«La decisión de Trump me recuerda a Nerón incendiando su ciudad»

María Constanza Costa, politóloga (UBA), especialista en análisis político internacional, y trabajadora del Área de Cooperación Internacional del Ministerio de Cultura de la Nación, en diálogo con el equipo de #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde. Estados Unidos en llamas; las movilizaciones tras el asesinato de George Floyd, la represión de Trump, el uso del Ejército, y el discurso de orden por mano dura en el año de la elección presidencial.

Escuchá la entrevista completa:

                                     

La amenaza de Trump a las manifestaciones antiracistas

“Trump anunció que está dispuesto a sacar el ejército a la calle para disuadir las protestas y anunció toque de queda a partir de las 7pm en todo el territorio. Ayer se celebró la séptima noche de protestas por la muerte de George Floyd, pero que ya excede el asesinato de George Floyd, es una protesta contra ese racismo estructural que es constitutivo del sistema político, económico y social de Estados Unidos. La respuesta de Trump es una suerte de nerón incendiando su ciudad. Evoca esas movilizaciones para pararse del lado de los negacionistas. No sorprende que su respuesta sea la de la mano dura. No se ve en Trump una predisposición a escuchar estas demandas sociales, sino que es simplemente una respuesta represiva”.

El orden de Trump.

“Genera una idea de enemigo abstracto dentro de su propio territorio donde él se va a presentar de cara a las elecciones de noviembre como garante de un orden social que está siendo amenazado»

Demandas y campaña de noviembre 2020.

“Las demandas las explican muy bien los activistas, que si bien son masivas las protestas y espontáneas, en el caso de George Floyd es un caso más dentro del los cientos de abusos policiales que sufre la comunidad afroamericana, entonces este levantamiento va más allá de lo que sucedió. Hay un sistema de segregación que todavía sigue existiendo, y eso está grabado en este contexto donde la pandemia hizo que la economía se desplome, donde hay 45 millones de solicitud de ayuda para el desempleo, 10% de la población acapara el 80% de la riqueza, y donde el salario de una familia afroamericana es diez veces inferior al de una familia blanca. Hay un sector de la sociedad que se identifica con el supremacismo blanco, que se ve empoderado, ya que el discurso del presidente aboga en ese sentido. hay una situación de fractura social en Estados Unidos y hay que analizar cómo Trump va a utilizar esto en campaña de cara a las elecciones de gobierno. También hay una gran incógnita sobre qué va a hacer el Partido Demócrata, que debe ofrecer un imaginario que tenga que ver con una reconstrucción social y democrática del país”.

“El electorado afroamericano tiene una preferencia por los demócratas, John Biden fue el candidato más votado por la sociedad afroamericano, pero porque querían una figura que le pudiera ganar a Trump, no porque estuvieran más de acuerdo con Biden que con Bernie Sanders. La cuestión era ir a lo seguro»

«Los demócratas van a tener que dar una respuesta que ya no es ‘no somos Trump‘, sino qué proyecto de país, qué proyecto de redistribución de poder y riqueza se van a plantear para darle respuesta a una demanda, a un sistema social que se viene cayendo a pedazos, y que excluye a muchísimos ciudadanos norteamericanos. Trump hará uso de esta situación a su favor: la campaña de Trump iba a estar basada en sus  logros económicos: durantes sus años el desempleo bajó a mínimos históricos, pero son números macroeconómicos que esconden la desigualdad en la distribución de esa riqueza, entonces solo le queda apelar a esta cuestión más ideológica, a recuperar a América para los americanos, pero para éstos americanos, los que apoyan la ley y el orden, un status quo, es ahí donde va a hacer fuerza”.

El riesgo de ser funcional a Trump

“Estas movilizaciones corren el riesgo de ser demasiado funcionales a Trump, sin decir que, obviamente, son legítimas. Eso va a ser una variable para analizarlo. Sabemos que mantener movilizaciones en el tiempo es muy difícil. Yo creo que el partido demócrata va a lograr, de alguna manera, endosar alguna propuesta que tenga que ver con esto, tienen que poder canalizar algo de esto. Hay figuras dentro del partido demócrata que pueden ayudar un poco a canalizar esta situación. Siempre algo organizativo sobrevive, pero son poco estructurados. Me parece que por cómo se maneja el sistema social y político de Estados Unidos, el partido demócrata algo va a tener que poder canalizar. También están las consecuencias económicas que está dejando la pandemia que no serán fácil de sobrellevar, es un combo de situaciones que son explosivos y de hecho han explotado”.

«Lo que va a hacer es hacerle creer a la gente que SU estilo de vida está en peligro y en peligro por una amenaza que viene desde adentro y desde abajo. de alguna manera busca generar consensos para políticas más represivas y lo que más intenta ocultar NO ES la cifra de los muertos sino las consecuencias económicas que va a tener esto para Estados Unidos»

“Pesa mucho el tema económico y sobre todo el tema de los 45 millones de empleos perdidos que tiene Estados Unidos. Por eso comentaba esa idea de Trump de declarar a ANTIFA como grupo terrorista y crear un enemigo interno dentro de su propio territorio.  Finalmente se decantó por esta opción de comenzar a generar en la población una idea de caos social y de orden social amenazado desde adentro, cuando en realidad ANTIFA no es un movimiento terrorista y tampoco es una organización. Ya es un invento discursivo para legitimar acciones que son muy fuertes: sacar el ejército a la calle para reprimir al movimiento social; de hecho, no cuenta con el apoyo de los gobernadores. Es una situación para ir siguiendo día a día, porque Trump nada de lo que hace es inocente. Alguna canalización del sistema político estadounidense va a tener”.