Justicia de tres

Viernes 24 de septiembre del 2021

Columna «Punto y Coma» de Julián Andreu para #NoNosQuedaOtra por #la990. Tomála vos, dámela a mí, Rosatti nuevo presidente de la Corte Suprema.

Escuchá la columna completa:

Derecha a derecha: Rosatti, Maqueda; Rosenkrantz, Highton de Nolasco.

Punto: Ayer se eligió el nuevo presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Carlos Horacio Rosatti presidirá el máximo tribunal por los próximos tres años.

Coma: Vamos a ver quién es este jurista de 65 años, Rosatti. Político, escritor, profesor universitario, tiene un doctorado en Ciencias Jurídicas y Sociales, y una maestría en Evaluación de Impacto y Gestión Ambiental. Actualmente es presidente de la Asociación Argentina de Derecho Constitucional.

En el 2004, ocupó el Ministerio de Justicia tras el fugaz paso de Gustavo Beliz, desplazado por mostrar la foto del espía Antonio «Jaime» Stiuso en televisión. Estuvo apenas un año en la gestión. Presentó la renuncia aduciendo motivos personales y aclarando que dejaba una tarea hecha en materia penal. Ocupó varios cargos en la Justicia. Primero de Santa fe, donde empezó como fiscal municipal en 1991, fue secretario general de la Gobernación en 1993, constitucional constituyente en 1994, hasta que llegó a ser intendente de la ciudad de Santa Fe en 1995. Ya en 2003 llegó a ser procurador del Tesoro, cargo que encabeza un cuerpo de abogados que se encargan de defender al Estado.

Recopilando datos históricos de la Corte y su número de miembros, podemos arrancar desde la Corte menemista. El fallecido ex presidente llevó el número de cortesanos a 9, logrando una mayoría a la que se la denominó “mayoría automática”; estaba integrada por Julio Nazareno, Adolfo Vázquez, Eduardo Moliné O’Connor, Guillermo López y Antonio Boggiano. Esta composición duró todo el mandato de De la Rúa y el de Duhalde, hasta la llegada de Néstor Kirchner, que, a través de juicio político a algunos miembros y a través de renuncias de otros, logra terminar con esa Corte vergonzosa.

El caso por el cual les inicia el juicio político es una causa que tenía la familia Macri por contrabando, en la cual absuelven a Mauricio Macri cuando venía condenado por las instancias anteriores… Por si nos olvidamos cual había sido el motivo.

Néstor lleva el número a cinco, formando un tribunal de excelencia, aunque en una primera escala eran siete: Lorenzetti, Highton de Nolasco, Zaffaroni, Argibay, Juan Carlos Maqueda, Carlos Fayt, Enrique Petracchi.

Esa conformación se fue desarmando por fallecimientos y jubilaciones, hasta la llegada de Mauricio Macri a la presidencia. En ese momento el máximo tribunal solo tenía tres miembros, había que nombrar a dos nuevos. Llegan en primera instancia por un DNU Carlos Fernando Rosenkrantz y el hoy presidente Horacio Rosatti, que escala posiciones por una negociación del ex presidente con el peronismo, como prenda de cambio al propuesto por el establishment, ya que Rosenkrantz venía impulsado por el poder económico, no pertenecía a la familia judicial, y a Rosatti se lo podría encuadrar dentro de los parámetros que esta corporación acepta.

Horacio Rosatti.

Una vez «regularizada» la situación con los nombramientos, los pliegos de los dos ministros surcaron los carriles normales, parecía que todo transcurría en una total armonía, hasta que se llegó al punto de nombrar al presidente. Hasta ese momento Lorenzetti ocupaba el cargo.

En octubre de 2018, después de una maniobra a la que algunos tildaron de “golpe judicial”, Carlos Rosenkrantz le arrebata la presidencia a Lorenzetti y ya las cosas no fueron nada amistosas, las diferencias se ahondaron, ya esa cofradía de cinco casi no logró formar una mayoría de tres para resolver causas que duermen en los cajones de algunos ministros; sin ir mas lejos el blanqueo del hermano de Macri, causa que le inició Felipe Solá.

Se llega a la reunión para definir la presidencia con una Corte partida en varios pedazos. Lorenzetti intentó vaciar la reunión, no lo logró, solo arrastró a Highton. Luego de algunas duras discusiones, la dupla Rosatti – Maqueda convencen a Rosenkrantz con el ofrecimiento de la vicepresidencia.

Rosatti llega a la presidencia de una Corte sin posibilidad de juntar una mayoría, una mayoría de tres, solo de tres, para manejar la justicia, esa justicia que se supone es para todos y todas.