Sábado 20 de marzo del 2021

Escribe: Gabriel De Milo

Abrir la puerta al universo musical de Gustavo Cerati es abrirse a explorar el mundo de un artista curioso y obsesivo, un músico inquieto, con un talento inigualable. El escritor y poeta Gito Minore, abrió esa puerta y desmenuzó de manera excelente el camino hacia una de las fascetas menos conocidas o menos exploradas del músico: su obra en la música electrónica y cómo su incursión en el género enriqueció sus demás trabajos solistas y con Soda Stereo.

Como consecuencia de ese viaje hacia las profundidades del universo electrónico del artista, surgió “La geometría de una flor, Gustavo Cerati y la música electrónica”, editado por Gourmet Musical durante el 2020.

“La geometría de una flor, Gustavo Cerati y la música electrónica”

Para Cerati, su trabajo iniciático “Colores Santos” (1992) a dúo con Daniel Melero, es en gran parte el disco que lo introduce en el mundo de los sintetizadores y desde allí se inicia el viaje hacia lo que será una constante dentro de sus proyectos paralelos. Con formaciones como Plan V, Ocio y Roken, también con las primeras versiones remix de algunos clásicos de Soda Stereo. Sin dejar de lado las colaboraciones en bandas de sonido para cine. El libro relata todo entrelazado a la perfección en un trabajo de archivo con diversas notas de época. Si hay una tarea difícil para un fanático, es correrse de ese lugar y ser objetivo, ser claro y poder trasladar al lector por un recorrido extenso y constante del que muy poco se conoce acerca de uno de los músicos más importantes de latinoamérica. Gito Minore lo logra, y nos lleva como de la mano a esos momentos llenos de guitarras, lopps, samplers y sintetizadores.

Gito Minore

En la recopilación de entrevistas, críticas y viejos reportajes, al escritor lo acompañaron el antes mencionado Daniel Melero, Flavio Etcheto y Leandro Fresco. Este último formó parte de la banda estable de Cerati hasta el momento del accidente cerebrovascular, que luego de 4 años lo llevaría a su muerte.

En un reportaje, Gito cuenta: “Escuchándolo empecé a entender lo que pasaba en su música mainstream porque estos eran proyectos personales en si mismos, pero por otro lado alimentaban a la música de él que todos conocemos”; y añadió: “Me llamó la atención la cantidad de trabajo que había hecho en esa veta y qué era lo que a él lo podía motivar. En el libro cito una frase de un poema de Edgar Bayley que dice ‘esa infinita riqueza abandonada’. Me pareció eso, que había una riqueza abandonada ahí”, explicó Minore.

Cerati, Etcheto y Fresco. Roken

El resultado, es un libro fundamental dentro de la historia musical de Gustavo Cerati, ya que se aboca como decía anteriormente a una obra que se realizó por fuera del circuito comercial y que generalmente estuvo opacada por el éxito de sus trabajos con Soda Stereo o sus discos solistas.