«Estamos en la etapa histórica en donde más porción del salario se lleva el alquiler»

Miércoles 4 de agosto del 2021

Gervasio Muñoz, presidente de la Federación de Inquilinos Nacional, y referente de Inquilinos Agrupados, en #NoNosQuedaOtra por #la990. A un año de la ley de Alquileres, criticas de Vidal en campaña contra la ley, la disputa de intereses entre la oposición y el oficialismo; y cómo desdolarizar el mercado.

Escuchá la entrevista completa:

Gervasio Muñoz, presidente de la Federación de Inquilinos Nacional, y referente de Inquilinos Agrupados.

La ley que, sin cumplirse aún, Vidal quiere derogar

“La Ley de Alquileres es a nivel nacional. Creo que cuando Vidal, Milei, y Expert plantean que a la ley hay que derogarla, efectivamente no es mala para todos sino para el sector que ellos representan, el sector del mercado inmobiliario, que ha presentado cuatro proyectos en el Congreso para derogarla. Cuando uno lee los artículos y los fundamentos de los cuatro proyectos que presentaron son todos para flexibilizar el acceso a la vivienda de alquiler, por ejemplo: que te puedan actualizar el precio del alquiler todos los meses, que los contratos sean cortos, que se favorezca la viabilidad de un desalojo… Por lo tanto, en ese sentido, creo que, más allá de que ninguna ley pueda afectar a todas las partes, afecta a intereses muy concretos, creo que está bueno seguir insistiendo en esto, hay un sector en Argentina, que es la derecha con sus intereses muy claros, incluido el sector inmobiliario, y por otro lado, el sector del oficialismo que tambalea en la posibilidad de dejar claros cuáles son sus intereses y sus discursos. La Ley de Alquileres es una disputa que se da entre la derecha, el mercado inmobiliario y las organizaciones de inquilinos, y en el oficialismo no hay nadie que defienda la Ley de Alquileres, por lo menos en contraposición Al proyecto de Cambiemos, o de ahora, JUNTOS”.

«el gran obstáculo que tenemos es que sectores muy importantes de las dirigencias se dedican al negocio del mercado inmobiliario»

“El Estado tiene política habitacional como forma de reactivar el empleo, pero el discurso de la vivienda, en realidad, lo que lleva de fondo es la necesidad de generar laburo, política de vivienda integral no hay: de suelo, de metro cuadrado, de alquiler, etc. La Ley de Alquileres logró varias cosas, hace poco el gobierno nacional autorizó el aumento de las prepagas, van a aumentar un 36% en seis meses, y el índice del contrato de alquiler está 44% anual, casi la mitad del aumento de las prepagas. La inflación fue del 50.2% el interanual, los alquileres están en 44%, aumentaron por debajo de la inflación, 7 puntos; la carne en el mismo periodo aumentó un 70%; o sea, los alquileres están 25 puntos por debajo de lo que aumentó la carne. Esta es la primera vez que sucede, pero también es verdad que a la salida del Decreto que congeló el precio de los alquileres en marzo de este año, el mercado le dio un golpe feroz en respuesta al congelamiento y a la votación de la Ley de Alquileres. Lo que nos falta, en principio, es que el gobierno controle el cumplimiento de la Ley, y en segundo término, lo que nos falta es más volumen de organización entre las inquilinas e inquilinos para lograr más regulaciones, como, por ejemplo, regular el precio de los alquileres».

«Lo más importante que logró la Ley de Alquileres es poner en discusión otra forma de acceder a la vivienda en Argentina que no es la construcción; por supuesto que es completamente marginal, y si todos soñásemos con la casa propia, habrá generaciones de inquilinos eternos, cada vez hay menos propietarios con más propiedades y el Estado, como le sucede con otras cosas, va detrás de la urgencia mientras se acrecienta la desigualdad. Lo que nosotros planteamos con la Ley de Alquileres y con el acceso a la vivienda, es que no queremos esa lógica, queremos la lógica de un Estado interviniendo un mercado, regulando un mercado que deje de producir crisis habitacional, y que por supuesto, construya viviendas, construya viviendas públicas en alquiler, compre viviendas para competir con el mercado, pero que tengamos un mercado regulado. No puede ser que en Argentina tengamos dolarizado el suelo y la vivienda todavía, y sin regular el metro cuadrado”.

Contratos registrados y cuánto se lleva el alquiler de nuestro salario

“Hoy, a más de un año de la ley y habiendo algo así como tres millones de viviendas de alquileres en Argentina, solo se registraron 250 mil contratos, o sea que la evasión es absoluta. El Estado no tiene información acerca de quién alquila, en qué condiciones y demás. Con respecto a salarios, hoy un salario se destina al pago de un alquiler. El salario promedio en Argentina es de 39 mil pesos por personas, teniendo en cuenta que hay gente que no ganan nada y hay gente que gana mucho, pero ese es el promedio de los ingresos. Estamos en la etapa histórica en donde más porción del salario se lleva el alquiler. Creo que la salida es política y creo que hay que seguir organizando a los inquilinos y a las inquilinas, hay que seguir proponiendo un horizonte donde quede claro que se puede acceder a una vivienda de otra forma, y que se puede vivir de otra forma que sea justa y digna; que esa tarea es nuestra, de las organizaciones y de la militancia. Hace falta una discusión, que depende de las dirigencias políticas y sindicales sobre el acceso a la vivienda en Argentina. La discusión es cómo resolvemos el problema de la vivienda en Argentina, pero el gran obstáculo que tenemos es que sectores muy importantes de las dirigencias se dedican al negocio del mercado inmobiliario. No toda la dirigencia política se dedica a exportar soja, pero en el negocio inmobiliario están casi todos. El sueño de la casa propia es “vamos a hacer de cuenta que estamos resolviendo el problema de la vivienda sin meternos con ningún interés