«Es casi como si se estuviera llamando a Lula para solucionar la crisis brasileña»

Martes 9 de marzo de 2021

Emir Sader, sociólogo y politólogo brasileño, en comunicación con el equipo de #NoNosQuedaOtra por #La990. Lula y la caída de las causas truchas en su contra, retroceso del lawfare que lo deja de vuelta en la carrera política; la situación social y económica del país, y la espera por la condena a Sergio Moro, ex juez del Lava Jato que encarceló a Lula.

Escuchá la entrevista completa:

Emir Sader, sociólogo y politólogo brasilero.

La caída del lawfare que perseguía a Lula

“Ese juez (el juez Faquin) había sido abogado del MST. De repente fue Supremo y pasó a ser un gran adepto del Lava Jato. Él se precipitó en tomar una medida que aparentemente puede salvar la imagen de Sergio Moro, porque hoy el Supremo va a decidir una medida anterior, que es juzgar que Moro nunca fue imparcial para juzgar a Lula. Él tomó esa medida aparentemente para tratar de impedir esa decisión y claro, ahí automáticamente cancela todas las condenas a Lula. Tira el proceso a un tribunal de Brasil, que no es malo, y a tiempo de que se organice todo el proceso hasta las elecciones del año que viene. Sea por esa vía, sea por la vía que se va a pronunciar el Supremo en Brasil, probablemente condenando a Moro por falta de objetividad, Lula estaría libre de casi todas las acusaciones. Quedaría todavía un proceso. No es un tema jurídico, es un tema político».

“Es como si estuvieran llamando a Lula para que vuelva a solucionar los problemas de Brasil”

«Con la situación en la que está Brasil: en temas económicos, sociales, de pandemia, de falta de vacunas, de falta de gobierno… Es casi como si se estuviera llamando a Lula para solucionar la crisis brasileña. Es más una decisión política que una decisión jurídica”.

Elecciones presidenciales y Lula libre

“Puede ser una manera. Institucionalmente estamos en una trampa, porque hay elecciones en octubre del año que viene. Posiblemente ya podemos hacer la broma de ‘en Australia Lula ya es presidente de Brasil‘. Él quiere y simplemente no se lanza porque tiene una situación jurídica que no es clara; políticamente aparece como la alternativa, pero institucionalmente no hay ninguna vía para darnos solución. Bolsonaro está corriendo detrás de una situación que es descontrolada: él tiene dos apoyos, mayoría en el Congreso y un apoyo de militares que han copado en gran parte su gobierno. Él se apoya en eso para intentar sobrevivir. Bolsonaro trata de liquidar a los otros candidatos de la derecha para ser él el candidato. Lula no tiene necesidad de hacerlo, porque si él se confirma como candidato, los otros desaparecen. Lula tenía una conferencia de prensa hoy, pero prefiere aplazarla para mañana esperando al Supremo por la decisión de Moro. De todas formas, ahora la situación está mucho más clara en Brasil”.

Juez brasileño anula condena de Lula y abre la puerta a su candidatura en 2022.

«Esa es la situación actual. Ahora se apresuraron las cosas. Hablé con él la semana pasada. El es muy cauto, porque ya pasó por situaciones… Él dijo «mirá, yo pensaba que no iba a ir preso y fui; que no iba a ser condenado, y fui; pensaba que podía ser candidato, era favorito para ganar en primera vuelta, y no puedo ser». Él es muy cauteloso con eso. Pero es cierto que ahora la situación está mucho más clara en Brasil.

«En verdad la fuerza que tendría Lula es la fuerza propia. Recuerdo que Lula salió de su segundo mandato con el 87%. Claro que va a hacer amplias alianzas para poder reconstruir una situación de un país que está en una situación dramática desde todos los puntos de vista, pero no necesariamente en la campaña electoral. Es probable que busque un candidato a vicepresidente similar al que tuvo en el primer mandato, que era un empresario progresista. Pero es muy apresurado pensar en esto, ahora es pensar más la idea de que Lula sea el candidato. Él seguro que si tiene la situación jurídica clara querrá serlo y después pensará alianzas y etc. El problema es que el sistema político en Brasil está totalmente destrozado. La polarización Bolsonaro Lula es la más probable”.