Viernes 4 de junio del 2021

Columna Punto y Coma de Julián Andreu para #NoNosQuedaOtra por #la990. Ignorar a la oposición y focalizarse en el proyecto de vacunación como estrategia de gobierno, salir del Pfizer gate que plantean los medios; el conflicto interno que vive Juntos por el Cambio.

Escuchá la columna completa:

Patricia Bullrich, parte de la interna que vive Juntos por el Cambio.
Punto: La oposición juega en el barro que le conviene, al que el gobierno no tiene ir.

Coma: Cuando yo era chico, hace mucho, estaban asfaltando y renovando los caños cloacales de una calle en la esquina de mi casa. Mi vieja cada vez que salía a la calle me decía no te embarres. Claro, yo siempre me metía en los pozos y me embarraba.

Esta situación la traigo porque esta semana habría que haberle dicho al gobierno, “no te embarres“, y repetírselo…

El gobierno hizo lo mismo que yo, no escuchó esa recomendación y se metió en el barro, pero en el de la oposición, que sabe que no pierde nada, siempre es una jugada ganadora. Lo que también sabe es utilizar la estrategia que supo usar el Frente de Todos cuando se juntó y ganó las elecciones. ¿Qué es lo que junta a la oposición, si hablamos de Juntos por el Cambio? El enfrentamiento con el gobierno.

Cuando salen a contestar sobre temas que los debería dejar pasar, que lo discutan entre ellos, con sus medios amigos.

Me refiero al brulote de Pfizer, una situación que ya tendría que estar terminada para el gobierno, de dos maneras: o no la contestas más y dejas a los bocones seguir parloteando, o pones arriba de la mesa el contrato, aunque existan esas cláusulas de confidencialidad. Salvo que la idea sea arreglar con el laboratorio norteamericano, entonces definí ya, sin dejar correr el tiempo. Si te metés, insisto, definí, el tiempo lo desgasta; esa incertidumbre genera un clima a favor del que “reclama”, hoy Juntos por el Cambio. Cuando esta oposición no encuentra el tema para aglutinarse se le filtran los problemas y sus internas. No solo internas en privado, hay una que es pública ¿Ustedes qué creen que fue la aparición el sábado en el programa de los almuerzos – cenas de Macri? Lisa y llanamente un mensaje a Rodríguez Larreta. Está claro que no le deben gustar demasiado esas apariciones del ex presidente, mucho menos cuando dice que quiere a todos compitiendo, mostrando quien sigue teniendo el mando en ese espacio. Cuando Patricia Bullrich se metió en un problema por declaraciones con el tema vacuna de Pfizer, hubo absoluto silencio de la jefatura de gobierno porteño. Solo salieron a tirarse arriba de la granada sus acólitos mas cercanos y Macri, desde luego.

Esta semana en el Zoom de los lunes hubo cruces muy fuertes entre la ex ministra de seguridad y el jefe de gobierno. Hay mucha tensión por los lugares en las listas, es más, se sabe que fue recibido con satisfacción en algunos núcleos de esta fuerza política, el traslado de las elecciones. Uno de los motivos fue que, en días, se hubiesen tenido que definir los nombres. Ni hablar si en esta bolsa meto a los radicales, hablamos de lo que generó el viaje de Macri a Córdoba: algunos dirigentes radicales mediterráneos empezarían a buscar refugio político cerca de Uspallata.

Nuevas encuestas muestran que el efecto vacuna, y la incipiente recuperación económica mejoran las números del gobierno.

Me atrevo a decir que todos hoy conocemos a varios amigos, familiares, y conocidos que, o los vacunaron, o ya tienen el turno de vacunación en provincia de Buenos Aires, y todo suma a favor de la gestión de Axel Kicillof, y por arrastre también suma el gobierno nacional. Pero tanto Alberto como sus funcionarios tienen que enfocarse en lo que se está haciendo, aunque parezca una obviedad, no en lo que no se hizo o no se hará, que es lo que pone en agenda la oposición. Esto que parecería básico, esta semana no pasó, sucedió todo lo contrario. Hoy la vacunación, algo que ya dijimos, es la mejor política y la mejor política a comunicar, algo que a veces no van juntas, cualquiera de estas dos acciones que se hagan mal, es pérdida de capital político.