Viernes 4 de junio del 2021

Escribe: Bernardita Castearena

“Señores Presidentes, vamos a autorizar ahora mismo el lanzamiento de nuestra fábrica en Argentina”, dice Marcelo Figueiras, el Presidente de Laboratorios Richmond. Acto seguido aprieta un botón y decenas de frasquitos corren por una cinta para ser rellenados con el líquido que Rusia desarrolló en el 2020 para combatir al COVID-19

Alberto Fernández y Vladimir Putin se vieron las caras en una reunión con representantes de países fabricantes de la vacuna rusa. Argentina estuvo muy presente en el discurso del presidente de Rusia: no sólo porque se convierte en el primer país de Sudamérica en fabricar su obra maestra, sino también porque tal como explicó Putin, en la última semana “Llegaron datos de argentina que dicen que hay más del 80% de eficacia para personas mayores”. Golazo de Alberto con tiro libre de Kicillof.

Figueiras, Putin y Alberto.

“Argentina fue el primer país de latinoamérica en aprobar la Sputnik y el segundo en el mundo. Estamos contentos con los logros: Para nosotros fue muy valioso porque millones de argentinos han visto preservar su vida gracias al desarrollo científico de Rusia, en el que nosotros siempre confiamos”, destacó Alberto Fernández .

Por su parte, Marcelo Figueiras agradeció la buena predisposición del Presidente de la Nación y de toda la República Argentina: “Vamos a aprovechar la inmensa oportunidad que abre la cooperación para poder producir la Sputnik V en Argentina. En octubre del año pasado, fue la primera vacuna que tuvimos a disposición; y medio año después, Argentina se convierte en el primer productor de Latinoamérica”. 

“Decimos que los amigos se conocen en los momentos difíciles, y en un momento difícil, el gobierno y el fondo soberano de Rusia estuvieron al lado de los argentinos, ayudándonos a conseguir las vacunas que el mundo no nos estaban dando”, sostuvo Fernández frente al mandatario ruso. El próximo domingo vendrá el principio activo para comenzar con la producción de nuestra propia Sputnik V, junto con vacunas para Argentina y Paraguay, siguiendo la línea de entrega de vacunas a países vecinos, como sucedió días atrás con Bolivia. 

“En la primera reunión del G-20 yo planteé la necesidad de que el mundo acceda a la vacuna como bien global y que los países desarrollados pudieran trasladar sus conocimientos y tecnologías a los países con menos desarrollo. En aquella reunión de G-20, Putin siguió la misma lógica y me sentí muy acompañado”, explicó Alberto Fernández y agregó: “El número mayoritario de los argentinos vacunados lograron la inmunidad gracias a Sputnik V. El pueblo, el gobierno argentino y este Presidente, le estamos inmensamente agradecidos.