Jueves 8 de abril del 2021

“Yanquis Go Home: La columna del Imperio”, con Juan Garda en No Nos Queda Otra, por #la990. Cinco islas dominadas por los EEUU, que no son colonias, sino territorios de ultramar con derechos parciales, pero tributos totales.

Escuchá la columna completa:

Isla de Guam, ciudadanos de segunda.

Donde no creés que están, sí, están

Muches saben que los EEUU están compuestos por cincuenta Estados, pero un dato poco conocido es que hay cinco islas dominadas por los EEUU, que no por esto son parte plena del país. Pero ojo, no son colonias, sino territorios de ultramar con derechos parciales. Algo así como un bife con arroz en Palermo puede convertirse en una fina lonja de carne braseada acompañada por timbal de granos blancos asiáticos.

“Los US territories son 5: Islas virgenes, Puerto Rico, Guam, Marianas del norte, y
Samoa Americana”

Son más de 4 millones de personas: el 98% de ellos, de minorías raciales o étnicas. No se les aplican los derechos constitucionales por un fallo de la corte suprema de 1901 “Insular Cases”, que dice que esos territorios están habitados por “razas foráneas” incapaces de comprender los principios y las leyes anglosajonas.
Uno de los mayores promotores de esa decisión, Justice Henry Billings Brown (autor del concepto de separados pero iguales, que justificó la segregación racial). Pero aún él creía que la decisión sobre los territorios de ultramar, debía ser solo temporal. 119 años mas tarde, aun sigue en pie.

Puerto Rico

Sus habitantes son considerados ciudadanos norteamericanos, pese a lo cual hay gran resistencia cada vez que algún puertoriqueño es nombrado para alguna posición de poder, como por ejemplo, con la jueza Justice Sonia Sotoma, que ni siquiera era puertorriqueña, sino hija de puertorriqueños; pese a lo cual se la presentaba como la hija de una familia inmigrante, y pese a que tanto ella como sus padres eran ciudadanos estadounidenses.
La isla tiene más habitantes, y por lo tanto, más ciudadanos yanquies que 21 de los 50 estados; pese a carecer por completo de derechos de representación: Puerto Rico no puede votar en elecciones presidenciales, no puede elegir senadores y solo se le permite la elección de un diputado, que tiene voz pero no voto.

Guam

Para quienes no sepan de quien hablamos, Guam es una isla en medio del pacífico, en una posición estratégica para las FFAA norteamericanas por su proximidad con Asia, lo que la vuelve clave en la aplicación de la doctrina de Power Proyection. Casi el 30% de la superficie total de la isla esta ocupada por bases militares. 1 de cada 8 habitantes de la isla es veterano de las FFAA, el porcentaje mas alto de los 50 Estados. Pese a aportar porcentualmente más territorio y población a las FFAA, son los que menos dinero reciben, porcentual y nominalmente, para la atención medica de sus veteranos. Y a pesar de no tener derecho al voto en elecciones presidenciales, organizan en cada elección una encuesta no vinculante sobre los candidatos: aun así, la participación es un 10% mas alta que en el promedio del resto de EEUU.

Samoa Americana

Otra isla en el pacifico, al norte de NZ y al este de Australia. A diferencia de los otros, a sus habitantes no se les concede la ciudadanía norteamericana. La oficina de reclutamiento de Samoa es la numero 1 en cantidad de postulantes de las 885 oficinas de reclutamiento del país. A sus veteranos no se les da la ciudadanía y sus pasaportes tienen un cartel que dice “El portador es un estadounidense naturalizado, pero no ciudadano norteamericano”. Esto quiere decir que no pueden postularse a presidente, juez; no pueden ser jurados y, en algunos Estados, tampoco podrían ser, siquiera, maestros de escuelas públicas.

Por lo poco que pudimos ver, queda en evidencia que la autodenominada “tierra de la libertad” que exige reformas en otros países desde el pedestal de grandes defensores de la democracia, no es mas que uno de los últimos imperios coloniales que persisten sobre la tierra.
Agarrándose de una ley de 119 años, escrita por un racista y que debía ser temporal para quitarles los derechos de representación a las personas que más colaboran en sostener ese mismo yugo colonial que los oprime.