Ingreso Universal: «No es un problema de escasez de recursos, sino de prioridades»

Miércoles 30 de junio del 2021

Miguel Fernández Pastor, abogado especialista en Seguridad Social, ex director del Centro Interamericano de Estudios de Seguridad Social, y columnista habitual del Cohete a la Luna, en #NoNosQuedaOtra por #la990. Propuesta de ingreso universal y cómo financiarla para 10 millones de personas.

Escuchá la entrevista completa: 

Miguel Fernández Pastor, abogado especialista en Seguridad Social, ex director del Centro Interamericano de Estudios de Seguridad Social, y columnista habitual del Cohete a la Luna.

Propuesta de Ingreso Universal

“El tema es bastante simple. Es la posibilidad de que, en vez de otorgar el plan desordenadamente y algunos puedan recibir más de lo que les corresponde y otros menos de lo que les corresponde, unificar todos los planes que existen en un plan único que le entreguen un ingreso básico a el conjunto de la población que más necesidades básicas insatisfechas tiene. Para ello si se requiriera de nuevos recursos, creo que hay una serie de posibilidades para financiar una alternativa de estas características, que es la posibilidad de recuperar lo que en la década del ’90 perdieron los trabajadores, la disminución de las contribuciones patronales, y también rompiendo una serie de privilegios que tiene capital que me parece que, sobre todo para las grandes empresas, es absolutamente desmesurado en comparación con lo que reciben los que menos tienen. Esto no solo es una cuestión social, sino que también es una medida que tiene distintas aristas económicas: la principal de ellas es que va a incrementar la demanda, porque obviamente, al recibir el dinero aquellas personas que menos recursos tienen lo van a destinar al consumo, y ese destino al consumo implicaría el recupero por parte del Estado que ese consumo genera. Obviamente, ese crecimiento de la demanda también motivaría que las empresas produzcan más”.

«cuando los privilegios son para el capital nadie se preocupa por la emisión monetaria»

“Mi idea es que se haga con ingresos genuinos y no con emisión monetaria. Hay que tener en consideración que cuando los privilegios son para el capital nadie se preocupa por la emisión monetaria. El dinero sale de la disminución de las contribuciones patronales, hay que volverlas al valor original, y el movimiento que el dinero produciría al consumirse, eso vuelve vía impuestos al Estado rápidamente. Después habrá que ir incorporando de acuerdo a un nivel de equilibrio razonable y lógico que no afecte el consumo, y que por lo tanto no produzca inflación. En argentina está demostrado que la inflación no tiene ninguna relación con la emisión monetaria. El gobierno anterior no emitió un solo peso y sin embargo teníamos una inflación galopante”.

Pobreza en Argentina.

Diez millones

“La idea central es encontrar un punto de equilibrio que, pienso, podría ser lo que es hoy la jubilación mínima para esos diez millones de personas. Insisto, no quiere decir que el primer día deban entrar 10 millones. Se podrá hacer entrar de a dos o tres millones por año hasta alcanzar a la totalidad. Hacer ingresar primero a aquellos que viven debajo de la línea de indigencia, después debajo de la línea de pobreza y luego resolver el resto de los problemas sociales que quedan. El tema es empezar a incorporar a aquellos que decididamente no tienen nada. Yo hablo de la posibilidad de usar recursos genuinos que el sistema tiene. En privilegios empresariales, es decir, en disminución de impuestos a distintas empresas, se está gastando en Argentina el 2,65% del PBI, lo que alcanzaría para financiar todo el plan. En la disminución de contribuciones patronales el Estado está gastando 3 puntos del PBI. No es un problema de escasez de recursos, es un problema de prioridades. O pongo las prioridades en las empresas o en el capital o en los que menos tienen y más necesitan”.

«en disminución de impuestos a distintas empresas, se gasta el 2,65% del PBI, lo que alcanzaría para financiar todo el plan»

“El gobierno avanzó muchísimo el año pasado. Parecía que se podía imaginar que se iba a trabajar, incluso hay una orden que en su momento dio el presidente al ministro de Desarrollo social de estudiar el tema. Después se acallaron un poco las voces, en paralelo como se fueron acallando las voces en favor del Ingreso Básico Universal en los organismos internacionales, hasta que por último el ministro de Economía anunció que el gobierno no estaba pensando en aplicar un Ingreso Básico Universal. Creo que en esto tienen mucho que ver las presiones internacionales que la Argentina tiene, producto del endeudamiento y de la necesidad de acordar con el Fondo Monetario Internacional, asique hoy te diría que es un sueño de expectativas y hará que ver cuál es el momento estratégico oportuno para llevarse adelante”.