Domingo 29 de noviembre del 2020

Escribe: Lucía Tormey

El pasado 17 de Noviembre, Alberto Fernández anunció la presentación del proyecto de Ley de Regulación de la Interrupción Voluntaria del Embarazo y atención del post aborto (IVE) redactado por el Poder Ejecutivo Nacional (PEN), a la par que dio a conocer el anteproyecto del Plan de los Mil Días que acompaña a las personas gestantes y a sus hijxs en los primeros años de vida.

El proyecto de la IVE ya tiene giro en cuatro comisiones que lo debatirán a partir del martes y hasta el jueves que viene: Legislación General (presidida por Cecilia Moreau), Legislación Penal (Carolina Gaillard), Acción Social y Salud Pública (Pablo Yedlin), y Mujeres y Diversidad (Mónica Macha). La cantidad de expositores será más acotada que la de 2018, habiendo participado alrededor de 700 personas. Esta vez se plantea un debate menos extenso y más expeditivo, con un total de 50 expositores, 25 a favor y 25 en contra, que podrán organizarse en científicxs, sanitaristas, referentes religiosos y juristas. Desde el oficialismo ya se ha confirmado que lxs primerxs expositores serán el Ministro de Salud, Ginés González García; la Secretaria de Legal y Técnica y redactora del proyecto, Vilma Ibarra; y el Ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, quien había votado a favor del proyecto como diputado en 2018. El próximo 3 de diciembre se espera el debate de lxs diputadxs de las comisiones que confluiría en el cierre del dictamen al día siguiente, mientras que el proyecto está en vista de tratarse entre el 9 y el 10 de diciembre en el recinto de la Cámara Baja.

El proyecto presentado por el PEN retoma una serie de experiencias y luchas atravesadas por el movimiento feminista, de mujeres y disidencias del país, y también parte de las propuestas de La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito. Si bien plantea algunas diferencias con respecto al proyecto del 2018, cumple con los mismos objetivos de garantizar el acceso al aborto legal, seguro y gratuito. Algunos de los puntos más interesantes y valiosos para destacar son:

• La legalización, despenalización y el reconocimiento del derecho al aborto legal, seguro y gratuito hasta la semana 14 de gestación inclusive y con un plazo de 10 días para garantizar la práctica.

• Las causales de abuso sexual o riesgo para la vida o salud integral de la mujer luego de las 14 semanas, aunque agrega una posibilidad de exclusión de la pena “cuando las circunstancias hicieran excusable la conducta”.

• El derecho al aborto en el marco constitucional y convencional de Argentina y como tema de orden público, por tanto de aplicación obligatoria en todo el país.

• La existencia de consejerías no obligatorias y su cobertura por los sistemas de salud.

• La objeción de conciencia siempre y cuando se derive a la paciente para que sea atendida por otrx profesional sin dilaciones y adoptando todas las medidas necesarias para garantizar el acceso a la práctica.

• La objeción de conciencia no aplica en caso de que la vida o salud de la persona gestante esté en peligro o en atención sanitaria postaborto.

• La incorporación de los principios rectores de la atención médica previstos en la Ley de Derechos del Paciente y del protocolo ILE del Ministerio de Salud de la Nación: trato digno, privacidad, confidencialidad, autonomía de la voluntad, acceso a la información, transparencia activa.

• El principio de autonomía progresiva de las niñas y adolescentes, reclamo fundamental de las estudiantes secundarias en el año 2018 sobre el proyecto de ley.

• La protección de la paciente de las injerencias ilegítimas por parte de terceros, que sólo podrán incluirse en caso de expresa autorización.

A su vez, el Plan de los Mil Días que acompaña al proyecto de la IVE propone proteger y apoyar a las personas gestantes y a sus hijxs recién nacidxs mediante una serie de medidas: una nueva Asignación por Cuidado de Salud Integral para niñes menores de 3 años; la extensión de la Asignación Universal por Embarazo a 9 mensualidades; la provisión pública y gratuita de insumos esenciales durante el embarazo y para la primera infancia; políticas prioritarias de género para prevenir y detectar situaciones de violencia en personas embarazadas; entre otras iniciativas.
En cuanto al escenario legislativo y la proyección de voto, el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, declaró a los pocos días de su anuncio que confiaba en las condiciones para que esta vez el aborto sea ley. Por su parte, la Honorable Cámara de Diputados de La Nación publicó en sus redes oficiales que “comenzará un debate muy importante y sensible para la sociedad, que debe contar con la máxima responsabilidad, sin lugar para distorsiones, interpretaciones parciales ni confusiones de ningún tipo, que originen un bloqueo de las deliberaciones”.

Nuevamente, el panorama es más positivo en la Cámara de Diputadxs que en la de Senadorxs. En esta oportunidad, se espera la media sanción en Diputadxs de manera similar a la de 2018, pero el análisis se complejiza en la Cámara Alta, donde no parecen haber diferencias reveladoras. Los números muestran 33 diputadxs a favor, 35 en contra y 3 indefinidos, pero la realidad es que estos pueden inclinar la balanza para un lado o para el otro. En situación de empate en el Senado, la Presidenta de la Cámara alta es quien debe definir la votación, rol que llegado el caso ocuparía Cristina Fernández de Kirchner, quien ya había votado a favor de la legislación del aborto en 2018 como senadora. Sin dudas, el aborto legal, seguro y gratuito, es una deuda urgente de la democracia.