunas tareas esenciales que ni siquiera se contabilizan desde una perspectiva económica. Y hoy, sin embargo, cuando toda la economía se frena desde la perspectiva de la salud, hay una sola actividad que no se puede abandonar que es la de los cuidados: no se puede dejar sin cuidados a adultos y adultas mayores, niños, niñas, niñes, y enfermos: Toda esa tarea tan importante en general durante los días normales de la vida la llevan adelante las mujeres. Las tareas de los cuidados están muy feminizadas, ya sea las no pagas como el trabajar dentro de la casa, lavar, planchar, llevar a chicos a la escuela; como las muy mal pagas como las empleadas domésticas. Esa es una primera enorme gran desigualdad sobre la que nuestro Ministerio ha encarado una gran cantidad de acciones. Tenemos una directora específica para abordar los trabajos de cuidado que articula con todos los ministerios, y ante esta situación hemos tenido en cuenta la importancia de cuidar a todas las trabajadoras de cuidados. En todos los sectores este es un momento donde se nota que esto no es secundario: quién cuida a los chicos, dónde se quedan, cómo se trasladan… Esas cosas me parecen muy importantes”.

“A esto se suma la situación de violencia que viven muchas mujeres. Cuando hablamos de cómo están todos los delitos, todos bajaron en este periodo de aislamiento, menos los delitos de violencia de género, menos los femicidios, esos no bajan, se sostienen»

«Dentro de la línea 144, que es la línea de orientación, no de denuncia, en esa línea las consultas aumentaron un 40%. Hay una necesidad de consultar mucho más, hubo dificultades en una primera etapa para ir a hacer las denuncias. Nuestra ministra hizo una resolución que dice expresamente que las mujeres que van a hacer la denuncia pueden ir a hacer la denuncia a la comisaría, y debemos repetir en todos los medios posibles que la comisaría tiene la obligación de tomar esa denuncia. Lo que hicimos fue ampliar la forma para ampliar las consultas: no solamente a partir del número 144, sino que creamos números de Whatsapp, pusimos un mail, más gente atendiendo las líneas. El hecho de que estemos aislados no quiere decir que esto deja de ser un delito”.

“Nuestra ministra había empezado a trabajar con el Ministerio de SEGURIDAD y Justicia para tener un plan en común y abordar los casos de violencia extrema que terminan en femicidios. Es muy importante la articulación. Depende de muchas áreas y de cómo abordemos esos espacios, esas denuncias y seguimientos. si no hay una articulación entre los ministerios es muy difícil»

«Se creó un programa para abordar las violencias extremas y femicidios entre los tres ministerios; las tres ministras ya iniciaron esta tarea y es muy importante. Para nosotras era un objetivo muy importante. Ayer hubo una situación de una mujer que había hecho todo bien: llamó, hizo la denuncia, pero su agresor sigue libre y vuelve, y está ahí, y el único espacio que hoy la cuida es su propia red familiar. La policía está haciendo lo que puede pero no la totalidad, entonces hay que buscar la manera para que se articulen esas cuestiones. Igualmente, creo que como sociedad tenemos que ser responsables y saber perfectamente que estas formas de violencia extrema son la forma más grave de infinitas formas de violencias que existen en nuestra sociedad, como por ejemplo la división de tareas; hay un montón en todos los ámbitos. Si no sacamos las desigualdades que existen en la sociedad por razones de género difícilmente terminemos con los femicidios y transfemicidios. Creo que es muy importante revisar esto como central. No es casual que las personas más vulneradas en sus derechos por razones de géneros sean travestis y trans que no tienen donde vivir, y tienen absolutamente vulnerados todos sus derechos. Hemos tenido que hacer un trabajo sumamente complejo con todos los actores sociales, de organizaciones, de los ministerios, por situaciones que son sumamente complejas y que tienen que ver con cómo vemos el rol de cada persona, y el lugar que les hemos otorgado en la sociedad”.