La salud que queremos construir

Domingo 25 de julio del 2021

“El acceso a la salud es un derecho universal”, afirma el primer párrafo del informe que lanzó la Fundación Soberanía Sanitaria para abrir la discusión acerca de nuevos acuerdos que abran las puertas a una salud más justa e inclusiva. Los 10 puntos que conforman el texto plantean la necesidad de reformar el sistema de salud para volverlo más federal e integrado tanto estadística como tecnológicamente, entendiendo que la solidaridad entre el Estado y las obras sociales (el ámbito privado) es fundamental para lograr una real eficacia del sistema.

  1. El acceso a la salud incluye las acciones relacionadas con atención, promoción, prevención y cuidado y es un derecho universal. Por lo tanto, resulta una responsabilidad indelegable del Estado garantizar su ejercicio sin diferencias entre una persona y otra sin importar el nivel de ingresos, el tipo de cobertura o el lugar de residencia.
  2. La integración del sistema de salud argentino es necesaria porque uno de sus principales problemas es la fragmentación, que produce y reproduce la desigualdad en el acceso.
  1. Toda acción dirigida a la integración del sistema de salud deberá mejorar el acceso del pueblo en general o de una parte de la población especialmente vulnerada y no podrá ir en perjuicio del acceso a la salud de ninguna persona que habite el suelo argentino.
  1. El sistema de salud argentino es único y singular en sus características. Su composición, su evolución histórica y la totalidad de quienes participan de él deben ser tenidas en cuenta al proponer su integración. Se debe evitar imitar ejemplos extranjeros o aplicar modelos prediseñados para que las políticas sean eficaces y gocen de la legitimidad necesaria.
  1. Los cimientos del sistema nacional integrado de salud argentino (SNISA) son el Estado y las obras sociales, que en conjunto constituyen el sistema solidario de salud. Lo que lo caracteriza es que quien gana más ayuda a quien gana menos, quien está sano ayuda a quien está enfermo y lxs más jóvenes ayudan a lxs más viejos. Las empresas de medicina prepaga también forman parte del sistema.

6. El SNISA necesita un sistema nacional integrado de información en salud que incluya los datos epidemiológicos, de gestión, infraestructura y fuerza laboral de todos los subsectores y todas las jurisdicciones.

  1. El SNISA exige una política nacional respecto a la fuerza laboral en salud. Para mejorar el acceso del Pueblo a la salud deben resolverse los problemas de desigualdad hacia adentro del equipo de salud y de inequidad en la distribución geográfica de profesionales. El reconocimiento como trabajo de las tareas de cuidado forma parte de la política laboral del sistema nacional integrado de salud.
  1. La articulación entre el sistema nacional integrado de salud y el sistema científico tecnológico es fuente de soberanía sanitaria y de desarrollo económico.
  1. Una política integrada de medicamentos y tecnología médica mejorará el acceso del Pueblo a la salud y reducirá los costos para los financiadores.
  1. La integración plena del sistema de salud se logrará con la incorporación de la comunidad organizada en la toma de decisiones sanitarias.

Podés descargar el informe completo haciendo click acá.