«Buscamos una tecnología que se pueda hablar en bonaerense»

Lunes 9 de agosto del 2021

Federico Aguero, subsecretario de Ciencia, Tecnología e Innovación de la provincia de Buenos Aires, en #NoNosQuedaOtra por #la990. La Nanotecnología y sus múltiples usos; las nuevas tecnologías y su impulso en la provincia de Buenos Aires; proyectos, cooperativas, y el rol de las empresas privadas.

Escuchá la entrevista completa:

Federico Aguero, subsecretario de Ciencia, Tecnología e Innovación de la provincia de Buenos Aires.

La Nanotecnología: construir una identidad bonaerense

“A través del Observatorio regional bonaerense de innovación tecnológica lo que estamos propiciando son distintos documentos de trabajo que busquen explicar, no solamente la Nanotecnología, sino el resto de las tecnologías que se podrían llamar «de punta» sobre las cuales la provincia de Buenos Aires tiene capacidades, pero no son conocidas para el público en general o para el sector productivo. En el caso de la Nanotecnología, implica poder trabajar la materia a nivel atómico, desde construir componentes químicos nuevos o construir pequeñas máquinas. Lo mejor para graficarlo son los barbijos del Conicet: estos barbijos tienen una tela de algodón común y corriente que se trata con una solución que tienen unos elementos plásticos que pegan a la superficie de la tela pequeñas partículas de plata y de cobre, que lo que hacen estas partículas con virus o bacterias es matarlas. La Nanotecnología te permite generar nuevos insumos y nuevos productos mejorándoles las capacidades que ya tiene, agregándole una capa muy delgada, a nivel atómico, de algún otro producto o sustancia que le da nuevas propiedades”.

“Queremos poder construir una cultura científica y también una identidad bonaerense vinculada a la tecnología»

«A todo esto, aporta el observatorio, que tiene un área que se dedica a datos e indicadores que lo que buscan es, justamente, empezar a relevar información. La provincia de Buenos Aires tiene tres capacidades científicas y tecnológicas principales que son: la Comisión de Investigaciones Científicas, las chacras experimentales de Desarrollo Agrario, y el Instituto Biológico que se dedica a la producción de medicamentos localmente. Con esas tres capacidades estamos avanzando en distintos proyectos con baterías de litio vinculados a Y-TEC, que es la empresa de tecnología de YPF y Conicet, y a mejorar la capacidad de la producción de medicamentos con el Instituto Biológico. Nuestros objetivos es, a través del Observatorio y la Subsecretaría, generar una tecnología que pueda hablar en bonaerense. Que se pueda entender, porque es la única manera que tenemos de que el sector productivo la pueda incorporar dentro de sus procesos. El tema de los barbijos me parece interesante porque es un cruce entre industrias tradicionales y tecnologías de punta: conseguís que una empresa que venía fabricando toallas y sabanas consiga tener un producto innovador que les permitió facturar”.

Empresas pymes y multinacionales

“Nuestro foco está en las pymes y las cooperativas. Por lo general las multinacionales tienen una carga tecnológica muy grande, pero por lo general esas tecnologías ya vienen definidas por las casas matrices de las empresas y son paquetes cerrados. Nosotros lo que buscamos es, justamente, abrir los paquetes tecnológicos de la mano del gestor productivo local que, por lo general, está caracterizado por las pymes y por las cooperativas, lo que no quita que no haya alguna empresa grande nacional que también quiera innovar, pero por lo general esas empresas suelen tener sus propios departamentos de Investigación y Desarrollo. El mejor contacto es a través de la página web”.

Las universidades públicas y el sistema científico

“Están muy vinculados entre sí, de hecho, la Institución de Investigaciones Científicas de la Provincia tiene muchos centros que son de doble dependencia, de simple dependencia, con Conicet, con las universidades, y hay un entramado institucional que está muy diversificado en cuanto a capacidades; territorialmente está un poco concentrado en cuatro lugares que son Mar Del Plata, La Plata, Tandil y Bahía Blanca, y están empezando a haber un montón de actividades y de proyectos vinculados al territorio. Esto tiene que ver con poder conectarse con las pymes y las cooperativas. Ahí estuvimos financiando un proyecto de nanopartículas magnéticas para poder acelerar el proceso por PCR. Esto nos permitió bajar los testeos de PCR a tardar 40 minutos. Empiezan a haber un montón de aplicaciones de la Nanotecnología vinculados a la salud y a la producción que nosotros queremos estimular de la mano de las pymes y cooperativas”.

“Uno de los desafíos que tenemos es poder traducir en términos de necesidades, posibilidades y capacidades bonaerenses, todo este discurso tecnológico que viene, muchas veces, dictado desde los países centrales, y como un paquete cerrado, porque es la forma que tienen de promocionar sus ventas de tecnología y de capital con tecnología incorporada. La Ciencia con Vidal fue un poco igual que en casi todas las políticas públicas: era una forma de actuar de ellos, políticas de cartón pintado. Habían creado un área de Ciencia y Tecnología, pero cuando ves cómo fue la evolución presupuestaria, cayó a niveles marginales. Todo lo que había eran anuncios de convenios, pero después no había contenido. Nuestra forma de actuar es al revés, empezar a tener resultados y sobre esos resultados concretos comunicarlos y habilitarlos en soluciones para el sector productivo. Con Vidal no había política productiva ni científica. El desafío que tenemos es dejar de pensarlos como áreas separadas sino como parte de un mismo sistema que se puede potenciar, en ambas direcciones, para conseguir mejoras en el sistema productivo y que termina repercutiendo en mejoras sociales, en trabajo de calidad y en más producción bonaerense”.