Elecciones primarias: entre dos coaliciones mayoritarias y la disputa por el tercer lugar

Miércoles 8 de septiembre del 2021

Escribe: Álvaro Fernández Castex (*)

El domingo 12 de septiembre volvemos a las urnas para seleccionar las candidaturas que competirán en las elecciones generales. Una elección en la que se ponen en juego la renovación de 127 escaños de la Cámara de Diputados de la Nación. Los distritos que tienen mayor peso a la hora de definir la contienda electoral son Buenos Aires que renueva 35 bancas, CABA 13, Córdoba y Santa Fe 9 y Mendoza y Entre Ríos 5 escaños. Además, Catamarca, Córdoba, Corrientes, Chubut, Tucumán, La Pampa, Mendoza y Santa Fe deberán seleccionar sus candidatos para elegir a 24 senadores en las generales.

A nivel provincial, el escenario electoral es más heterogéneo. En 12 provincias no se establece la renovación parcial del poder legislativo cada dos años. En otras 4 – Salta, Jujuy, Corrientes y Misiones- ya se celebraron los comicios provinciales a raíz de que los gobernadores decidieron desdoblar el calendario electoral. Por eso, el próximo domingo, sólo CABA, Buenos Aires, Chaco, Mendoza, Catamarca y La Rioja realizarán elecciones simultáneas para elegir precandidatos a cargos provinciales.

Las elecciones del domingo tienen como principal objetivo definir las candidaturas y las listas definitivas para las elecciones generales del 14 de noviembre. Las Elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) rigen desde el año 2009 a nivel nacional y establecen que una agrupación o alianza política debe superar el 1,5% de los votos para llegar a las generales. Al establecer un umbral y una instancia de competencia interna, las PASO buscan estructurar la oferta definitiva con partidos políticos electoralmente competitivos y representativos.

En el escenario electoral dos grandes coaliciones tienen los papeles protagónicos. Por un lado, el Frente de Todos (FdT) afronta las PASO sin un gran porcentaje de competencia interna. Solo presenta más de una lista en 8 de los 24 distritos electorales. El oficialismo busca consolidar su mayoría en la Cámara de Senadores y conseguir el quórum propio en diputados frente a los dos años que restan de mandato. Algo difícil de lograr ya que supone una performance electoral igual o superior a la de 2019.

En Juntos por el Cambio (JxC) la oferta electoral se presenta más diversificada ya que va a internas en 17 de las 24 provincias. La oposición sale a la cancha para medir el peso que tiene cada socio de la alianza. La Unión Cívica Radical (UCR) busca recuperar un protagonismo dentro de la coalición que se vio desdibujado durante el gobierno de Cambiemos y presenta listas en casi todos los distritos. El partido centenario pone grandes expectativas en una de las internas más competitivas: la provincia de Buenos Aires entre Diego Santilli (PRO) y Facundo Manes (UCR). Sin dudas, el resultado de PBA no solo definirá la lista final para las elecciones generales de noviembre sino también el rol que comienza a jugar la UCR de cara a las elecciones presidenciales de 2023. Por otro lado, el PRO enfrenta un fuerte recambio de liderazgos internos. En algunos distritos, las PASO le servirán para medir fuerzas entre el ala “dura” y el ala más dialoguista. Además, los resultados que obtengan en estas elecciones serán clave para el proyecto presidencial del actual Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta.

Por su lado, el Frente de Izquierda Unidad -una coalición que busca afianzarse como tercera fuerza nacional- irá a internas en todos los distritos que presentan listas. La lista “1A Unidad de la Izquierda” en representación del sector liderado por Nicolás del Caño y Myriam Bregman y la lista del MST “(R)evolucionemos la Izquierda” encabezada por Celeste Fierro, Alejandro Bodart y Vilma Ripoll. Además, otra que apunta al tercer lugar pero que se presenta sin competencia interna es “Vamos con Vos” que lleva como precandidato a diputado nacional al ex ministro de transporte de la nación, Florencio Randazzo.

Sin dudas, uno de los puntos claves de esta elección es la disputa por el voto jóven. Luego de que el Frente para la Victoria haya sido una de las fuerzas políticas más votadas por los y las jóvenes, hoy el FdT tendría como desafío recuperar la confianza de ese segmento del electorado. Por su lado, JxC siempre tuvo más representación en los rangos etarios de mayor edad. Algunas encuestas arrojan que en el segmento de 16 a 30 años se encuentran los mayores niveles de indecisión electoral, desconfianza hacia la dirigencia política y desánimo respecto del futuro del país. Este escenario abre las puertas para el surgimiento de nuevas expresiones políticas como la encabezada por José Luis Espert y Javier Milei. En estas elecciones, “Avanza Libertad” busca conquistar al electorado más joven con el objetivo de consolidarse -y con grandes chances de lograrlo- como la tercera fuerza política de cara al 2023.

Otro de los grandes debates que se pone sobre la mesa en estas elecciones es el lugar que ocupan las mujeres en la política. Luego de la sanción de la Ley 27.412 que establece la paridad de género en ámbitos de representación política se ha avanzado en la conformación de listas compuestas de manera paritaria y alternada entre mujeres y varones. Sin embargo, el acceso efectivo a los cargos sigue siendo materia de discusión. Para la elección de diputados del total de listas a nivel nacional solo un 33,28% se encuentran encabezadas por mujeres y un escaso 23,70% en la categoría de senadores. Por eso, la paridad horizontal -igual cantidad de mujeres y varones en el primer lugar de las listas- es uno de los pasos a futuro para garantizar una efectiva participación y representación de las mujeres en los ámbitos de decisión política.

El próximo domingo más de 34 millones de argentinas y argentinos estamos habilitados para votar. Entre protocolos, barbijos y alcohol en gel, la participación electoral será otra de las protagonistas. En algunas provincias que ya celebraron sus elecciones locales se registró una caída en los niveles de asistencia. Sin embargo, cabe recordar que en las PASO la participación suele ser menor a las elecciones generales. En 2017 se registró una participación del 72,82% del electorado y en las generales un 76,06%. En 2019 un 75,16% asistió a las PASO y un 79,75% a las generales. Ir a votar es la herramienta que tenemos para seguir construyendo una democracia más sólida y representativa.

(*) Politólogo. Maestrando en Gobierno (UBA)