Charles Bukowski, mucho más que un viejo indecente

Sábado 12 de diciembre del 2020

Escribe: Gabriel De Milo

Antes de que este año se termine no quiero dejar pasar la oportunidad de hablar de Charles Bukowski, también conocido como Henry Chinaski (su alter ego). Este año, el escritor que mejor supo mostrar lo más terrible y desesperanzador de la sociedad norteamericana, y porque no del planeta, cumpliría 100 años.

Bukowski.

Nacido en Andernach, Alemania, un 16 de agosto, llegó a Estados Unidos, más específicamente a Los Ángeles, junto a sus padres a los tres años. De joven y en busca de ser escritor se mudó a Nueva York. En 1946, sin haber tenido mucha suerte en la gran ciudad, volvió a Los Ángeles, en donde por muchos años seguiría teniendo trabajos menores, mientras escribía pequeños relatos y poemas para diarios y revistas literarias, cosa que nunca dejaba de hacer. Tampoco dejaba de beber. Eran años en los que solía estar casi todo el día bebiendo en distintos bares de la ciudad, y comienza vincularse con vagabundos, extraviados y locos que como él deambulaban por las calles.

Este periodo es conocido como los barfly years, que luego supo plasmar en su libro «Erecciones, eyaculaciones, exhibiciones e historias generales de locura ordinaria» (1972). En 1987, dicho libro inspiró la película “Barfly” con guion del mismo Bukowski, dirigida por Barbet Schroeder y protagonizada por Mickey Rourke y Faye Dunaway. Luego, escribiría la novela «Hollywood», en donde cuenta las vivencias del rodaje.

Bukowski y los felinos.

Tenía ya 50 años cuando el editor John Martin hechizado con sus textos, le propuso pagarle un sueldo fijo de 100 dólares de por vida si dejaba su trabajo en la oficina de correo postal y se dedicaba a escribir en tiempo completo. John Martin crea la editorial Black Sparrow para trabajar especialmente con el escritor. En respuesta dice Bukowski: “tengo dos opciones: quedarme en la oficina postal y volverme loco…o quedarme fuera, jugar a ser escritor y morirme de hambre. He decidido morirme de hambre”.

Escribe en tres semanas su primera novela, Cartero (1971), donde el escritor cuentas sus años en la oficina de correos. Allí aparece por primera vez Henry Chinaski, su alter ego alcohólico y misógino. Comenzaba allí a sonar la música de cañerías, nacía el mito Bukowski.

Entre sus mentores literarios, Bukowski reconoció como su faro a John Fante, se encuentran también Ernest Hemingway, Sinclair Lewis y Sherwood Anderson, entre otros.

Bukowski y un hobbie a tiempo completo.

Mientras sostenía que la poesía estaba sobrevalorada, Bukowski dedicó gran parte de su vida a la misma, escribiendo y publicando más de 20 libros del género llenos de “realismo sucio” desde 1959 hasta el momento de su muerte. Sus poemas se publicaron en los periódicos de los Ángeles Open City y The Los Angeles Free Press y en revistas literarias. Bukowski planteaba que los poemas tenían que salir “de la misma forma que sale un vómito a la mañana luego de una borrachera”.

El centenario de Charles Bukowski nos da la oportunidad de repasar parte de su obra, sus novelas y particularmente su poesía que han generado todo tipo de opiniones menos la indiferencia.

Aquí uno de sus poemas cortos más significativos.

Oh sí
hay cosas peores que
estar solo
pero a menudo toma décadas
darse cuenta de ello
y más a menudo
cuando esto ocurre
es demasiado tarde
y no hay nada peor
que
un demasiado tarde