Viernes 19 de marzo del 2021

La Columna del Imperio de Juan Garda, “Yanquis Go Home”, en #NoNosQuedaOtra para la #AM990. La Política externa norteamericana, y Rusia como la enemiga pública que consolida el núcleo duro de Biden y atrae a los republicanos desencantados con Trump.

 Escuchá la columna completa:

Joseph Biden y Vladímir Putin.

Joseph Robinette Biden: el hombre que vino a cambiarlo todo para que nada cambie en realidad

“La semana pasada nos ocupamos de sus planes de política interna, particularmente de su paquete de estimulo económico por 1.9 trillones de dólares; que marca un quiebre con la política de sus antecesores (tanto Trump como el mismo Obama, cuyos paquetes de estimulo se centraron en la ayuda a los super ricos y a los bancos, respectivamente, pero ambos dejando de lado a los ciudadanos yanquies)”.

“Empecemos por las diferencias, que se limitan exclusivamente a unas pocas: la vuelta a los acuerdos de París (que buscan reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de cada país), el regreso de USA a la OMS, de la que Trump se retiro en 2020 acusándola de encubrir a China y recuperar los lazos con los paises de la OTAN, a los que Trump venía acusando de ratas por no poner un peso y acusando de colgarse de las tetas de Los Estados Unidos de América. Hasta ahí las divergencias. Pero, como podrán ver, los yanquies pueden diferenciarse en cómo planean manejarse al interior de su propia casa, pero están todes muy de acuerdo sobre como seguir sirviéndose del mundo en pos de sus propios intereses: respecto de Venezuela, desde sus primeros días, Biden reforzó su apoyo a Juan Guaidó (pese a la perdida de apoyo que sufrió aun de parte del propio pueblo venezolano) y caracterizó como dictador a Nicolás Maduro”.

“EE UU puede diferenciarse en cómo planea manejar EL interior de su casa, pero están TODOS muy de acuerdo sobre cómo seguir sirviéndose del mundo”

“También comparte con Trump la visión de que la inmigración centroamericana es un peligro para USA y planea crear un muro intangible. En vez de construir una pared, van a girar fondos a los paises a fin de que los utilicen para retener a sus ciudadanos allí (supuestamente, mejorándoles la calidad de vida. Pero mientras los centroamericanos no ingresen a USA, los yanquies no van a hacer muchas preguntas de como se gaste ese dinero). En Siria si bien en sus primeros días firmó un decreto aumentando el nivel de escrutinio necesario para lanzar ataques con drones, ya tuvo su estreno, supuestamente como represalia a un ataque previo por parte de una milicia que, según denuncian, esta financiada por Irán. En cuanto a Israel y Palestina, dice públicamente que apunta a una solución de dos estados, pero anunció también con apoyo unánime de todas las fuerzas políticas, que va a mantener la embajada norteamericana en Jerusalén (una ciudad que ambos paises reclaman como su capital y que Israel continua anexándose, como antes han hecho con Gaza y Cisjordania)”.

El mejor enemigo: Rusia

“Aquí Biden ha elegido a su principal contendiente. No quiere decir que vaya a ser condescendiente con China, pero entiende bien el grado de interdependencia que hoy USA tiene con el gigante asiático. Por otro lado, encontró en Rusia una forma de fidelizar no solo a su propio núcleo duro, sino también captar a muchos republicanos desencantados con la política de acercamiento de Trump con Putin. Lo de ayer, por ahora, no pasa de un hecho discursivo, pero no sorprendería que apliquen más sanciones económicas y endurezcan su posición en los próximos días. Saben elegir a sus oponentes. A diferencia de China, Rusia no posee gran parte de la deuda pública norteamericana, ni el público yanquie depende de las importaciones de bienes manufacturados en Rusia. Sin embargo, hace solo unos días las dos naciones ratificaron el tratado de no proliferación nuclear”.

Vacunas

“En un mundo crecientemente multipolar, con un EEUU desesperado en no perder su primacía, Rusia y China, carentes del poder militar yanquie, se están acercando al mundo a través de una de las políticas mas efectivas vistas hasta ahora. En tiempos en los que las potencias occidentales han acaparado la compra de vacunas, dejando al mundo subdesarrollado sin dósis para inocular su población, Rusia y China comparten sus vacunas con el mundo (algo parecido a lo que China ya venia haciendo con inversiones en infraestructura y la “diplomacia panda”)”.

“Esta semana Estados Unidos tiene la oportunidad de hacer algo así, ya que México le pidió en préstamo las dosis de la vacuna de AstraZeneca/BIOntech que EE UU tiene guardadas, ya que esta vacuna aun no tiene autorización de la FDA para ser aplicada. Esto se debe a que México no pudo avanzar en el envasado de las vacunas producidas en Argentina, por falta de insumos de laboratorio que debían llegarles desde EE UU, pero aun siguen demorados. La respuesta Yanquie a México se espera para el viernes. Ante la duda, Rusia y China ya le ofrecieron a AMLO dosis de sus propias vacunas”.