Ocho películas para las vacaciones de invierno

Domingo 11 de julio del 2021

Escribe: Magy Meyerhoff

Este lunes empezaron las vacaciones de invierno en muchas provincias del país. Y desde la redacción buscamos películas para que el piberio pase las tardes tomando chocolatada con vainillas.

Luca 

Estoy segura que, si no estuviéramos en pandemia, la última película de Pixar sería la elegida de todo el mundo para ir al cine a comer pochoclos. Situada entre el mar y la ciudad de Portorosso (parte del famoso Cinque Terre), cuenta la historia de Luca, un joven monstruo de mar que cría peces cabra y vive en las profundidades con su mamá, su papá y su abuela. Su madre le tiene terminantemente prohibido que se acerque a la superficie, porque, según ella es la muerte directa. Pero Luca va a ir encontrando cositas que cayeron desde arriba, pero que tienen un dueño: Alberto, otro niño que en el mar también es un monstruo, pero que cuando pisa tierra es de carne y hueso. Con la curiosidad de Luca y la desfachatez de Alberto terminan en la costa de Portorosso con un único sueño: comprarse una vespa. 

Mary Poppins 

Mi favorita de todos los tiempos, y no solo la mía: Estrenada en 1964, se convirtió en la película de Disney que más había recaudado, así como el film del estudio que, con trece nominaciones a los Oscars, batió un récord que todavía nadie rompió. Julie Andrews y Dick Van Dyke llevaron adelante está aventura, dirigida por Robert Stevenson y musicalizada pro los hermanos Sherman (quienes musicalizaron otros grandes éxitos como Los aristogatos o El libro de la selva). Situada en Londres en 1910 cuenta la historia de Mary Poppins, una niñera bastante mágica que vuela en busca de familias que necesiten una ayuda especial. Así cae en la casa de Jane y Michael Banks, una niña y un niño que viven escapándose. Entre canciones, viajes a mundos lejanos y bailes con Bert, el deshollinador del barrio, toda la familia va a ir dejando atrás las estructuras. Y si ya la vieron, vale la pena volver a verla: después de tantos años todavía me llama atención el personaje de Winifred, la mamá de Jane y Michael, quien es una sufragista que canta ‘Al hombre queremos en lo personal, pero en lo general son poco razonables’, cuando le preguntan por qué lucha por el sufragio universal. Mary Poppins es una joya que, espero, nunca pase de moda. 

Mi Vecino Totoro 

Esta hermosa película forma parte de la dinastía del autor japonés Hayao Miyazaki y fue producida por Studio Ghibli. El filme, estrenado en 1988, cuenta la historia de una familia que se muda a una zona rural, en un Japón de la posguerra, a finales de los ‘50. Cerca de allí, la madre de Satsuki y Mei está internada, recuperandose de una tuberculosis. En la nueva casa que su padre, Tatsuo lleva a delante, encontrarán toda clase de cosas que no conocían, y juntas conocerán también al espíritu del bosque al que llaman Totoro. Miyazaki, uno de los grandes artistas de animé, hizo de esta película algo muy sensible y tierno, pero no por eso menos doloroso: ‘Debes ver con ojos despejados por el odio. Mira lo bueno en lo malo y lo malo en lo bueno. No se comprometa con ninguna de las partes, pero, en cambio, promete preservar el equilibrio que existe entre las dos’, diría, con mucho certeza. Y esto se ve en Mi vecino Totoro

Casper 

Unos de los grandes clásicos noventosos con esas mezclas que no podían fallar: la estrella juvenil (Christina Ricci), la estrella consagrada (BIll Pullman), efectos especiales increíbles para ese momento, el romance adolescente que parecía imposible y la cuota de misterio y tristeza. Casper cuenta la historia de una mujer que recibe una casa cuando su padre millonario muere. No muy contenta con esto, ya que esperaba heredar muchísimo más, luego de un par de días cambia de parecer cuando se entera que la casa esconde un tesoro. Dispuesta a encontrarlo, se muda y conoce a Casper: un fantasma amistoso que vive con sus dos tíos hace ya muchos años allá. Convencida por estos, llama a un terapeuta paranormal para poder encontrar el tesoro. Pero este no llega solo: Kat, su hija, revolucionará la casa cuando Casper se de cuenta lo que es el amor… ¿imposible?. 

Metegol 

Cuando el consagrado director argentino Juan José Campanella comentó que iba a hacer una película animada todo el mundo pensó que era una apuesta, como mínimo, arriesgada: «Quería hacer algo para niños, que los involucrara. Es la película más difícil, más complicada en todos los sentidos. Fue un verdadero rompedero de cabeza», declaró en una clase magistral del festival de cine de Cartagena de Indias, Colombia. Estrenada en el 2013, luego de siete años de trabajo Metegol se mete con el fútbol: Está inspirada en el cuento Memorias de un wing derecho, de Roberto Fontanarrosa. Eduardo Sacheri, que trabajó con el director en el guión de El secreto de sus ojos, estuvo a cargo de la adaptación junto a Campanella. 

School of Rock 

Otro director que venía de un mundo diferente: Richard Linklater se aventuró a dirigir esta preciosidad escrita por Mike White (quien hace del amigo del protagonista) que cuenta la historia del líder de una banda de rock venida a menos (Jack Black) que está buscando trabajo (por no decir que se está replanteando la vida, cosa que él nunca diría). Y ve la oportunidad haciéndose pasar por su amigo como profesor de música en una secundaria, cuando se entera, antes que él, que quedó seleccionada para el trabajo. Decidido a no llevar una currícula clásica, empieza a pensar que con los talentos ahí presentes, va a poder volver llevar adelante a su banda… mientras nadie lo descubra. 

Alicia en el País de las Maravillas 

La adaptación de los clásicos de Lewis Caroll (del libro que lleva el nombre de la película y de Alicia a través del espejo) este año festeja su 70 aniversario. Llena de fantasía y humor, es también muy afilada: desde un conejo que, a pesar de tener un reloj gigante a cuestas, siempre siente que llega tarde; una oruga que fuma una shisha para aconsejar a Alicia y una reina malvada que pide a gritos que le corten la cabeza a la protagonista cuando le gana un partido de golf. Todo es un delirio en Alicia: Todos los personajes tienen su propia voz (y sus propios fantasmas) y lo principal en la trama: todo el mundo tiene sus propios consejos para que Alicia pueda salir del país de las maravillas para volver a estar con su familia. 

El Mago de Oz

El clásico infantil de la época dorada del cine: Dorothy es una chica que una tarde es arrastrada por un tornado desde el estado de Kansas hasta una tierra de fantasía. En el camino se hace amiga de un espantapájaros que desea un cerebro, un hombre de hojalata que sueña con tener un corazón y un león que anhela volver a ser valiente. Los tres deciden acompañar a Dorothy, que se entera que la única manera de regresar a Kansas es pidiéndole ayuda al misterioso mago de Oz, quien vive en la Ciudad Esmeralda, y que para ir allí tiene que seguir el camino de baldosas amarillas. Entre eso y su perro Totó y sus zapato rojos, así como la canción ‘Somewhere over the rainbow’ esta película está llena de momentos icónicos que no van a pasar nunca de moda.