Domingo 7 de marzo del 2021

Escribe: Magy Meyerhoff

Cada vez que decimos algo y lo repetimos se empieza a volver normal. Lo “natural” empieza a cobrar sentido y lógica cuando dejamos de preguntarnos ‘por qué’ hacemos lo que hacemos y sólo lo hacemos. Y eso nos pasa en todos los ámbitos de la vida. Por suerte, cada tanto, algo nos saca de ese estado de automatización para volver a preguntarnos cosas, a ver diferente. 

“El agente topo” es de esos algos. El documental chileno retrata un principio interesante: un aviso clasificado publicado en El mercurio que busca hombre de 80 a 90 años que pueda infiltrarse en un hogar de ancianos de las afuera de Santiago para ver el trato que recibe Sonia Perez, una de las clientas. Y lo contratan a Sergio Chamy, un señor de 83 años extremadamente encantador e inteligente, que enviudó hace cuatro meses y que está dispuesto a aprender desde cómo se llama por Whatsapp hasta cómo filmar de encubierto con una lapicera. 

Al comienzo todo es un poco absurdo. Pero, como afirmó la directora en una entrevista: “La realidad es absurda, graciosa, ridícula, inverosímil. La gente me pregunta todo el tiempo si es todo verdad, porque es muy insólito. Como suele decirse, la realidad supera a la ficción y El agente topo parte de ahí. De allí, de ese punto de partida, nos vamos a una temática más profunda y emotiva, que creo que no engancharía tanto si partiéramos de cierta crudeza”.

Y a partir de que Sergio entra al hogar, el documental retrata sus días de búsqueda hasta que da con el blanco, la utilidades que le da a dos gadgets que parece salidos de una película de espías de Hollywood: unos anteojos con microcámara de video incorporada y la lapicera que permite tomar fotografías, mientras escucha y aconseja a las amistades que va haciendo, que vaya a saber Chile porqué, pero son todas mujeres. 

El documental esté filmado y escrito por Maite Alberdi, directora también de ‘La once’, que tuvo su paso por el BAFICI del 2015, y de ‘Los niños’. Alberdi pudo retratar con naturalidad el día a día adentro del geriátrico, gracias a que empezó a filmar el espacio un par de semanas antes de que entrara Sergio. Y lo que sí mantuvo de incógnita fue su rol de espía: Sergio entró con una misión y con las herramientas que lo ayudaban con eso, con las que llevó un registro aparte y de seguimiento del caso si que nadie más supiese. 

“El agente topo” obtuvo el Premio del Público a la Mejor Película Europea del Festival de San Sebastián (se trata de una coproducción de Chile con Alemania, España y Holanda), y está preseleccionada a dos categorías en los Oscar de este año (Mejor película extranjera y Mejor largometraje documental).

Este film retrata las alegrías y las angustias de un grupo que raramente es tratado: la diaria de estas residentas en este hogar, el ‘San Francisco’. Y para quien la mira es de eso de lo que hablaba al principio: algo que nos muestra una parte de la vida que no estamos viendo (o no tenemos tanta disposición de ver).