Jueves 15 de abril del 2021

Columna del imperio “Yanquis Go Home” por Juan Garda para #NoNosQuedaOtra por #La990. La retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán tras “cumplir con sus objetivos”, según el presidente Joseph Biden, y los comienzos de la guerra al país asiático que lleva 40 años de invasiones.

Escuchá la columna:

Tropas estadounidenses en Afganistán.

Hay una noticia que está captando todas las luces y es imposible no hablar de ella. Trata de la retirada que propone el señor Joseph Biden de Afganistán. Afganistán es la guerra más larga de la historia de los Estados Unidos de América, más larga incluso que la guerra de Vietnam. Lleva 40 años en guerra este país. Son solo 20 años de guerra de los Estados Unidos, pero previamente habían tenido una invasión por parte de la Unión Soviética, y luego también tuvieron casi diez años de conflictos tribales producto de, justamente, las diferencias que la inclusión de rusos y de estadunidenses había producido en el país. Al año pasado, en Afganistán habían perdido la vida 65 mil soldados afganos, 3500 soldados de la coalición que incluye a los Estados Unidos y a los demás países de la organización del Atlántico norte, u OTÁN, 4 mil soldados privados -porque este es otro detalle- Estados Unidos aprendió que no podía mandar a morir a los pibes hijos de los granjeros de Idaho porque eso le daba mala prensa, y por lo tanto contrata mercenarios, y pelean sus guerras a través de fuerzas mercenarias: 4 mil de esos mercenarios perdieron la vida en Afganistán; 72 mil talibanes, 2 mil soldados de Al Qaeda, 2 mil soldados del Estado islámico, y al menos 40 mil civiles, porque sabemos que los civiles terminan llamándose daños colaterales y no entran en estas cuentas.

Según el presidente de los Estados Unidos de América, Joseph Biden, los objetivos en Afganistán ya están cumplidos y han ganado la guerra.

El 48% del país todavía se encuentra en disputa y solamente el 44 % está bajo el control de un gobierno afgano más endeble que Julio Cobos cuando tuvo que dar el voto no positivo en la Cámara del Congreso. Esto empieza en el ’79 cuando la Unión Soviética invade Afganistán Para poyar un golpe de estado comunista. Obviamente acá tuvo que meter la cola el demonio, la mano de los Estados Unidos, y por supuesto salieron a bancar a estos muyahidínes que justamente se oponían al gobierno soviético. ¿Cómo los bancaron?, los entrenaban y les daban armamento de última tecnología al que nunca hubieran podido tener acceso. Los rusos entonces estuvieron en este parate donde, en el medio se cayó la Unión Soviética, y necesitaban una salida más o menos ordenada. En el ’88 se sientan en una mesa de negociación junto con los Estados Unidos, los restos del gobierno afgano, el gobierno pakistaní que siempre estuvo metido en el medio porque está pegadito a Afganistán, y firman la salida de la Unión Soviética, que se va derrotada de Afganistán y que recuerda a Afganistán como el Vietnam soviético.

Es momento de ver a dónde van a destinar esos 60 millones de dólares que están gastando por año en esta guerra

Salido de eso, hubo un pequeño equilibrio que duró menos de tres años en donde estos señores feudales nunca lograron unificarse a lo largo de esa guerra, justamente porque tenían apoyos distintos y empezaron a pelearse nuevamente. Trataron de poner un gobierno, ese gobierno duró muy poco, solo controlaba la Capital. Recién en 1996 pudieron ponerse en orden, hubo un gobierno fundamentalista islámico que llegó hasta el año 2001 que, tras el atentado a las torres gemelas, Estados Unidos les exige la extradición de Osama Bin Laden. Como ellos se niegan a esa extradición, los Estados Unidos invaden Afganistán, e inician una guerra muy similar a la que tuvieron que pelear los soviéticos, donde ellos controlan los pueblos y las ciudades más importantes, y los muyahídines controlan todo el resto del territorio, ahora recibiendo apoyo de los pakistanies que supuestamente son aliados de los norteamericanos pero que apoyan de cualquier manera a los islámicos porque les interesa que en ese lugar haya un país islámico como ellos. Recordamos que Pakistán es un país islámico que está en constante tironeo con la India y le es importante tener un país afín en su otra frontera.

Los Estados Unidos han ido tirando cada vez más tropas al terreno, han ido mutando sus tropas propias a la utilización de los mercenarios, y después han intentado retirarse más de una vez, porque cada vez que se retiran aumenta la actividad insurgente. Ahora llega un presidente que dice que la guerra está ganada, en contra de lo que todos vemos. Joseph Biden dice que los objetivos están cumplidos, que la guerra está ganada y que es momento de retirarse. Es momento de ver a dónde van a destinar esos 60 mil millones de dólares que están gastando por año en esta guerra porque muy probablemente nos los tiren por la cabeza.