«Si Pedro Castillo quiere llevar adelante su programa, va a tener que hacer una reforma constitucional»

Viernes 30 de julio del 2021

Yair Cybel, periodista en el Grito Del Sur e investigador de CELAG, en diálogo con #NoNosQuedaOtra por #la990. Nuevo presidente en Perú: Pedro Castillo finalmente confirmó su victoria, primera vez que un campesino gobernará el país; su consigna sobre la Asamblea Constituyente, el desafío de gobernar con todo el Congreso Opositor y el establishment en contra; y la necesidad de una reforma constitucional para poder avanzar con sus políticas.

Escuchá la entrevista completa:

Alberto Fernández junto al nuevo presidente del Perú, Pedro Castillo.

Época de cambio en Perú

“Novedoso es seguro, porque es la primera vez en la historia del Perú que un campesino va a gobernar el país. Un país que es muy racista y clasista. Hasta 1978 en Perú no votaban los analfabetos, y ahora llega un docente plural, sindicalista, y plebeyo con la consigna de «no más pobres en un país rico», y con una consigna que tiene que ver con la Asamblea Constituyente, en un país que tuvo cuatro presidentes en los últimos cuatro años y cuyos últimos ex presidentes están presos, procesados, exiliados, e incluso, Alan García se suicidó cuando lo vincularon por corrupción. Pedro Castillo tiene un desafío gigante que es que con un Congreso opositor, con todo el establishment económico en contra, y con los principales poderes de Lima en contra, llevar adelante una reforma constitucional. Hoy en día, Perú se rige por la Carta Magna de Alberto Fujimori, aprobada en 1993, que es una Constitución profundamente neoliberal y que ha garantizado 30 años de crecimiento sin redistribución. Es algo muy llamativo en un país donde los principales ganadores, hasta ahora en estos 30 años, han sido los Bancos y las mineras”.

“No tengo dudas de que si Pedro Castillo quiere llevar adelante su programa va a tener que hacer una reforma constitucional»

«Las reglas del juego que imponen la propia Constitución de Fujimori, incluso las que pone en torno a la reforma constitucional, son reglas de juego de amarre; es decir, es muy difícil salir de la estructura institucional que propone la Constitución fujimorista, incluso para gobernar. El Congreso tiene la posibilidad de hacer un “Recurso de Confianza”, es decir que, si se componen mayorías, o sea, dos tercios de la Cámara, en principio, podría ahora negarle la asunción al Gabinete de Pedro Castillo: ¿Cuál es la consecuencia política de ello? Que, si se unen muchas minorías, podrían oponerse al voto de la mayoría popular. La mayoría popular eligió a Pedro Castillo para que designe a un Gabinete, y muchas minorías en general de derecha, podrían condicionar y modificar la composición del Gabinete de Pedro Castillo”.

Las minorías de derecha

«Pedro Castillo nombró a quien va a ser su jefe de Gabinete o el presidente del Consejo de Ministros allá, que es un tipo de izquierda radical y se dio un principio de terremoto político, pero Castillo había logrado articular alianzas legislativas con varios sectores, incluso de centros liberales y de centro moderado como el Partido Morado y acción Popular de centro izquierda; ahora, todas esas alianzas van a ser condicionantes para el gobierno de Castillo, de hecho, ayer el Partido Morado, una de estas bancadas aliadas dijo que no iba a apoyar este Gabinete. La composición parlamentaria es muy compleja porque después de la del Perú Libre, el partido que llevó al profesor, está la bancada fujimorista, la bancada de Renovación Nacional, que es una bancada de ultra derecha ligada al Opus Dei, y la bancada de Alianza País, también muy a la derecha con un componente más liberal en lo económico: o sea, las tres siguientes bancadas son bancadas fuertemente opositoras, y después con las bancadas más pequeñas, Pedro Castillo empezó a tener algún puente de diálogo. Pero la realidad es que la vía congresal, palaciega, va a ser muy difícil para avanzar en un proceso constituyente. De todas maneras, Castillo dijo que va a apelar a esa vía, que va a hacerlo por la vía legislativa, antes que ir a un referéndum nacional, para lo que necesitaría 2 millones y medio de firmas. Apelar al Congreso es una jugada compleja porque es un Congreso muy conservador. Es una situación muy compleja, y ya dio muestras interesantes en su discurso de asunción. Hizo una una reivindicación de los Pueblos Originarios, de Tupac Amaru, habló del sistema racista y clasista que se perpetúa en Perú. Reivindicó a un personaje histórico del Perú que es muy interesante, que es el General Velasco Alvarado. Una especie de Perón peruano, un militar que tuvo críticas de derecha y de izquierda, pero que hizo una Reforma agraria, que democratizó el ingreso, que permitió que los analfabetos votasen. Y Pedro Castillo se inserta en esa tradición política. Él juró por una nueva Constitución. Hay ahí algo muy simbólico, de una nueva era, justamente en el bicentenario peruano. Recordemos que Castillo asumió el 28, en el bicentenario de la independencia de Perú”.

Asunción de Pedro Castillo.

Escenario latinoamericano

“Les recomiendo que investiguen un poco quién es el nuevo Canciller de Perú. Se llama Héctor Béjar un tipo que viene de una experiencia guerrillera, que se formó en Cuba con Fidel Castro y el Che Guevara. Un intelectual, Dr. en Sociología, de formación marxista, de izquierda, pero que reivindica profundamente también a Laclau. Ayer leía una entrevista muy interesante, que reivindica a uno de los teóricos que piensan el «populismo», esta primera etapa de los gobiernos populares en América Latina. Yo lo que creo es que se refrenda que la derecha intentó instalar la idea de fin de ciclo después de la derrota electoral de la derrota electoral de Scioli frente a Macri en las urnas. La verdad que esa idea es una falacia, lo que hay ahora es un continente en disputa y está corriendo los márgenes nuevamente hacia la izquierda, hacia procesos populares, hacia el proceso de irrupción de nuevas demandas. Creo que hubo un reino corto de la derecha, si nos ponemos a pensar en el surguimiento del Grupo de Lima, donde Macri estaba al frente en Argentina, Áñez estaba en Bolivia, en Chile Piñeira tenía una estabilidad y en Perú estaba la derecha liberal; hoy el escenario es otro. Este fin de año vota Chile, si bien ganó la opción más moderada en las primarias, la Constituyente está compuesta mayoritariamente por representantes independientes, de izquierda, y de Pueblos Originarios. Otro dato muy interesante es que el año que viene vota otra de las joyas de la corona del neoliberalismo en América Latina que es Colombia. Todas las encuestas lo dan como principal candidato a Gustavo Petro, de Colombia Humana, un tipo que también viene de una experiencia guerrillera, que si bien está más corrido hacia la centro izquierda, para lo que es el escenario político colombiano representaría realmente una ruptura con años y años de violencia, de militarismo, y de una economía muy excluyente en la cuarta economía más grande de la región».

«Castillo mueve el escenario hacia la izquierda y avanza con una postura regional»

«Pedro Castillo muestra que hay una nueva etapa de gobiernos populares en la región y puede marcar un norte, creo que frente a procesos populares más dialogantes como el de Alberto Fernández o el de AMLO, Pedro Castillo mueve el escenario nuevamente hacia la izquierda y permite avanzar en nuevas discusiones que tienen que tener una postura regional. Hay que ver si la mesa directiva del Congreso aprueba este Gabinete, creo que lo va a hacer porque su estrategia es más de desgaste que frenarlo de primera; luego Pedro Castillo habló que en los primeros cien días de su gobierno va a impulsar la constituyente, y un dato más es que el año que viene va a haber elecciones municipales y departamentales, lo que también va a configurar la correlación de fuerzas en un país mucho más federal que el nuestro, en donde las regiones son muy importantes y tienen mucho peso político”.