«Que no nos condicionen dos o tres empresas la forma de comunicarnos»

Martes 4 de mayo del 2021

Diego Rossi, profesor de Políticas de Comunicación en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y en la Universidad de Avellaneda (UNDAV), y asesor del bloque de diputados nacionales del Frente de Todos, en diálogo con #NoNosQuedaOtra por #la990. La patria cautelar, el Grupo Clarín y el derecho a la comunicación. ¿Servicio público o lucro y nada más?

Escuchá la entrevista completa:

Diego Rossi, profesor de Políticas de Comunicación en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y en la Universidad de Avellaneda (UNDAV), y asesor del bloque de diputados nacionales del Frente de Todos.

La cautelar: Internet, lucro en situación de emergencia

“Hay que analizarlo en distintos niveles: en un primer nivel uno siempre decía, cuando estudiaba las políticas de las telecomunicaciones que la telefonía móvil era más fuerte que la telefonía fija pero nunca era concebida como servicio público, porque la ganancia de las telefónicas venía de la tarifa que fijaban entre las tres, en diálogos informales. Pero acá es libre mercado para esas actividades y nadie le podía poner el cascabel a ese mercado. Las telecomunicaciones estaban muy liberalizadas porque hay un credo en el mundo que piensa que no se pueden fijar precios máximos o tarifas para este tipo de servicios; ese credo es como el capitalismo, es hegemónico y continuó. Nosotros tenemos vigente la ley argentina digital, que no es tan conocida, del 2014, que establecía que en casos de emergencia o que la autoridad de aplicación lo considere oportuno por razones de interés público se podía poner algún parámetro para fijar tarifas. Cuando asume Macri todos nos acordamos de un decreto que modifica a la ley de servicios de comunicación audiovisual, que desactiva la desinversión del grupo Clarín, y que liberaliza, pero ese mismo decreto borró esta cláusula que te comento«.

«es una cautelar que suspende por seis meses de un derecho consagrado, no solo por un decreto, sino también por el Senado de la Nación»

«En aquél momento ningún juez ni fiscal saltó, y ahora con la pandemia había varios proyectos en el Congreso presentados para reestablecer esta facultad del Ejecutivo para poner algunos parámetros en algunos casos para las tarifas de Internet y Telefonía. Pero el Congreso funciona a través de protocolos de sesiones y estuvo suspendido durante varios meses porque el bloque opositor no quería ponerse de acuerdo. En ese marco sale el decreto de necesidad y urgencia del que estamos hablando hoy, por el que se dispone que son servicios públicos la Telefonía, Internet y la TV de pago. Evidentemente en este problema, donde durante muchos años nadie le pudo poner el cascabel al gato, el gato presentó recursos por sí mismo, la empresa Telecom por ejemplo, pero es como un esquema de testaferro, parece que escribe el mismo estudio jurídico, pero lo presentan distintos personajes. En este caso es una cautelar que suspende la aplicación por seis meses de un derecho consagrado, no solo por un decreto de necesidad y urgencia, sino también ratificado por el Senado de la Nación”.

Magnetto, dueño de Clarín, mira a Alberto, presidente de Argentina.

¿Las corporaciones en quiebra?

“Son argumentos conceptuales, pero a la hora de los bifes hay mucha gente con una canasta básica muy limitada que una de las cosas que tiene que pagar es eso, el abonito o la prepaga para tener unos megas para conectarse. El presidente tomó una decisión, pero no se resuelven de un año para el otro los problemas de conectividad que tiene la Argentina. Los liberales te dicen que están apagando el fuego con nafta porque esto lo tendríamos que haber resuelto a través del esfuerzo de las inversiones. Así estamos con el esfuerzo de las inversiones. Pero por otra parte el debate público va a entendiendo la importancia de que se reúnan las comunicaciones en la Argentina, como en otras partes del mundo. Esto lo termina definiendo la política«.

“Es muy difícil que quiebre el grupo más concentrado de medios y de plataformas de infraestructura de comunicación de Argentina”

«Estamos en el medio de otras definiciones, uno se pregunta cuántos poderes hay. Sabemos que hay poderes corporativos. Yo creo que más que la Corte Suprema lo tiene que resolver un nuevo acuerdo que partan de posturas de fuerza; en este caso el Grupo Clarín tiene postura de fuerza y en muchos casos se ha llevado puestas la institucionalidad y las regulaciones. No voy a polemizar con quién tiene que resolver esto. El recurso judicial lo tiene que resolver la Corte Suprema, pero la verdad que nosotros como desafío político tenemos que resolver el tema de que no nos condicionen a todos los argentinos la forma de comunicarnos dos o tres empresas”.

¿Hay posibilidades de construir una red estatal?

“Es un proyecto que llevaría mucho tiempo, recursos y acuerdos. Si vos pensás por todos los lugares que circula la comunicación, son varios prestadores, con lo cual el manejo de toda la red es imposible pararlo, y lo que juegan mucho son los acuerdos de interconexión; sería hermoso que se sienten las partes y acuerden, en general lo que pasa es que uno pone un recurso, por ejemplo, tantos megas. Sí que sirve ARSAT como un regulador indirecto del mercado, ahora, brindar la prestación a cada hogar es un bolonqui. El problema es que la situación para Entel, los memoriosos te dirán que andaba medio medio, fue privatizarla. Yo creo que hay que entrarle por varios lados, básicamente por reglas que se cumplan. Desarmar la regulación de regulador y regulado es muy difícil y por eso necesitamos la intervención directa de niveles muy altos de la política como la Presidencia, la Jefatura de Gabinete y el Enacom. En el mundo lo que existe es la regulación asimétrica, entendiendo las posiciones dominantes del mercado. El primer punto es hacer cumplir lo que el capitalismo más duro hace cumplir en otros lugares del mundo. Es una estrategia multinivel. Lo que sucedió con el decreto 690 es que la Presidencia se animó a tomar una medida muy fuerte y ahora estamos debatiendo eso y el debate es a las piñas”.