Luis Scola: el fin de la era dorada

Martes 3 de agosto del 2021

Escribe: Tomás Matamoros

Esta mañana luego del partido disputado por la selección Argentina de Basquetbol frente a su par australiano por los cuartos de final de los Juegos Olímpicos de Tokio se despidió definitivamente de la actividad uno de los máximos referentes del seleccionado nacional: Luis Scola.

La gran generación dorada Argentina.

Tras veintidós años vistiendo la celeste y blanca, y con más de 16 medallas ganadas en distintos torneos (oro 5, plata 6, bronce 5), se retiró profesionalmente el último baluarte de la generación dorada. Aquella generación que supo conquistar el oro en Atenas 2004 con un juego brillante y con jugadores de mucho calibre. Hoy después de haber conquistado la mirada de cientos de deportistas, y quizá no de la mejor manera por haber quedado fuera de los Juegos, Scola dijo adiós al deporte y dejó lugar a una nueva camada de jugadores que se llevan el mejor legado.

Hoy el resultado no importó, el juego quedó de lado cuando el técnico de la selección Sergio Hernández, decidió sustituir a Scola faltando 53 segundos para la finalización del partido. En ese momento el estadio se colmó de aplausos y no solo de parte de sus compañeros. Los rivales, periodistas, la organización y hasta los deportistas de otras delegaciones que estaban en las tribunas, le rindieron ese homenaje a la leyenda. Cabe destacar que en la cancha, por cuestiones sanitarias, no pueden ingresar personas ajenas a la burbuja olímpica.

Emoción en Tokio tras la despedida del capitán.

En ese momento el capitán argentino, a quien nunca se lo vio emocionado, ni siquiera cuando obtenía resultados gloriosos en su carrera, se tapó la cara con su camiseta e intentó ocultar sus lágrimas. Una vez finalizado el encuentro que terminó con la ilusión de la selección, el periodismo se abalanzó sobre Luis que agradeció por el apoyo durante todos estos años.

«Le agradezco a la camiseta, lo disfruté mucho y me voy en paz. A la Selección le di mi mayor compromiso, mi máximo esfuerzo y los mejores años de mi carrera, me voy en paz conmigo», le afirmó Scola a la prensa. Ahora bien, se vienen tiempos de cambio en el seleccionado. Ya no quedan jugadores de renombre, pero si jóvenes que tienen dentro el espíritu impuesto por la generación dorada. El trabajo, compromiso y el amor a la camiseta.

Sergio Hernández y Luis Scola, los últimos íconos del basket nacional.

A estos cambios se le suma la posibilidad del alejamiento de Sergio Hernández, que también se mostró emocionado al finalizar el encuentro y llenó de elogios al capitán. «Mi relación con Luis Scola empezó conmigo como maestro y él como alumno y termina al revés. Yo con él aprendí que ganar no es lo más importante: lo más importante es honrar cada segundo lo que hacés en la vida, hagas lo que hagas». Además afirmó que Luis Scola fue el mejor y el más increíble jugador que haya nacido en la Argentina. «Sólo se me ocurre decirle gracias”.