Sindicato mundial de futbolistas

Sábado 11 de septiembre del 2021

Escribe: Agustín Ortíz

Durante sus últimos años como futbolista en actividad, Maradona fundó el sindicato mundial de futbolistas, conocido como Asociación Internacional de Futbolistas Profesionales, con el objetivo de contrapesar el poder monopólico de la FIFA y a las figuras de Havelange y Blatter.

La AIFP basaba sus principios en la defensa a rajatabla del jugador de fútbol como trabajador y como sujeto político con voz y voto, capaz de plantarse a la corporación del fútbol cuando fuera necesario. Entre sus adherentes se encontraban el búlgaro Stoichkov, Ciro Ferrara, Michael Laudrup, Carlos Valderrama, Bebeto, entre otras figuras. Para su lanzamiento en Montjuic, Barcelona, además asistieron Di Stéfano, Cruyff y Sócrates.

Allí, en esa presentación, Maradona expresó: «Blatter es un tipo a sueldo y Havelange, que practicó siempre el waterpolo, deciden por mí, algo que no puede continuar así. A Havelange y a Blatter sólo les diría que desde este sindicato vamos a defender a los jugadores contra quien sea“.

Lamentablemente, el poder del negocio del fútbol se encargó de frustar las ambiciones sindicales de Maradona y sus compañeros, aunque no por ello su capacidad de gritarle a la FIFA, como dice Manu Chao, «que ellos son el gran ladrón».

Maradona y Eric Cantona.

La actualidad nos encuentra ante un fútbol sorteando los obstáculos de la pandemia de COVID con las respectivas medidas sanitarias locales que a veces tienden a ser hipócritas y absurdas. Un ejemplo es la suspensión a los 4 minutos de Brasil vs Argentina en San Pablo tras la irrupción de autoridades sanitarias en el campo de juego y la posterior deportación de 4 jugadores argentinos provenientes de Inglaterra. Los futbolistas ingresaron de manera legal y permanecieron tres días sin problema alguno en el país de Bolsonaro, quien se jacta de desafiar toda medida sanitaria causando una de las mayores catástrofes latinoamericanas.

Entre la ausencia física de Diego, lo absurdo del presente y el claroscuro que permite la emergencia de monstruos, reflotar la propuesta maradoniana de la AIFP es una urgencia. ¡Futbolistas del mundo, uníos!