Viernes 18 de junio del 2021

Natalia Salvo, abogada del empresario Pedro Etchebest en la denuncia que involucra a Marcelo D’Alessio, en diálogo con #NoNosQuedaOtra por #la990. Los vínculos con el periodismo vernáculo, el pedido de nulidad del fiscal Petiggiani, y por qué peligran las pruebas de la causa.

Escuchá la entrevista completa: 

Hacete amigo del fiscal

“Pettigiani es el fiscal de la Cámara de Mar del Plata que, hasta ahora, siempre ha actuado de manera favorable a la petición de Comodoro Py, de la entente político mediático judicial. Y recordemos, también, que un fiscal es quien debe defender los intendentes de la Nación. Está solicitando que no se tengan en consideración las pruebas obtenidas del teléfono de D’Alessio porque ese teléfono, inicialmente, cuando se lo detiene, fue abierto a través de la contraseña, que era la cara de D’Alessio, y esto se toma como algo compulsivo porque, teóricamente, D’Alessio no dio la conformidad, en teoría. No es tomado como sujeto de prueba sino como objeto de prueba. Casos similares se aplican cuando se extrae sangre para pruebas biológicas a personas que puedan llegar a ser nietas o hijos de desaparecidos. No fue de forma compulsiva que se lo sacó a D’Alessio, sino de forma voluntaria en el aspecto de que no era sujeto de prueba sino objeto de prueba. Ahora bien, esto es un artilugio y una maniobra para poder hacer caer la causa, de donde surge el dispositivo, justamente, del cual surgen todas y cada una de las pruebas que después fueron peritadas, incluso, ordenadas por la Comisión Provincial de la Memoria, en base a la actividad de Inteligencia Ilegal. Tiene como cuestión querer derribar la causa”.

“esto es un artilugio y una maniobra para poder hacer caer la causa”

“Cuando Pedro Etchebest inició la causa, aparecieron un montón de pruebas: 22 horas de audios, registros fílmicos, y demás. Cuando se procede al allanamiento en Saint Thomas  en la casa de D’ Alessio, se encuentran computadoras, e infinidad de teléfonos. Esos teléfonos fueron los que fueron peritados. En uno de ellos se ingresa a través de una contraseña que era el rostro de D’Alessio. Lo que se esgrime es que no fue notificada la defensa de esa peritación, lo cual no fue así, porque en el momento en el que se peritó ese teléfono en presencia de D’Alessio, había peritos de todas las partes: de Gendarmería, de la Corte, y peritos de parte del juzgado. No es que fue forzado D’Alessio para poner su rosto y sacar toda la información que surgió de ese teléfono, sino que fue tomado como objeto de prueba en sintonía y a tono con toda la jurisprudencia. ¿Qué pruebas habían ahí? Se validaban las conversaciones, en primer lugar, que había aportado Pedro Etchebests, las fotos de los chats. Pero además ahí se encontraron desde correos electrónicos, hasta las conversaciones con Patricia Bullrich, con Santoro, y con periodistas. De allí surge la acreditación de los vínculos de D’Alessio con cierto sector del Poder Judicial, del periodismo y de la política. Fue a través del allanamiento a la casa de D’Alessio y de todo lo que se encontró, que se fue descubriendo paulatinamente los lazos que tenía esa organización paraestatal investigada en Dolores con el poder real, con la Agencia Federal de Inteligencia, con jueces y con periodistas”.

Patricia Bullrich, uno de los contactos que tenía agendado D’Alessio en su celular.

“Ahí está la situación. Corren peligro las pruebas fundamentales de la causa que sostienen la investigación de esta organización paraestatal. Hoy Santoro fue procesado en el marco de esta causa por el nuevo juez Martín Bava, por tentativa de extorción al empresario Mario Cifuentes, que ya había sido procesado por Ramos Padilla, pero la Cámara de Mar del Plata, justamente, consideró que no había pruebas suficientes para acreditar el dolo de Santoro. Recordarán que Cifuentes, ese el empresario que tiene una empresa a la que confundió Santoro en el programa Animales Sueltos, la OAS, por el tema de Lavajato, con la empresa de Mario Cifuentes que se llamaba OPS. La suma que mencionaba en los programas de televisión, la que justamente D’Alessio le reclamaba en privado en extorsión, era 1 millón doscientos mil dólares. Entonces, lo que las pruebas nuevas que se consiguieron, que eran 61 mails que se mandaron D’Alessio y Santoro justamente en el marco de la extorsión de D’Alessio a Cifuentes, también surgen de los dispositivos de D’Alessio. Estas son las pruebas que acreditan los hechos delictivos de D’ Alessio y Santoro y las conexiones. Estas pruebas fueron peritadas, no están adulteradas. No sé si recuerdan que, al inicio, la corporación político mediático judicial decía que esos chats estaban adulterados. Se ha probado en la Justicia, en el marco del proceso, que los chats no estaban adulterados ni falseados”.

“La corporación político mediático judicial decía que esos chats estaban adulterados. La Justicia probó que los chats no estaban adulterados ni falseados”

“Hay infinidad de cuestiones. Recuerdo ahora un Documento de Word de D’ Alessio siete días antes de un fallo judicial: el Word de D’Alessio era del 14 de diciembre de 2018 y la resolución de la Cámara de Casación Penal respecto de la causa cuadernos era del 21 de diciembre. En ese Word decía que tenían que dejar a los empresarios afuera y quiénes tenían que ser los procesados, por supuesto eran todos ex funcionarios del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Esto es gravísimo. Es un operador inorgánico que ahora está multiprocesado en una causa y que tiene información en su teléfono de cómo va a salir una sentencia judicial”.

La Cámara Federal de Mar del Plata

“La verdad que no pongo las manos en el fuego por nadie. La Cámara Federal de Mar del Plata es el tribunal de alzada, el que va a revisar las sentencias, en este caso el juzgado de Dolores. El fiscal, el dictamen no es vinculante, pero sí en virtud de ser el representante de la legalidad y de los intereses en juego, desde ya por el juez. Yo estoy absolutamente convencida de que los argumentos que sirve Petigginani no tienen ningún tipo de asidero, ni desde el punto de vista de los hechos ni desde el punto de vista jurídico. La Cámara ha tenido una actitud ecléctica: con Stornelli en ocho hechos por los que fue procesado; no revocó el procesamiento de la cámara oculta que pretendió hacerle a Ubeira, abogado en ese momento de uno de los defendidos de la causa cuaderno. Ha tomado decisiones eclécticas. Vamos a ver en este caso cómo resuelve. El tribunal penal de mayor jerarquía es la Cámara de Casación Penal, después la Corte Suprema”.

Pepín Rodríguez Simón: la sombra de Macri

“Pepín Rodríguez Simón era el alter ego de Macri, era el operador que hacía el trabajo sucio de Macri, no solamente lo decía Pepín Simón, que tenía sus cargos de cobertura: era diputado PARLASUR, estuvo como director de Jurídicos de YPF, antes lo acompañó a Mauricio Macri en su gestión en el gobierno de la ciudad de Buenos Aires en una dirección de control de espacio público, que era la que se encargaba de quemarle los colchones a las persones en situación de calle. Pepín fue el autor intelectual de meter a dos jueces de la Corte por Decreto, también fue quien persiguió a Alejandra Gils Carbó, y le dijo al fiscal De Vedia que si no se allanaba el pedido de Cambiemos y dejaba la procuración iban a ir presas ellas y sus hijos. Lo hizo también con empresarios y con el grupo Indalo, “que si el medio no se alineaba a perseguir a Cristinita Fernández de Kirchner también iban a ir presos“”.

Mauricio Macri, ex presidente de la Nación, junto a Rodríguez Simón, de bares.

“Pepín era el encargado de la sinergia de que funcione el lawfare. También se encargaba de tener alineada a la corporación judicial y era un integrante estrella de la mesa judicial. La mesa judicial es un nombre bonito para desdibujar lo que fue en el gobierno de Macri un plan sistemático y estructural de injerencia del Poder Ejecutivo en el Poder Judicial”.