«Hay que salir de esta buena intención del gobierno que articula con los distintos sectores, para ir a un Estado regulador»

Jueves 1 de julio del 2021

Omar Plaini, senador provincial bonaerense, secretario general de Canillitas, y secretario gremial del PJ bonaerense en diálogo con #NoNosQuedaOtra por #la990. El desafío de la creación de empleo; Perón y Néstor Kirchner, el trabajo registrado, y la necesidad de articular los distintos mercados del país.

Escuchá la entrevista completa:

Omar Plaini, senador provincial bonaerense, secretario general de Canillitas, y secretario gremial del PJ bonaerense.

El desempleo: la batalla que el gobierno debe dar

“El desempleo es el drama que vive la humanidad, hay un capitalismo altamente concentrado y depredador de derechos sociales. Ese es el gran desafío que tiene la humanidad. Hoy se cumple un nuevo aniversario del fallecimiento de nuestro creador de la doctrina y filosofía justicialista Juan Perón. Ya a mediados del siglo pasado tenía la virtuosidad de haber generado una escalera social que permitía que el hombre y la mujer de trabajo tuvieran un piso de derecho. Hoy en el siglo xix está en duda ese piso de derechos, está en problemas, y se ha desmejorado en el mundo y en Argentina en particular, por eso cobra tanta trascendencia este hombre, que lo llamo el hombre de los tres siglos, que todavía no ha sido superado por ningún estadista. Es clave discutir, hoy, el empleo de calidad, registrado, con recibo de sueldo, de aquél que hablaba el peronismo de mediados del siglo pasado: hablábamos de productividad, de empleo de calidad, de un piso de derechos. Esta es la gran discusión que tenemos hoy. Si hablamos de Argentina, es el desafío que tiene el actual gobierno de carácter nacional y popular para salir de esta angustiante informalidad que vive hoy nuestro país y de estos niveles de pobreza e indigencia que realmente nos alarman a todas y a todos”.

«Es clave discutir el empleo de calidad, registrado, Y con recibo de sueldo. Aquél del que hablaba el peronismo a mediados del siglo pasado»

“Si se logró a mediados de siglo pasado con un país que no producía nada, de tinte agroexportador, y Perón lo industrializó, no tenemos que ir muy lejos. El propio Néstor Kirchner retoma aquellos principios, aquella bandera del peronismo del ’45 al ’55 al del 2003 y reduce, en la finalización del mandato de Cristina Kirchner, a 6,9% el nivel de desempleo cuando Kirchner lo tomó con más votos que lo que él había obtenido. Él había obtenido el 22% y estaba en 24% el desempleo, y la pobreza estaba en el 54%; el mandato de Cristina lo dejó por abajo del 30%, entonces es posible. Es cierto que, en el medio, hay una pandemia, un enemigo silencioso e invisible que ataca a toda la humanidad, pero no es menos cierto que nosotros tenemos que proyectar tener un plan trienal o quinquenal para avanzar sobre esta posibilidad que te dan crisis de estas magnitudes y volver a recuperar el mercado interno para después tener posibilidades de proyectarnos en el campo de las exportaciones internacionales. Me parece una medida buena la que se está tomando ahora con la hidrovía. Tenemos que poner la centralidad en algunas cuestiones que son de fondo y hacia ahí tenemos que caminar. Hay que salir de esta buena intención del gobierno de un Estado que articule con los distintos sectores de la sociedad para pasar a una fase superior que para mí debe ser un Estado regulador”.

“Los propios movimientos sociales y la propia Iglesia, están defendiendo lo mismo que defendemos nosotros en esta etapa, sobre todo los movimientos sociales, que es el trabajo registrado. No podés vivir del asistencialismo. Los brazos del Estado no van a alcanzar. Si crece la pobreza y crece la indigencia hay un momento en que eso se factura, a parte de la indignidad que significa vivir del asistencialismo para la persona humana. Tendrá que haber políticas, sobre todos fiscales, para las pequeñas empresas, para las pymes, que son las grandes dadoras de empleos. El 80% del empleo lo generan las pymes en la República Argentina. Las herramientas y los instrumentos los tiene el gobierno, y me parece muy interesante que los movimientos sociales discutan la generación de trabajo y el trabajo genuino”.

El presidente Alberto Fernández en una pyme.

“Perón estableció dos tipos del sindicalismo: el sindicalismo nuestro, él lo resignifica, por eso la potencialidad que tiene el sindicalismo argentino en el contexto mundial, ya que no solamente está para discutir conflictos y condiciones salariales y laborales, sino que además es generador de todo tipo de servicios que nos permite ser administradores; y el otro es el sindicalismo del cooperativismo, ese cooperativismo que conocimos en el interior del país, que son los generadores de varios servicios que tienen los ciudadanos. Hacía ahí hay que ir, hay que organizar ese cooperativismo, pero salir de esta fase de informalidad laboral donde lo único que genera es administrar pobreza. Eso en un gobierno peronista que nació para resolver causas y no consecuencias es inadmisible. El gobierno está orientado a eso y en el medio se cruzó la pandemia, veníamos de 4 años desastrosos de pensamiento neoliberal y quedó a las claras lo que le pasó a la Argentina”.

¿Modificación en indemnizaciones?

“Quienes hacen hincapié en esta cuestión, de apuntar a que en Argentina haya una reforma laboral y, en muchos casos, de atacar a la organización sindical como la causa de todos los males es de una mediocridad absoluta. Yo les preguntaría cómo desde el 2003 a 2015 se generaron alrededor de 5 millones de nuevos empleos con las mismas leyes laborales. No le dan valor a eso. Hay que ir hacia una matriz de fondo. Tenemos que ir en profundidad a un Estado regulador: cómo se administra el comercio exterior, qué hacemos con la hidrovía, qué hacemos con los puertos, y con nuestras exportaciones. Esto es lo que tenemos que discutir. Cuando quiere acortar camino algún sector, lo que quieren es precarizar y flexibilizar la mano de obra laboral, y ese no es el camino. Buscan el mismo camino siempre, debilitar el movimiento sindical y no entienden que, a través del movimiento sindical, se mejora la calidad de vida de los hombres y mujeres que trabajan. Lo que hay que generar es trabajo genuino, en blanco, y de calidad. Después, por supuesto, el gobierno tiene que encontrar mecanismos para favorecer a las pymes, con créditos blandos, con posibilidad de fiscales de otras características, pero no atacar a los trabajadores”.

«Cuando vos mirás el espejo de un movimiento sindical, inmediatamente se mira a la Argentina, y eso quieren debilitar»

“Nosotros tenemos de tener una política de difusión y de información. Si vos le regalás la centralidad y le regalás la agenda al adversario y, en muchos casos, enemigos, estamos perdidos. Eso es una debilidad que tenemos, cómo informamos y cómo difundimos. Tenemos que recuperar la organización del cuadro y trabajar fuertemente. Es un tema central hoy en las democracias modernas cómo se difunde y cómo se informa, así como es un tema central la fibra óptica. ¿Qué es la fibra óptica en este capitalismo concentrado? Lo que fue el tren en la revolución industrial. A eso hay que abordarlo. ¿Quién tiene esas herramientas y esos instrumentos? El gobierno. Por supuesto que tener el gobierno no es tener el poder, eso está clarísimo. Ningún navegante se puede quedar en la mitad del río; ahora, también entendamos la situación en la que asume este gobierno. Cuatro años anteriores del gobierno de Macri hicieron mucho daño a la República Argentina, y encima te encontrás con una pandemia de esta magnitud, que ha decrecido al mundo en su totalidad, donde todos los PBI cayeron… Empieza a mostrar el gobierno esa voluntad cuando empieza a definir, por ejemplo, el tema de la hidrovía; también tenemos que definir la comunicación, también tenemos que definir la producción; hoy no tenemos una flota mercante. Habrá que repensar cómo hacemos todo eso y cómo el Estado es el regulador de un proceso socioeconómico».

Publicidad Flota Mercante del Estado, enero de 1952. FUENTE: histarmar.com.ar

«La pandemia expone al mundo capitalista, porque hoy ni siquiera el poder lo tienen los Estados nación; hoy al poder los tienen los fondos de inversión. ¿Es posible? Claro que es posible. Ahora, es una decisión política en la cual vas a encontrar serios escollos. Por eso son importante dos cosas: primero, empoderar al pueblo para modificar esa correlación de fuerzas; y a partir de allí, la organización de cuadros. Es central los cuadros integrales para esta discusión. No es un problema de técnicos, es un problema de formación de cuadros. El propio movimiento obrero está en deuda con la clase trabajadora hace muchísimos años y también tenemos que salir de las vanidades y lograr esa unidad tan ansiada que tenemos. No podemos estar tan fragmentados. Estamos en Argentina en la representación de sindicatos por rama. Cuando vos mirás el espejo de un movimiento sindical, inmediatamente se mira a la Argentina, y eso quieren debilitar. Porque nosotros no estamos solamente en el conflicto, gestionamos y administramos salud, educación, formación profesional, turismo, recreación, y todavía no fuimos capaces de armar una agencia propia para informar desde nosotros, ni de unificar todos esos recursos en un Banco propio. ¿Dónde se apoya un gobierno nacional y popular? En la clase trabajadora. Los demás son sectores, no son clases. Pero estamos perdiendo esa batalla. Es conceptual y cultural, y la agenda te la pone el otro. Es central el trabajo con recibo de sueldo, porque el trabajador siente la pertenencia a tener salud, educación, una obra social propia, un recibo de sueldo que le posibilita un aguinaldo, que esta misma organización sindical le de útiles para los pibes, un lugar para irse de vacaciones. Esas cosas son centrales. Si para esto no nos preparamos es muy difícil. Radica en una responsabilidad de todos y todas que tenemos, más o menos, una representación”.