«No hay comunicación posible en el mundo del monopolio Clarín»

Gabriel Mariotto, ex vicegobernador de la provincia de Buenos Aires, presidente de Compromiso Federal Buenos Aires, parlamentario del Mercosur, y ex director de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA), en comunicación con #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde. La utilización política de la pandemia; la agenda mediática marcada históricamente por la empresa  Clarín, las herramientas del gobierno para hacer frente al ataque de la oposición. Una mesa política hoy ausente, que debe convocarse para generar proyectos y soluciones.

Escuchá la entrevista completa:

                                     

Gabriel Mariotto, ex vice gobernador bonaerense.

La politización de la pandemia

“La medida que tomó el gobierno nacional, pactada por los distintos actores institucionales, no solo Kicillof y Larreta, sino el resto de los gobernadores, es una medida fuerte, preventiva, anticipada y para aplaudir de pie, es la medida de garantizar el aislamiento. Incluso, sectores de la medicina privada plantean con mucha responsabilidad que siga la cuarentena, porque ven en su propia oferta de salud privada cómo pueden colapsar, entonces; infectólogos de todos colores también recomiendan al gobierno quedarse en casa, no hay otra vacuna que no sea el aislamiento; sin embargo claro, hay periodistas que responden a intereses horribles, que están siendo voceros del capital financiero y de algunos miembros de la oposición que no tienen responsabilidad de administrar ningún territorio y exigen permanentemente abrir, abrir, y abrir».

«quieren provocar un estallido. Ellos saben que si se abre la vida cotidiana como ellos pretenden, los contagios se van a multiplicar y vamos a tener más perdidas de vida”

“Se podrá poner como eje de discusión qué pasa si la Argentina paga el 10% de la tarifa que le llegue en la boleta de luz, en vez de pagar el 100% en una tarifa en dólares que consolidó el gobierno de Macri, qué pasa si ocurre lo mismo con todos los servicios públicos durante la pandemia; una oferta de comida de 2500 comida garantizada de un mes y la compras en cualquier almacén. Tiene que haber un auxilio del orden económico para que todo el mundo siga aplaudiendo la medida de nuestro presidente en privilegiar la salud por sobre la especulación; no lo que pretenden ellos, abrir y abrir y enfermarse a cualquier precio”.

Vicentín

“Creo que nuestro gobierno, porque formo parte del Frente de Todos, tiene que discutir un plan que no se discutió en la campaña. Acá hay que construir un plan en un área que tiene que ser un vértice del propio frente, entre gremios, sectores empresariales, universitarios. Si hay un plan, hay un para qué y si hay un para qué hay tierra firme. Hay que resolver un plan. Vicentín fue casi un espasmo en términos de acción. Fue un anuncio, luego un retroceso. Una operación, con 18 mil millones de pesos que les prestó el Banco Nación, y le hicieron un pagadios que no tiene nombre; de todas formas, en el plan se puede discutir, no imponer, sino en una agenda de discusión política cuál es el rol del Estado en el comercio exterior. Diez metros después de Vicentín están las concesiones portuarias, y diez metros después el comercio en términos clásicos del comercio exterior. Hay que discutir esos pasos también”.

«El frente político tiene que discutir un plan y ofrecérselo al gobierno»

«Alberto Fernández debe gobernar con cientos de presiones, el frente político tiene la posibilidad de discutir ese plan y ofrecérselo al gobierno para que el gobierno lo active cuando lo crea oportuno. Por qué le vamos a exigir un plan al gobierno si hay un frente electoral que no tiene un plan; primero que lo discuta el frente electoral. El frente tiene que tener un plan, hay que hacer ese plan. Según cómo te pares con la deuda es la posición que tenés con respecto a los servicios públicos y a la banca y con respecto al comercio exterior.”

La política de comunicación de gobierno

“Con respecto a la comunicación, el mejor comunicador político que ha tenido la Argentina es Juan Domingo Perón. Su sonrisa, sus ideas, sus tapones de punta, su cambio de paradigma, su patada de tablero, todo eso fue comunicado con sonrisas y giros populares que entendía todo el mundo. Si hoy Perón comunicara de esa forma entra en el embudo del monopolio y termina ridiculizado, bastardeado y estigmatizado. No es que al gobierno le falta política de comunicación o no tenga nada para comunicar».

«Todo lo que se comunica en Argentina, lo comunica el monopolio Clarín poniéndole agenda al resto de los medios. no hay comunicación posible.Estamos en el imperio del monopolio»

“El problema es que el gobierno de Macri, en el primer decreto que deroga, deroga aspectos centrales de la ley de servicios de comunicación audiovisual, todo lo que tiene que ver con la estructura más seria de terminar con el monopolio. Y después por defensa de la competencia junto con el ENACOM le dan la fusión a cablevisión junto con Telecom, y ambas actividades las quitan del objeto de la ley de servicios de comunicación audiovisual y la ponen en la ley de telecomunicaciones. El cable antes era objeto de la ley de servicios de comunicación audiovisual, y a partir de la fusión, con DNU mediante, aprobado en el Congreso, lo cual lo deja blindado, le cambió el objeto a la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, y puso la ley de telecomunicaciones. Si le pedimos al presidente, al gobierno de Alberto Fernández, que derogue los DNU del gobierno de Macri, estos dos aspectos, y que vuelva la plena vigencia de la ley de servicios de comunicación audiovisual, no lo puede hacer porque ese DNU una vez aprobado en el Congreso, es inmodificable; solo una nueva ley puede contra esos DNU. No hay democracia con monopolio, por eso los problemas los va a tener Alberto Fernández o cualquier presidente de un gobierno popular”.

Héctor Magneto, de la empresa Clarín.

“Hay resortes para actuar, con mucha convicción y llevando adelante políticas estructurales. Eso es lo que hay que discutir en la mesa del frente, pero no es que estamos entregados al grupo monopólico. Lo que hay que hacer es discutirlo, una vez que está el ok para actuar en esa dirección, buscar los instrumentos. Si hay vocación política, empezás a andar el camino judicial, y el camino ejecutivo, ayudando con algunos caminos laterales y tomás el centro del ring, pero primero tenés que tener la decisión política. Yo confio mucho en Alberto Fernández y en algo que yo no ejerzo que es la moderación. Ahora el planteo es, no nos vamos a moderar todos en el frente, a todos los necesitamos, pero tenemos que discutir acciones políticas desde nuestros perfiles y que el gobierno después lo administre en los términos racionales que tiene nuestro presidente”.