Miércoles 21 de abril del 2021

Beto Pianelli, secretario general de la Asociación Gremial de los Trabajadores del Subte y Premetro y secretario de Salud Laboral CTA Nacional en diálogo con #NoNosQuedaOtra por #la990. Debate sobre la reducción de la jornada laboral, tecnologías y la necesidad de un nuevo pacto social.

Escuchá la entrevista completa:

ón Gremial de los Trabajadores del Subte y Premetro y secretario de Salud Laboral CTA Nacional.

Dar el debate de la reducción de la jornada laboral

“Hay que agregarle el elemento de la pandemia, donde la sociedad necesita o puso pata para arribas la forma en la que estaba funcionando. Hoy hay un tema en discusión que ya estaba antes de la pandemia, que tiene que ver con el desarrollo de la tecnología, las fuerzas productivas, los cambios en las técnicas de trabajo y valorar que se necesita menos tiempo para producir lo mismo: lo que plantea la sociedad es replantear un nuevo pacto social, distinto al de hace 200 años atrás. Si hoy necesitamos para producir lo mismo en menos tiempo de trabajo, lo que hay que reducir es la jornada de trabajo, y no lo que viene sucediendo desde hace 50 años desde el boom del neoliberalismo, que es que pocos trabajadores trabajan mucho y millones de trabajadores no trabajan directamente“.

“Es incomprensible que en grupos tan pequeños esté tan concentrada la riqueza y haya millones muriéndose de hambre”

“Ese enriquecimiento de las técnicas y la tecnología que han generado a la producción de mercancía y servicios ha sido solo apropiado por el capital. Nos parece incomprensible que en grupos tan pequeños esté tan concentrada la riqueza del mundo y haya millones muriéndose de hambre. Tiene que ver con esto, hay que rediscutir un nuevo pacto social o dirimirse en el terreno de la disputa de esta situación que tiene que ver con que hay que trabajar menos y repartir ese producto de trabajo en mayor cantidad de gente. Este es uno de los debates centrales que la pandemia lo puso en otra vuelta de rosca. Porque la pandemia también puso en debate que no se puede viajar como se viaja, vivir hacinado como se viene,  ¿y cómo hacemos para generar que nuestras ciudades y sociedades tengan mayor distensión? Parte de eso es reducir el tiempo de trabajo. La prueba piloto se está realizando en España, es reducir la semana laboral a 4 días; es decir, con cuatro días de trabajo y tres días de esparcimiento para bajar el stress y aumentar en ese sentido la productividad, porque el trabajador está en mejores condiciones para poder volver a producir”.

España avanza en la semana laboral de 4 días.

“Hay varias compañías como Google o Microsoft en Europa que ya redujeron la jornada laboral y pasaron a cuatro días. Hay un sector que lo ve. Obviamente hay un sector que dice no, que si fuera por ellos volverían al esclavismo. Resolver el problema del trabajo no es un problema que se resuelve de un día para el otro. Lo que estamos discutiendo es el modelo social queremos: un modelo donde algunos trabajen y otros no pueden ingresar nunca a la producción o un modelo donde todos podamos producir mínimamente algo o lo necesario para que la sociedad funcione y podamos vivir libre y plenamente. Nosotros defendemos este criterio, obviamente complementado con el otro”.

“Si nadie debate esto y lo que discutimos dentro de la lógica neoliberal no es viable. Esta lógica nos enseña que si queremos, más o menos, vivir tenés que trabajar 14 hs por día, pero esa es la mirada neoliberal. Si nosotros queremos romper con la mirada neoliberal, tal cual lo ha planteado el gobierno de Alberto Fernández lo que hay que discutir es cómo se rompe con eso. Una persona tiene que tener una vida en la que pueda disfrutar de vivirla, no llegar a su casa, enfermo, enajenado y tener que dormir para al otro día volver a trabajar. Esa es la realidad que desgraciadamente hoy estamos viviendo. Me parece que es una tarea de los sectores progresistas, ni hablar de los sindicatos, empezar a plantear que la vida trabajando 6 hs extras por día no es vida, eso es esclavitud. La reducción de la jornada laboral es una vía para discutir la distribución. Todas esas mejoras que hizo la humanidad durante los últimos 50 años se la apropió la clase dominante, por eso la concentración de su fortuna. En estos últimos 50 años desde que se impuso el neoliberalismo, los beneficiarios de todos los avances que ha logrado la humanidad se lo han apropiado unos pocos. Si no discutimos estos problemas de fondo, nos están haciendo ver el árbol y no vemos el bosque”.