«Esta ley protegería al laboratorio sin que tenga que patentar la vacuna en el país»

Martes 20 de octubre de 2020

Columna semanal «Ciencia en Alpargatas» con Javier Echaide, abogado, doctor en Derecho por la Universidad de Buenos Aires (UBA) con especialización en Derecho Internacional, Investigador del CONICET y docente, para #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde. Proyecto de ley con media sanción en Diputados que permite a los laboratorios, en los contratos pertinentes a la compra o elaboración de la vacuna contra el Coronavirus, ceder la jurisdicción argentina en favor de jurisdicciones extranjeras; las condiciones para los acuerdos y contratos que pretenden los sectores privados, y por qué la soberanía sanitaria argentina entra en conflicto.

Escuchá la columna completa:

Javier Echaide, abogado y doctor en Derecho (UBA) con especialización en Derecho Internacional.

La puja de intereses en el ámbito sanitario

“Todos estamos de acuerdo con que la vacunación es importante, porque esto ha hecho enormes diferencias en los últimos siglos, en el siglo XX sobre todo; los avances en materia de medicina, con la aplicación de vacunas, ha estirado el tope de prolongación de vida, mejoras en términos sanitarios, calidad de vida, etc. Pretender retroceder 150 años no me parece buena idea. Lo que merece un poco de atención son las condiciones en las cuales se establecen los acuerdos, las negociaciones y contratos para poder aplicar estas vacunas, un análisis un poco más serio en cuanto a las condiciones en cuales estas vacunas son otorgados. Hay una puja entre lo que son los intereses públicos e intereses privados. Hay 8 vacunas que son proyectos avanzados hablando del Covid-19, de estas ocho vacunas hay una participación privada importante de distintos países. No estamos dependiendo de una sola vacuna, sino de centenares de vacunas: de proyectos que se están haciendo, muchos del ámbito público, 8 son las que están en las etapas más avanzadas».

«merece atención las condiciones en las que se establecen los acuerdos y contratos para aplicar las vacunas»

«Acá en Argentina los medios de comunicación han hecho mucho hincapié en una, proveniente de laboratorios británicos, que tiene participación de elaboración en Argentina, pero también se ha hablado de la vacuna rusa, por esta cuestión sospechosa de que se estaría saltando una etapa de investigación, y eso es porque los rusos manejan un modelo de investigación diferente que no es la que maneja el resto de occidente. Hay que tener recaudos en materia de sanidad. Este proyecto de ley que tuvo media sanción en Diputados la semana pasada, no solo habla de uno solo, está diseñado para cualquier laboratorio, está pensado para proteger cualquier entidad”.

Proyecto de ley: soberanía sanitaria, tribunales extranjeros, y condiciones privadas.

“Hay que analizar las cosas con objetividad, no es que alguien específico se está protegiendo con este proyecto de ley, que eso le quita este manto de paranoia conspirativa; al mismo tiempo, me despierta ciertas alarmas en términos de que protege a cualquiera, y ahí el abanico es un poco más amplio, estamos protegiendo principalmente a cualquiera que entre en el marco de la venta de este tipo de vacunas provenientes del sector privado, porque son las más avanzadas».

«La primera cosa que permite este proyecto es la prórroga de jurisdicción, lo cual les permite a los laboratorios los contratos pertinentes a la compra o elaboración de la vacuna y para eso le permite ceder la jurisdicción argentina en favor de jurisdicciones extranjeras, sean tribunales de otro país, o tribunales internacionales o incluso tribunales de arbitraje. En el ámbito internacional existen tribunales de arbitraje como por ejemplo el CIADI, un centro de arbitraje perteneciente al Banco Mundial, donde Argentina ha sido el país más demandado en el mundo: le ha ido bastante mal en ese ámbito. Esta ley lo que hace es prorrogar la jurisdicción, o sea, Argentina cede la jurisdicción, para que cualquier cuestión que tenga que ver con la con la contratación sobre esta vacuna, no se resuelva en los tribunales argentinos sino en este tipo de tribunales, ya sea en el CIADI, o el de Nueva York por ejemplo”.

«Con este proyecto de ley estás protegiendo al laboratorio sin obligarlo a patentar la vacuna en Argentina»

“Quien demanda, en este caso, sería el laboratorio privado, quien elige la jurisdicción donde quiere presentar esa demanda: es la posibilidad de que el laboratorio privado en vez de mandar a la República Argentina, elija dónde es que le gustaría presentar esa demanda; ahí hay una cuestión que tiene que ver con que, generalmente, las empresas eligen los foros más favorables para presentar las demandas. Todos repiten que los laboratorios piden esto para dar la vacuna, entonces, es una posición más complicada, porque si vos querés sostener una soberanía y garantizar una igualdad de derechos respecto de la contratación pública por parte del Estado con los laboratorios privados, ¿qué tenés que hacer? Ceder a las pretensiones de los laboratorios. Es una posición extorsiva con el Estado, porque si no firmás estas cosas, te quedas sin vacuna”.

“El proyecto de ley no se refiere a las cuestiones que tienen que ver con la persona individual que se va a vacunar, tiene que ver con la contratación pública; no tiene que ver con daños y perjuicios hacia la persona: si vos vas y te vacunás y te pasa algo en tu organismo, vos vas a poder hacer un juicio contra el Estado, contra el laboratorio, o sea el personal médico que te aplicó mal la vacuna en un procedimiento equivocado, eso sería dentro de los tribunales domésticos y nacionales, en Argentina. Es un tema de contratación pública, las contrataciones que el Estado realiza con otros entes, en este caso, con los laboratorios privados extranjeros respecto de cómo conseguir el material, esa vacuna: es esa segunda cuestión que está involucrada. Sobre esta segunda cuestión, la contratación pública, un tema importante para tener en cuenta, además del lugar en que el Estado argentino se coloca, en tener que hacer esto porque si no, no te dan la vacuna. Me despierta ciertas alarmas que en una de las cláusulas que está en este proyecto de ley se otorga indemnidad patrimonial a los laboratorios, es decir, que vos Estado, no vas a poder afectar el patrimonio del laboratorio extranjero por cuestiones que tengan que ver con el Covid-19: ahí hay un bloqueo patrimonial que los laboratorios se están asegurando por si hay problemas con los contratos respecto de la vacuna, eso me despierta muchas alarmas”.

«el sector privado transnacional se aprovecha de la situación de debilidad para sacar todavía más ventaja»

“Una tercera cuestión es que les reserva a esos laboratorios la protección respecto de la confidencialidad sobre los componentes que arman esa vacuna. Hay un tema de confidencialidad en la que los laboratorios privados no quieren que se sepa cómo llegaron a la elaboración de esa vacuna, por eso el proyecto de ley también compromete al Estado a guardar confidencialidad sobre esos componentes, pero el proyecto no establece la necesidad que los laboratorios privados tengan para registrar la vacuna en Argentina, o sea, para patentarla. Entonces vos le estás dando confidencialidad sin patente. Estás protegiendo al laboratorio sin obligarlo a patentar la vacuna en Argentina. Hay una cuestión de cómo los laboratorios multinacionales operan a nivel global. Entiendo que un laboratorio en una situación de pandemia global que descubre una vacuna contra el Coronavirus y que la quiera distribuir en 200 países distintos quiera tratar de unificar posibles frentes de demandas legales, pero del otro lado; 200 países diferentes le dan el poder a estos laboratorios para que los laboratorios te digan cómo tienen que ser las leyes nacionales. Entonces, a esta ley, ¿quién la diseñó? Estas empresas están acumulando cada vez más poder, y muchas veces es un poder que le tuerce el brazo a los propios Estados soberanos. Es una situación complicada y sobre esta situación los laboratorios se aprovechan en el marco de la pandemia».