Sputnik V: Producción nacional del antídoto que todo el mundo quiere

Miércoles 2 de junio del 2021

Escribe: Rafaela Dukotsky

Situación hipotética: Imaginate que trabajás en una posta de vacunación y entra ella; rubia, autoritaria, desobediente. Antes de hacer los trámites para recibir la primera dosis por ser paciente de riesgo, Elisa Carrió pregunta qué vacuna le toca: “Sputnik”, pronuncia el personal de salud. Sin dudarlo se da vuelta y se va, luego habla con los medios y dice que nunca va a ponerse una vacuna que no se sabe lo que tiene adentro y que corresponde a un negociado entre Cristina Kirchner y Rusia, y que ya se encargó de que el Ministerio de Salud y la ANMAT reciban las denuncias correspondientes por envenenar a la población argentina. 

Es enero. El Ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires sube una foto a su cuenta de twitter diciendo “No pierdan más tiempo, hay que anotarse y no escuchar más mentiras. Vacúnate, nos sobran los motivos”, el Presidente, la Vicepresidenta y el gobernador se vacunan. Incluso piensan en inocular a personalidades de la cultura y el espectáculo para generar confianza en la población.

El gobernador Axel Kicillof recibe la vacuna Sputnik V.

 

Cinco meses después, el Viceministro de Salud Bonaerense, Nicolás Kreplak cita un tuit de @sputnikvaccine que está escrito en inglés y lo traduce explicando que: “En @BAProvincia realizamos el primer estudio fuera de Rusia y se comprobó que la efectividad con una sola dosis de  #SputnikV es del 78,6% para evitar casos de COVID-19, del 84,7% para evitar las muertes y del 87,6% para reducir casos graves”. Quieran o no, el nombre del antídoto ruso contra el COVID-19 atraviesa los medios, los aviones, las charlas y la alegría de toda la población argentina: es que hasta el más gorila de los gorilas es capaz de posar feliz con el cartel que acredita que tiene en su cuerpo la vacuna desarrollada en la tierra de Putin. 

 La gran noticia de la semana tiene que ver con el visto bueno del Instituto Gamaleya hacia los tres lotes que el laboratorio Richmond había mandado a analizar. Su aprobación significa una fabricación nacional de escala masiva en muy poco tiempo: «El instituto Gamaleya ha confirmado el control de calidad satisfactoria de los tres lotes de componentes. Son tres lotes consecutivos del componente 1 y tres del componente 2 que se enviaron hace semanas formulados, llenados en Richmond para su control. Vamos a avanzar firmemente en la importación de antígenos», explicó la Ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, en conferencia de prensa.

El laboratorio Richmond producirá la vacuna rusa Sputnik V en la Argentina | Tiempo Argentino | Tiempo Argentino

El voto de confianza de Alberto Fernández en 2020 hizo que Argentina se convirtiera en el primer país de latinoamérica en registrar la Sputnik V en su territorio a través de una autorización de uso de emergencia. Entre las noticias del último mes, nos enteramos que las personas que cuentan con dos dosis no contagian en caso de contraer la enfermedad, que tienen 14 veces menos posibilidades de sufrir la enfermedad de forma severa, que según The Lancet es una de las tres vacunas con más del 90% de efectividad y que Argentina, además de producirla, va a recibir envíos regulares por parte de Rusia para poder continuar con el plan de vacunación más grande y ágil de la historia argentina. 

Después de leer todo esto, ¿A quién le importa lo que diga Carrió?