Domingo 6 de junio del 2021

Escriben: Ernesto Mattos (*) y Antonella Gervagi (**)

Política fiscal expansiva de “Juan Domingo” Biden a “Eva” Putin

El discurso del mandatario estadounidense trabajó un cierto debate e intercambio entre las redes sociales y las reuniones virtuales: ¿Keynesianismo es peronismo? La respuesta es claramente no. Pero eso puede ser tratado en otra nota, lo importante es que cruzando el atlántico otro mandatario de una de las principales economías dominantes en el concierto multilateral con su alianza con China, plantea un discurso acorde a los tiempos pandémicos. Siguiendo el pensamiento de Keynes que suena en muchos países en este tiempo pandémico la CEPAL en su Panorama Fiscal 2021 plantea que es “esencial mantener una política fiscal expansiva, lo que requiere el apoyo de la cooperación internacional a través del financiamiento para el desarrollo”. Pero, ¿cómo se financia esto? El organismo propone “impulsar políticas tributarias para aumentar el espacio fiscal, mejorar la distribución del ingreso y avanzar en una trayectoria sostenible del gasto. Además, se examinan los avances en la incorporación del enfoque de género en la política fiscal de la región”.

Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL.

En esa misma línea el discurso de Putin ante el gobierno federal de Rusia merece resaltar algunos puntos, comenzó destacando la excepcionalidad de la pandemia, recalcando la incertidumbre en la que se desarrolla la política a nivel global.

El mandatario ruso a su vez elogió a su pueblo al destacar que “Todos los retos los hemos vencido gracias a la unidad”.

Por el lado económico, Putin se centró en darle respuestas a las familias rusas, se destaca la importancia que le dio a lograr el crecimiento de los ingresos. El mandatario señaló que la pandemia socavó la prosperidad de la gente en todo el mundo. “Lo sabemos por las cifras, lo mucho que agudizó los problemas de la desigualdad social, de la pobreza. Es un desafío para todos los países del mundo”, expresó.

Putin no es ajeno a la amenaza que la inflación representa a los salarios reales, y sostuvo que hay que garantizar la previsibilidad de los precios, para enfrentar la problemática de su crecimiento mediante mecanismos de regulación en su justa medida. Entre las políticas destinadas a las familias en situaciones menos favorables, Ayuda directa a familias con hijos en situaciones difíciles. (Similar a el American Families Plan en el que se destinarán 1.000 millones de dólares en salud y educación), pagos extra por hijos para ingresos menores a dos ingresos mínimos. Ayudas a familias monoparentales, a las mujeres embarazadas, para los profesores un extra mensual y una mayor inversión en la etapa universitaria y que preparen mejor a los jóvenes que aporten el día de mañana.

Como otros países, Rusia también aprobó en su congreso un impuesto a los altos ingresos, para financiar los medicamentos costosos. Otro punto fundamental para el mandatario ruso fue poner el acento en la educación, la inversión en ciencia y tecnología. Este año es de ciencia y tecnología, para 2024, Rusia destinará 1.62 millones de rublos para estos fines:

1. Una base de la ciencia biológica y sanitaria para desarrollar los fármacos ante cualquier infección, en el corto poder realizar una vacuna. Meta 2030.
2. Energía nuclear
3. Reto del cambio climático en la industria, la agricultura.
4. Control de los residuos.
5. La emisión de gases de efecto invernadero debe ser más bajo comparado con UE, teniendo en cuenta nuestro potencial científico.

Por el lado de I+D anunció que Rusia destinará fondos al fomento de la ciencia y la medicina: “Debemos tener un escudo de seguridad sanitaria y biológica fuerte y fiable. Ahora entendemos lo que es. Es necesario garantizar la independencia de Rusia en la producción de toda la gama de vacunas, sustancias farmacéuticas, incluidos los medicamentos contra las infecciones resistentes a la actual generación de antibióticos”, subrayó Putin y agregó que esto debería hacerse con el máximo uso de equipos rusos y componentes nacionales.

Al igual que Biden, Putin le dió importancia en su discurso al medio ambiente, se mostró en contra de la negligencia y anunció una ley de responsabilidad de los empresarios: “Si obtienes un ingreso gracias a la naturaleza debes eliminar el daño, los órganos de control tienen que funcionar y que sea una norma básica”. Mencionó como meta eliminar el daño acumulado y mejorar el medio ambiente, bajar el nivel de emisiones un 20% para 2024, para ello propuso cambiar la industria, y apoyar proyectos para esa transformación.

Para lograr el crecimiento del país anunció nuevas propuestas para las líneas de préstamos para las empresas y suministros para las empresas estatales. Un guiño a los empresarios ya que señaló que armar una planta en Rusia debe ser más rápido y rentable y que toda decisión debe tomarse con los empresarios. Propone motivar a invertir los dividendos, rebajas en la carga fiscal, crédito a 15 años al 3% de tasa para reconstruir la crisis económica por la pandemia, particularmente reconstruir los hoteles, creación de balnearios, complejos turísticos para ampliar las ofertas turísticas. La única salida entre oriente y occidente es la inversión en infraestructura y transferencia de ingreso, con centro en el trabajo.

(*) Economista UBA; Dir. Nacional de Estudios Regionales y Cadenas de Valor Sectorial, Asistente del Deppartamento de Economía Política del Centro Cultural de la Cooperación.

(**) Economista y Maestría en Economía UBA; Analista Financiera en la Comisión Federal de Impuestos.