Un problema de clases

Miércoles 3 de febrero del 2021

Escribe: Julián Andreu

Las clases definitivamente comenzarían en la Ciudad de Buenos Aires el 17 de febrero. Es una decisión política tomada por el gobierno de Rodriguez Larreta. Aún mas cuando el último decreto de Alberto Fernández, que estira el distanciamiento social hasta el 28 de febrero, habilita a las jurisdicciones a tomar estas decisiones siempre y cuando se resguarde la cuestión sanitaria, tanto de docentes como alumnos. Punto.

Vamos a lo que es la coma de esta situación. Larreta lo que hace es imponer en la agenda mediática el tema educativo, solamente por esa cuestión de vociferar sobre temas que, en general, son importantes para la población. Esto no esta hecho de manera aleatoria, sino que en base a números. Claramente ellos se manejan con encuestas y las encuestas dicen que la preocupación mas grande que tienen los padres es la vuelta a clases.

Larreta y Acuña, haciendo que hacen.

Vamos a hacer un poco de historia, desde el 2011, cuando gobernaba Mauricio Macri, hasta el 2021, o sea en este ultimo lapso gobernado por Rodriguez Larreta, y reelecto en el 2019. La constante en el presupuesto educativo fue la baja, todos los años hubo puntos porcentuales que perdía la educación con respecto a otros items del presupuesto de la ciudad. ¿Qué quiero decir con esto? La educación nunca fue una preocupación, o nunca fue una actividad central para el gobierno del Pro. Y aun menos la educación publica. Sin ir más lejos, bueno, la frase de «caer en la educación publica», así muestran su desprecio de clase hacia lo que es la educación publica en la Ciudad de Buenos Aires y en la Argentina en general.

Pero claro, llevándose a través de esos números, de esas encuestas, lo que hacen es jugar la primera mano y dicen: «Nosotros estamos preocupados por la educación». La semana pasada hubo una reunión con los gremios docentes sobre como seria ese inicio de clases el 17. Claramente va a ser escalonado, una parte empezaría el 17, otra parte comenzaría una semana después y recién en marzo comenzaría la secundaria. En esa reunión se habló de un protocolo que todavía no esta presentado, la mayoría de gremios todavía no tiene ese protocolo de como se iniciaría el ciclo lectivo.

FOTO: NOTICIAS ARGENTINAS. El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y la ministra de Educación, Soledad Acuña, visitaron la Escuela N° 9 D.E 9 “Juan Crisóstomo Lafinur”

Se habla de que debería haber un distanciamiento entre alumnos de un metro y medio, algo complejo. Imaginemos una división con 30 alumnos necesitaría un espacio mucho más que el de patio de un colegio para tomar las clases. Se habló también de separar esas divisiones, esos grados, por burbujas, lo que generaría una mayor cantidad de docentes. ¿Pero está dispuesto el gobierno de la ciudad a pagar más sueldos a más docentes? Cuando, en general, la pelea histórica con el gobierno de la Ciudad de Buenos aires, fue de los gremios con el tema salarial siempre, en general, a la baja con respecto a la inflación. A la misma inflación que medían los órganos de medición de la ciudad. Claramente no, no está dispuesto.

¿Hubo en este tiempo, inclusive en el 2020, o en el verano, este verano 2020-2021, un  avance en obras de infraestructura sobre las escuelas, para poder ampliar los espacios y que se vuelva a una educación, no normal como la conocíamos antes, sino a esta mixta entre virtual y presencial? Tampoco hubo ¿Hubo un avance en la cuestión de la educación virtual, generó espacios el gobierno de la ciudad donde haya una mayor conectividad en las escuelas para que exista esta posibilidad de vuelta al ciclo lectivo? Tampoco hubo. Entonces es solamente una cuestión marketinera, es una cuestión de marketing político. Con su gran protección, porque tiene una protección bastante importante en los medios, a fuerza de pauta, eso si aumenta año a año. La pauta publicitaria del gobierno de la ciudad, eso sí lo aumentó año a año, posiblemente en desmedro del presupuesto educativo.

En la Ciudad, la vuelta a clases presenciales es una cuestión de marketing político

Lo que decimos es: sí, todos estamos de acuerdo en que tienen que volver las clases, las clases presenciales, porque clases hubo en general. Pero tiene que haber una cuestión sanitaria que lleve a que tanto alumnos como docentes no se contagien. Porque eso dispararía los números, imaginemos que son millones de personas movilizándose, no solo dentro de las escuelas sino en el transporte publico. Esto sumaria un montón de población al transporte publico. Tampoco veo que haya infraestructura al servicio de esta situación. Ni hablar del tema de subtes, ni hablar del tema de colectivos. O sea, las clases van a empezar. Pero todavía persisten las dudas de si eso no se lleva de patadas a una cuestión de una gravedad en el tema sanitario.