“El lema de los formadores de precios fue: remarco porque puedo”

Jueves 15 de julio del 2021

Valentina Castro, socióloga y economista del CEPA, en diálogo con el equipo de #NoNosQuedaOtra por #la990. La pérdida del salario real en los últimos cuatro años, el impacto de la pandemia y la situación actual. Además, las dinámicas de formación de los precios y los intentos del gobierno de recuperar el salario de los trabajadores.

Escuchá la entrevista completa:

«Hay una dispersión muy grande entre lo que son los costos de producción, es decir en la cadena de producción cuánto cuesta elaborar el producto, y en precio de la góndola que encontramos en el supermercado», Valentina Castro.

¿Se puede recuperar el salario?

“No es una utopía. Hay un componente importante que es remitirnos a lo que viene siendo la historia reciente en materia salarial. Existen consensos acerca de que la economía argentina y particularmente el mercado de trabajo registraron un profundo retroceso en sus principales variables en lo que fueron los cuatro años de gestión durante el gobierno de Macri. Para que tomemos dimensión, el salario real tuvo una pérdida de 20 puntos. Lo que sucedió es que cuando asume Alberto, en diciembre de 2019, saca este decreto que ayudó a recuperar 7 puntos del salario y luego tuvimos la irrupción de la pandemia que agravó la situación. ¿Cuál es la situación actual en medio de la segunda ola y, en esta necesidad de recuperar el salario? Hay un mensaje muy fuerte del gobierno que es la necesidad concreta de que los salarios le ganen realmente a la inflación. Si nos preguntamos qué pasó con los salarios en este contexto, lo que uno puede ver es que corrieron de atrás de la inflación, se observa que el salario privado registrado se mueve a valores similares de la inflación, pero evidenciando una demora de un mes atrás. Esto es evidente. Por ejemplo, en noviembre la inflación fue del 3,2% y el salario recién en diciembre llegó al 3,3%. Lo mismo pasó en enero y en los próximos meses”.

«Estamos en un mercado oligopolizado. Son 20 empresas las que controlan el 80% de los precios de los productos del supermercado»

“Hay dos componentes que hay que tener en cuenta cuando hablamos de la recuperación del salario: no solo depende de la evolución del salario nominal, por ejemplo, la reapertura de las paritarias. Hay otro componente que hay que seguir de cerca que es la disputa de los precios, concretamente, la inflación. Venimos de una dinámica inflacionaria del primer semestre con una inflación elevada. Si uno se pregunta los motivos de estos aumentos desmedidos, la realidad es que no hay una justificación concreta. Uno no puede decir que esto se justifica por los costos de producción, o por las dinámicas y logísticas de transporte y distribución, porque la realidad es que no es así. Hay una dispersión muy grande entre lo que son los costos de producción, es decir en la cadena de producción cuánto cuesta elaborar el producto, y en precio de la góndola que encontramos en el supermercado. ¿Cuál fue el lema de los formadores de precio? Fue el “remarco porque puedo”, porque tengo el poder de fuego de decidir cuánto le va a costar a todas las argentinas y argentinos los alimentos cuando van al supermercado. Estamos en un mercado sumamente oligopolizado. Son 20 empresas las que controlan el 80% de los precios de los productos del supermercado. 20 tipos deciden los precios. Es un factor que es muy importante indagar y/o sancionar, el de la concentración. Creo que es un factor en el que el Estado tiene que intervenir y tiene que regular. Hay que poder intervenir ese poder factico que han construido estos formadores de precios que nos impactan a todos nosotros”.

“Siempre hay una especulación que tiene que ver con incrementar sus tasas de rentabilidad cuando ni si quiera perdieron durante la pandemia, o en los momentos más crudos del 2020 donde impactó a los trabajadores y trabajadoras. No están siendo efectivos los programas de controles de precios, siempre falta un poco para el peso para que se cumpla y uno lo pueda encontrar en todos los supermercados a los que va. Lo que sí hay que hacer, y es nuestra gran propuesta, es retomar la agenda que, quizás, la pandemia interrumpió, que es la necesidad de indagar sobre lo que es la cadena de producción y comercialización; es decir, volver hacia atrás de lo que sucede cuando el producto llega a la góndola y preguntarse ¿Quién se está quedando con esa rentabilidad? ¿son los grandes productores, son los pequeños productores que, gracias a la ley de góndolas hace llegar su producto al supermercado?, hay que rediscutir los costos de la cadena de producción y comercialización porque vuelvo a insistir, cuando uno indaga un poco los costos mayoristas de los insumos difundidos, puede ver que hay una dispersión muy grande: termina saliendo mucho más caro el producto en la góndola y no se explica en los costos de producción”.