Jueves 11 de marzo del 2021

Columna de Comunicación y Política de Carlos Caramello, periodista, escritor y analista político para #NoNosQuedaOtra por #La990. Clarín, Beatriz Sarlo y la operación de “vacunaciones vip”, esta vez  contra Kicillof. Además, el discurso del Alberto Fernández, y la cantidad millonaria de pesos que se destina en pauta a un diario que busca desequilibrar al gobierno.

Escuchá la columna completa: 

Carlos Caramello, periodista, escritor y analista político.

Beatriz Sarlo: la musa semanal de Clarín

“Recuerdo que en una nota de fin del 2019 o fin del 2020 concluimos en que Axel era el verdadero enemigo de Clarín. Dijimos: lo das vuelta, lo sacudís y solo se le caen posgrados‘. La señora Sarlo es parte de una operación y es una gran operadora. Ella operó a favor de López Rega en 1975, porque tenía un negocio político económico. LO digo porque Esta señora tiene su público en la clase media progre “pastel clarito”, como pongo en la nota que escribí. Ella representaba en ese momento a los chinos, al partido comunista maoísta, y López Rega había cerrado con Isabel un acuerdo económico político con ellos y ella en ese momento lo defendió. Cuando vendés una operación es como cuando vendés un kilo de cocaína, quedás pegado para siempre”.

“Axel es el verdadero enemigo de Clarín. lo das vuelta, lo sacudís, y solo se le caen posgrados”

“No te vas nunca de ese lugar, cuando decís me quiero retirar te dicen: ‘no, tenemos el número de tu nieto‘. Esto tiene que ver con un sistema de comunicación. Axel sabe y lo dijo hoy: ‘hace diez años que Clarín no me dedica una frase feliz‘. Ni como ministro de Economía, ni como cuadro político, ni como gobernador de la Provincia de Buenos Aires. Mi pregunta es: ¿por qué le seguimos poniendo pauta a Clarín? Hay que preguntarle a Axel, a Alberto y a todos. Uno puede entender porque lo pone Larreta, que tiene una muralla china alrededor. La pregunta es por qué se gasta pauta cuando, en realidad, el año pasado Clarín juntó alrededor de mil millones de pesos. Si no más ¿Sabés lo que se puede sostener en medios autónomos, de gente bien intencionada, que no va a sacar la guita del país como hace Clarín? Hay gente que de verdad hace comunicación y la trabaja con respeto y con dedicación. ¿Sabés la cantidad de medios que se podrían sostener en un año con mil millones de pesos?”.

La comunicación desde el gobierno

“Discursos felices. Un discurso feliz el del presidente el 1 de marzo. Hace todo un círculo, no deja de ser Alberto, sigue siendo negociador, pero tiene cosas que alientan a la tribuna. Discurso más que feliz, una pieza de oratoria para la posteridad la de Cristina Kirchner en su alegato en el tribunal. Digo, ¿para qué da el presidente la entrevista al Gato Sylvestre a principio de esta semana? Se siente en la necesidad que le acepta la renuncia a su amiga la ministra Losardo. Y para aceptar esa necesidad mete la gamba, por lo menos tres veces en la entrevista. Primero acepta que es un megalómano. Qué dice: “bueno, la ministra tiene el problema de que sé mucho de Justicia”. Y entonces uno piensa, claro, y como fuiste un buen Jefe de Gabinete, entonces lo tenés a Cafiero de Jefe de Gabinete. Y como sos un buen comunicador, entonces lo tenés a Pancho en la Secretaria de Comunicación.  Todo de lo que vos te podés encargar, tenés mandareros. Esto es lo que quiso decir”.

“En esa charla que tiene con el Gato, dice: cada vez que el peronismo estuvo dividido, llegó Macri. Él fue el jefe de campaña de 2015 de Massa, y 2017 de Randazzo. ¿De qué me habla? No dice nosotros nos equivocamos, dice “el peronismo estuvo dividido”. Y después dice, sin que nadie le pregunte “yo no soy Lenin Moreno”. Alberto se equivoca en la forma, lo que tiene que salir a reafirmar no lo tiene que reafirmar él. Para eso existe la creación de voceros. Macri nunca tuvo que salir a reafirmar nada porque tenía gente operando su propia vocería y era más creíble que él. Acá por no pararnos en los medios solidarios, compañeros, y los miles de medios que hay en el país que podrían acompañarlo y transformar su discurso en una voz potente, tiene que salir a hacerlo con un periodista que se supone que está de nuestro lado. Una de las viejas prácticas de los gobiernos medievales era pagarle al verdugo el día que necesitaba los servicios. A mí no me parece tener que financiar un verdugo y mucho menos amenazarlo con otro verdugo”.