«Los que hace dos años votaron al Frente de Todos, migraron»

Lunes 13 de septiembre del 2021

Aritz Recalde, sociólogo, docente de la Universidad de Lanús, y doctor en Comunicación, en #NoNosQuedaOtra por #la990. Análisis de las PASO, la derecha en las elecciones, y el debate por la agenda del oficialismo.

Escuchá la entrevista completa:

Aritz Recalde, sociólogo, docente de la Universidad de Lanús, y doctor en Comunicación.

Cambio de agenda

“Yo creo que Juntos por el Cambio, en general, de las Paso a las Generales no se desinflan, y en la provincia de Buenos Aires incluso es al revés, que pueden sacar muchos más votos en las generales que en las Paso. Yo imagino que en la Ciudad, Juntos por el Cambio va a sumar, no creo que mucho más de la interna. Y el voto a Milei expresa muchas cosas, problemas no resueltos de la sociedad Argentina. Hace 8 años que Argentina está en una semirecesión, y si uno lo mira en términos generales, hoy Argentina tiene el Producto Bruto Interno del año ’74; en el año ’74 había 800 mil pobres y hoy hay casi 20 millones. Yo creo que Milei, por un lado, puede captar eso, descontento con un problema que no es nuevo. Y después son las formas en las que lo dice. Es un antipolítico profesional”.

“Los 23 puntos de Tolosa Paz parecen el núcleo duro del kirchnerismo. Si uno miraba la elección hace dos años, er el núcleo duro del kirchnerismo, que casi es un tercio de la sociedad, un 10 o 15%; y el resto del peronismo, lo que antes se llamaba «ancha avenida del medio», que era Massa, Randazzo, y todo ese sector que se fue disolviendo. Hoy, Tolosa Paz parece que saca solamente el núcleo duro del kirchnerismo. Y si uno mira a la sociedad argentina, electoralmente para resumirlo hay dos extremos: uno anticristinista y uno antimacrista. En el medio hay un 40% del país. Me parece que el núcleo duro de los dos lados del extremo está, existe. Macri incluso en el 2019 pierde con muchos más votos que en el 2015. Ahora, en la «ancha avenida del medio» me parece que  hay mucho disconforme. De los que hace dos años votaron al Frente de Todos, migraron su voto. Y hay muchas cuestiones para ver. Hoy Argentina es un país que tiene «tres cincuentas: 50% de pobres, 50% de inflación y 50% de trabajo informal, eso como situación social es una bomba. Y le suma a eso una visión de la política de Alberto sumamente porteña, y una dificultad muy seria para hacer un Gabinete con proyección federal. El bunker de ayer lo muestra, Alberto ayer podría haberse sacado cualquier foto, pero se saca una foto con el bunker porteño y bonaerense. Eso encuadra una clara dificultad de un Alberto que no se consolida federalmente, y un Alberto que ve a la provincia de Buenos Aires desde la tercera sección electoral. Hay un proceso de conurbanización del peronismo. Entonces, cuando uno mira el interior de la Provincia, es totalmente amarillo. Insisto, es un peronismo que se porteñiza, y un porteñismo que a su vez se conurbaniza. Los resultados están a la vista”.

«De cara a esta elección creo que el Frente de Todos debe construir una agenda más cercana a los problemas reales del país»

“Hay un tema, hay que leer bien al 2015. Uno puede decir que el kirchnerismo generó 5 millones de puestos de trabajo, sí. Pero también hay que decir que, a partir de la devaluación del 2013, Argentina empezó a tener problemas macroeconómicos muy serios y déficit fiscal y comercial; o sea, importábamos más de lo que exportábamos, y no teníamos plata para mantener al Estado. Ese problema lo agarra Macri, y ese problema hoy de manera parecida lo tenemos. Yo podría decir que la gente recuerda la época del kirchnerismo, pero depende de qué lugar del kirchnerismo: si estás dentro de ese sector empobrecido o del 50% de la economía informal, tenés muchos motivos para querer mejorar, y eso es lo que inteligentemente Macri había recuperado en el proceso anterior. De cara a esta elección creo que el peronismo o el Frente de Todos debería construir una agenda más cercana a los problemas reales del conjunto del país, que siguen siendo el trabajo, la seguridad, el desarrollo, la lucha contra la inflación, en los grandes centros urbanos la lucha contra la violencia. Y correrse un poco por ahí de la agenda progresista que quiso construir Alberto, muy propia de los centros urbanos, o de los núcleos intelectuales universitarios, pero no de la base social del peronismo. Porque insisto, el peronismo venía ganando en el norte argentino, en provincias pobres, y con el conurbano bonaerense, sector social pobre. Entonces un discurso progresista, que no resuelve los problemas de su sector social y que tampoco les habla, tiene un problema”.

“En la discusión del aborto… Argentina no garantiza el derecho a nacer. Es muy difícil discutir el derecho a no nacer cuando de cadoa cuatro nenes en el conurbano, solo uno come todos los días. Y ahí la erra el gobierno, porque si no garantizás el derecho a nacer, que es la agenda de la gran mayoría, discutir el derecho a no nacer es una discusión perdida. A mí modo de ver, el gobierno necesitaría un cambio de Gabinete, ese cambio debería mostrar fortaleza, y no simplemente sumar más miembros del lado de Cristina, porque ese sector ya está representado. Creo que falta más representación de los gobernadores, del grupo del trabajo organizado, e incluso del sector empresario nacional. Un cambio de discurso necesitaría un cambio de Gabinete: “escuché lo que pasó y actúo en consecuencia”; cambio de Gabinete, refundo mi gobierno y construyo una agenda más cercana al electorado tradicional del peronismo que eran los sectores populares y no tanto los núcleos de clase media, media alta de las grandes ciudades, que, por otro lado, tampoco te votan. Ahí está la cuestión paradójica, construir un perfil progresista, cuando ese perfil progresista tampoco te vota: uno lo puede ver en la ciudad de Mendoza, en la ciudad de Rosario, en la ciudad de Buenos Aires”.