¿Quién mató a Johana?

Sábado 12 de diciembre del 2020

Escribe: Bernardita Castearena

El gobierno nacional, a través del programa nacional de coordinacion para la busqueda de personas (BUSCAR) ofrece una recompensa de quinientos mil pesos a quienes aporten datos sobre los últimos días o los posibles responsables del femicidio de Johana Ramallo

Tres años y medio después de la desaparición seguida de femicidio de Johana Ramallo -ocurrida el 26 de julio de 2017-, no se sabe nada. Hay hipótesis, hay más de cuarenta cuerpos de expediente que las tres abogadas de la familia revisan una y otra vez buscando algún indicio, pero no hay ninguna pista que lleve a un imputado.

En diálogo con Radio Nacional, Valeria Monetta, una de las abogadas de la familia, dijo que “la hipótesis es que fue secuestrada y explotada sexualmente hasta su muerte”. Además, expresó que cuentan con la ayuda del Equipo Argentino de Antropología Forense que funciona como perito de parte acompañando la identificación de los restos que se hallaron en agosto de 2018.

“Sabemos que la zona roja es un entramado muy complejo de distintos intereses en el que las personas que tienen datos no quieren hablar por miedo. Son jóvenes que se encuentran en situación de prostitución y de extrema vulnerabilidad”, dice Valeria y agrega: “el poder judicial de la provincia no cuenta con herramientas suficientes ni investiga de manera estructural lo que sucede en la zona roja: cuando desaparece una chica en situación de prostitución no se compara con los casos de otras jovenes ni se hace un mapa de información que permita desmantelar redes de trata”.

Marta junto a un mural que recuerda a su hija, Johana.

Johana era trabajadora del programa “Ellas hacen” que fue arrasado durante el gobierno anterior e hizo que la joven encontrara en la prostitución la única manera de sobrevivir. La desidia estatal le hizo un favor a una red que funciona atrapando mujeres en situaciones similares. A partir del cambio de carátula, ya no se busca con vida a la joven ni su paradero, sino a los responsables del delito. Por eso se pide que si alguien vio a Johana con vida o tiene algún dato sobre sus femicidas, se comunique a la línea 134. Todas las personas que aporten información estarán bajo la responsabilidad del programa de protección al testigo.

FOTO PORTADA: AGPL