Se reglamentó la Ley de Prevención del Suicidio

Domingo 19 de septiembre del 2021

Escribe: Bernardita Castearena

Siete años después de su aprobación en el Congreso y su nula reglamentación efectiva, a través del Decreto 603/2021, el Gobierno puso en marcha la Ley Nacional N° 27.130 de Prevención del Suicidio

La ley tiene como objetivo el tratamiento interdisciplinario e interconstitucional del suicidio, garantizando la atención de profesionales de la psicología, psiquiatría, trabajo social, enfermería, terapia ocupacional y otras disciplinas consideradas por la Ley de Salud Mental.

“Estamos muy contentos de haber cumplido el compromiso de reglamentar esta ley en el Día Mundial y Nacional para la Prevención del Suicidio, con el trabajo de todas las áreas involucradas, con un consenso muy grande y con el compromiso de implementarla”, expresó Carla Vizzotti el día del anuncio, que se hizo junto a miembros de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), UNICEF y la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas (Sedronar). Por su parte, el subsecretario de Gestión de Servicios e Institutos, Alejandro Collia, explicó que “el suicido es una preocupación mundial para la salud pública, y la cifras así lo manifiestan. Sabemos que hay alrededor de 700 mil muertes por suicido en el año. Entre 2010 y 2019 tuvimos en Argentina 31 mil suicidios, por eso es una prioridad para la agenda sanitaria. Después de siete años logramos que la ley pudiera ser reglamentada”.

 

Los principales puntos de la reglamentación

Para trabajar en la prevención, se van a desarrollar programas de capacitación para responsables de ámbitos laborales, educativos, recreativos y contextos de encierro; campañas de concientización sobre factores de riesgo a través de los medios de comunicación; la habilitación de líneas telefónicas de escucha a situaciones críticas, cuyos operadores deben estar capacitados en la atención en crisis y contar con información necesaria sobre red de derivación y contención. Además, se hará hincapié en la capacitación a comunicadores sobre el tratamiento responsable de noticias vinculadas a suicidios y canales de ayuda disponibles.

En lo que tiene que ver con la asistencia, los centros de salud deben ofrecer un equipo interdisciplinario y asegurar el acompañamiento del paciente durante todas las etapas del proceso de tratamiento, rehabilitación y reinserción social, priorizando siempre de niños, niñas y adolescentes, sin ningún tipo de discriminación. En el caso de intentos de suicidio en personas con algún impedimento cognitivo, emocional o social que dificulte su movilidad o acceso a la asistencia, se implementarán acciones de apoyo para supervisar la atención. Por otro lado, las obras sociales y las entidades que brinden atención al personal de las universidades, deben brindar cobertura asistencial a las personas que hayan sido víctimas de intento de suicidio y a sus familias, así como a las familias de víctimas de suicidio

Después de siete años de archivo de una ley que tiene como principal fundamento salvar la vida de los argentinos que ven en el suicidio la única salida, es imposible no preguntarse: ¿Cuántas vidas se podrían haber salvado si se hubiese reglamentado a tiempo?