No pierdas todo, Patricia

Viernes 25 de junio del 2021

Columna «Punto y Coma» de Julián Andreu para #NoNosQuedaOtra por #la990. Patricia Bullrich podría perder la presidencia del PRO. La interna en Cambiemos, el rol de María Eugenia Vidal, y quiénes lideran el debate por las candidaturas en CABA y la provincia de Buenos Aires.

Escuchá la columna completa:

Tranquila Patricia.

Punto: Si Patricia Bullrich perdiese una PASO, no solo sería perder una elección, perdería la presidencia del partido PRO.

Coma: Los radicales son los campeones del mundo de la internas, son su leitmotiv.

Un dirigente radical le tiró a Patricia Bullrich una frase que dejó pensando a la ex ministra de Seguridad: «Si perdés la interna con Larreta, no solo es perder una elección primaria y obligatoria, además te van a pedir la presidencia del partido que presidís, eso es un clavo en tu propio ataúd para el 2023, mejor arreglá«.

«Ningún dirigente político te acompaña hasta la tumba, todos te dejan en la puerta del cementerio»

Pero en esta jugada que le anticiparon a Horacio Rodríguez Larreta, estaba claro que el fin era quedarse con el sello PRO; le vino la devolución, varios intendentes de Cambiemos con Yeza, el de Pinamar a la cabeza, dijeron: «Cada cual atiende su quinta». No se referían a su propiedad como creyó Juanita Viale frente a esta frase de Monzó, sino que tanto los intendentes, como los pocos gobernadores que tienen, elegirán sus listas. O por lo menos los primeros lugares, los que seguro entran a cada una de las legislaturas o concejos deliberantes.

Entre líneas el jefe de gobierno leyó: “Vos solo elegís las listas de CABA”, bloqueando el juego que Larreta quiere tener en provincia, intentando posicionar a su ladero, el colorado Santilli en provincia de Buenos Aires. Esto no cae bien en muchos jefes distritales y en el llamado grupo Dorrego que encabeza Jorge Macri.

Hoy todos esperan la decisión de la ex gobernadora María Eugenia Vidal. Hay versiones cruzadas, y por su puesto, operaciones cruzadas en los medios.

Vengo sosteniendo, desde hace por lo menos un año y medio, que Vidal se quedaría como candidata en CABA, algo que no le gusta a su ex jefe. Macri pretende mandar a Vidal a la picadora de carne, que significa una campaña en la provincia, algo que la ex mandataria bonaerense conoce y mucho. «Gracias me quedó por acá«, le habría dicho varias veces al ex presidente. «Por acá», es por CABA.

Viendo un panorama que no le es favorable, Bullrich analiza otra opción, algo que le sugirió un ex integrante de la Cámara Alta, que se dice “peronista”. Este le deslizó un: «ponete el traje de candidata a presidenta para el 2023, deponé las lanzas y dejá en off side a Vidal. Que quede como desesperada por un cargo«. Esta es una idea que le cayó muy bien a la ex ministra de Seguridad, sobre todo por que no expone su capital político, algo que, insisto, sí perdería en una hipotética derrota contra Vidal en una interna en CABA.

Pero claro, la ausencia de la ex ministra de Trabajo de De la Rúa al cónclave en el Galpón Milagros no paso inadvertida, mucho menos la frase deslizada en un encuentro anterior. Bullrich dijo: “Cuando este forro –se refería a Larreta- estaba 20 puntos abajo de Gabriela (Michetti) lo bancamos igual”. Con este guantazo en la cara del ex asesor del PAMI, Macri entendió que había que parar y bajar la tensión antes de que la sangre llegue al río: puso paños fríos y deslizó “todos tenemos que bajar nuestro ego”. Pato lo tomó como un desplante a ella y por eso su faltazo.

Esta hoguera de vanidades no se consume solo en CABA o en provincia de Buenos Aires. Las internas le ponen fuego en varias provincias. Ya nos referimos a Santa Fé, donde Fourie, el ex canciller que lloraba con el frustrado e inexistente acuerdo Unión Europea-Mercosur, se puso el traje de candidato a senador; ahora apareció un tapado, Miguel Tessandori, un reconocido periodista deportivo de Canal 3 que podría presentarle una colectora. Se suma a Entre Ríos, donde Etchevehere, ex presidente de la SRA, descalificó a Frigerio con “vive en Buenos Aires y quiere ser candidato en Entre Ríos”.

De estas peleas, tiene y debe sacar rédito el oficialismo. Por ahora es la mejor carta que tiene, no es propia, pero suma a favor.