Macri y el material bélico durante el golpe de Estado en Bolivia

Lunes 12 de julio del 2021

Columna “No está bien, está mal” de Nicolás Dulcich, para #NoNosQuedaOtra por #la990. Se confirma el envío de material bélico desde el gobierno de Cambiemos a Bolivia, durante el golpe de Estado que asoló al país hermano; Patricia Bullrich implicada; el grupo Alacrán y la investigación en marcha.

Escuchá la columna completa:

Mauricio Macri y la ex ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

La voz detrás del audio que acabamos de escuchar es la de Álvaro García Linera, ex vicepresidente de la República Plurinacional de Bolivia que sufrió el Golpe de Estado de 2019 y debió exiliarse primero a México y, tiempo después, a nuestro país. Sus declaraciones surgen a partir de la noticia del envío de armas a Bolivia, durante el golpe de Estado, por parte de la República Argentina durante el gobierno de Mauricio Macri.

La actual Ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, le ordenó a los jefes de las cuatro Fuerzas Federales de Seguridad que inicien las investigaciones pertinentes para confirmar o no, en un plazo máximo de 72 horas, las posibles responsabilidades ante los hechos denunciados por las autoridades bolivianas. Entre las cuales estaría lógicamente implicada Patricia Bullrich. El informe detalla que el 11 de noviembre de 2019 la Dirección de Logística de la Gendarmería Nacional solicitó que se autorice el uso del material y equipamiento por parte del escuadrón “ALACRAN” en la República de Bolivia (sic) “Dentro del marco de la seguridad y protección del embajador Argentino, su residencia, las instalaciones Diplomáticas y su personal”. Ese mismo día se autorizó, por 90 días corridos, el envío de:

  • 10 pistolas semiautomáticas
  • 2 escopetas de repetición
  • 5 carabinas automáticas
  • 2 ametralladoras
  • 2 fusiles de repetición
  • 12 chalecos antibalas
  • 12 cascos balísticos
  • 2 escudos balísticos
  • 2 visores nocturnos
  • 820 municiones de distintos calibres, de las cuales 3600 eran calibre 12-70 (escopetas)
  • Y habilitó el traslado de once miembros de la GNA.

Como si esto no fuera suficiente, el 12 de noviembre de 2019, se solicitó y autorizó ampliar a 70.000 cartuchos anti-tumultos marca Fabricaciones Militares y 100 spray de gas pimienta. Además de 661 granadas de mano de gas hostigamiento.

En ese contexto, la policía boliviana autorizó “la internación y porte temporal en el Estado Plurinacional de Bolivia, de armas de fuego, su munición y materiales relacionados, al escuadrón “ALACRÁN” de la Gendarmería Nacional Argentina, para brindar seguridad en las instalaciones de la Embajada argentina y residencias oficiales”. Dato: el embajador argentino era entonces Normando Alvarez García, actual funcionario del gobernador de Jujuy, Gerardo Morales.

En ese informe se afirma que “el mencionado material y de equipamiento será transportado en fechas 12 al 14 de noviembre (…) en un avión Hércules perteneciente a la Fuerza Aérea Argentina».

Ahora bien, el 15 de julio de 2020, el Servicio Administrativo-Financiero de GNA redactó un informe de rendición de cuentas en el cual surgen inconsistencias: “se emplearon 70.000 cartuchos antidisturbios. Pero sucede que el escuadrón ALACRÁN no está entrenado para operativos antidisturbios. De hecho, según la propia fuerza, sólo emplean armamento letal. Por ende, surge la pregunta ¿Para qué los cartuchos antidisturbios?.

La inconsistencia entre lo autorizado por la Agencia Nacional de Materiales Controlados y lo autorizado y registrado por la policía boliviana muestra diferencias sugestivas en lo que refiere al armamento declarado ante las autoridades bolivianas (granadas no informadas) y las cantidades de municiones registradas (1.350 municiones anti-tumultos registradas por la policía boliviana y más de 70.000 utilizadas por la Agrupación ALACRÁN de la GNA).