Domingo 23 de mayo del 2021

Escribe: Sabrina De Luca

El año 2020 cerró todas las posibilidades de acción en escena. La pandemia nos aisló dramáticamente y tuvimos que encerrarnos. Tras las bambalinas de ese teatro vacío que nos presentó el mundo, Antonio Birabent no paró: se juntó con artistas a la distancia, salió a tocar cuando pudo, escribió canciones, grabó discos. Uno siempre encuentra personas que desean lo mismo, basta saber cómo armar puentes. Vasos comunicantes. Saber, por ejemplo, que el otro, desde el teléfono de línea, siempre responde a la ocurrencia, que siempre estamos yendo al bar, aunque nos quedemos adentro. Compañeros de ruta de película western, amigos, artistas, tribu cósmica, familia en órbita.

Durante la pandemia Antonio sacó dos discos. “El interior del volcán” con arte de tapa de José Birabent (su hermano) y mezcla/master por Guillermo Zuloaga, que es un disco que habla sobre el repliegue en el mundo interior, la soledad, la intimidad que se necesita para escribir, para pensar, para crear. Un dato curioso: las canciones de este disco fueron compuestas antes de la cuarentena, y de algún modo, la anticipan.

A finales del 2020 sale “La última montaña” junto a Moris, con arte de tapa de Inés González Fraga (su madre), con producción de Lolo Mincucci y Víctor Volpi. Este último entramado familiar, amoroso, existencialista tiene 9 deliciosas canciones compuestas e interpretadas a dúo con su padre. Es un disco recuerdo, un disco cierre de etapa, un disco “último” en el sentido melancólico de despedida.

Moris y Antonio, Birabent. FOTO de Constanza Niscovolos

Lista de temas de La Última Montaña y selección de frases:
1) Porque el Sol: “Hoy es el único día de sol donde el hijo será padre, y el padre será muerto”
2) Ciudad extraña (video clip nominado a los Premios Gardel 2021): “sueño con mis calles del ayer, quiero volver”,
3) No somos dueños de nadie: “nadie puede salvarte, todo está en tu corazón”
4) Nieva en Buenos Aires (con participación de Litto Nebbia): “Alguien dijo palabras de poesía nocturna”,
5) Ya se fue la luz: “ya se fue la luz, no hay nada que perder”
6) Mil hombres y mil mujeres: “Y en un jardín de acero está el guardián del reloj y hay un pájaro sirena en los techos de Dios”,
7) El zorro: “Andanzas por las calles, el tiempo ya no fluye más”,
8) Dónde irán a dormir: “somos hombres crucificados, estatuas de ayer”,
9) La última montaña: “cuando las calles no existan y nadie quiera gritar”

La última Montaña se encuentra a la venta en Librosref (Honduras 4191)

5 preguntas a Antonio Birabent

1. ¿Qué es un artista?
Apenas un transmisor, una antena atenta, un decodificador del entorno

2. ¿Qué lugar tiene el gesto poético en tu música?
Es el origen, de un gesto poético nace la canción

3. ¿Qué lees?
Variado. Ahora estoy con Arlt, que fue un visionario. La ciudad que describe hace 100 años es mas Buenos Aires que la de este presente.

4. La última montaña me hace imaginar la primera montaña; en ese encadenamiento infinito que es el paisaje… vos, ¿cómo lo pensas?
Nunca pensé en que había una primera. Solo pensé en esta última. Y en lo que tiene de legado familiar, de recuerdo para nosotros como familia.

5. ¿Le pedís algo al arte?
Ya me da mucho.

 

Antonio Birabent.

Antonio, además, lleva adelante un proyecto con Ariel Minimal que se llama Las lenguas muertas (junto a Marcos Rocca en bajo, y Claudio Leiva en batería). Debutaron en Febrero 2020, algunas de sus canciones se encuentran en youtube.