Angela Merkel deja su cargo tras 15 años en el poder

Domingo 26 de septiembre del 2021

Escribe: Agustín Ortíz

La letra de Presente, una de las canciones más emblemáticas de Vox Dei, asegura <<todo concluye al fin / nada puede escapar / todo tiene un final/ todo termina>>. Pero la ocasión no nos trae acá para hablar del rock nacional de la década del ’70 sino más bien para hablar del fin de una era que marcó un antes y un después en el viejo continente.

La canciller alemana Ángela Merkel abandonará su cargo una vez finalizado su mandato tras quince años ininterrumpidos en el poder. El comienzo del fin se dará en las elecciones federales de este domingo en dónde se eligirá a su sucesor. Para el cargo existen tres principales candidatos: el socialdemócrata Olaf Scholz, el conservador Armin Laschet y la ecologista Annalena Baerbock.

Tantos años han pasado desde noviembre de 2005 en que Ángela Merkel llegó a la jefatura de gobierno, conocida como cancillería federal, es decir, al poder ejecutivo y cumple las funciones similares que cualquier primer ministro de una democracia parlamentaria europea. Cabe aclarar que Alemania posee una forma de gobierno conformada por una república federal, representada por dos cámaras en el parlamento. A su vez, la cámara baja del parlamento, la Bundestag, le otorga al cargo de canciller la investidura y el voto constructivo de censura, esto es, que no puede ser destituido si no está previamente elegido su sucesor.

Angela Merkel.

La particularidad en este caso es que Ángela Merkel ha recibido esa investidura por más de 15 años consecutivos, sumando así cuatro mandatos. Tres años y un mandato más que Evo Morales en Bolivia, a quien la derecha regional y la OEA vivió acusando de perpetuarse en el poder igual que a otros líderes sudamericanos. Incluso, consumado el golpe, la BBC Mundo escribió en noviembre de 2019 con total normalidad: <<Tras «13 años, nueve meses y 18 días», Evo Morales deja la presidencia de Bolivia>>.

Sin ánimos de cuestionar, entonces al marco constitucional alemán, ya que a diferencia de lo que ocurre en Latinoamérica en que la construcción de liderazgos es personalista de acuerdo al régimen presidencial y al voto directo de los ciudadanos, en Alemania esta construcción es compartida con otros miembros del Parlamento. Por ejemplo, Ángela Merkel (CDU) representa a la centro derecha y el vicecanciller es Olaf Scholz (SPD), quien pica en punta para ser su sucesor y que representa a la socialdemocracia. Es imposible entender la política contemporánea alemana sin tener en cuenta el liderazgo construido durante tantos años por Ángela Merkel, trascendental tanto en la política alemana como para la Unión Europea.

Las elecciones federales del domingo

Cómo ya he mencionado, tres son los candidatos que mayor porcentaje de votos se llevarían y son siete las fuerzas que participan. Ninguno de estos partidos obtendría la fuerza necesaria como para deber formar una coalición, entrando en juego tres partidos para ello.

Olaf Scholz.

El candidato que más intención de voto obtendría es Olaf Scholz del SPD, representante de la socialdemocracia y actual vicecanciller. El SPD es un partido histórico y tradicional con origen en el siglo XIX, que gobernó la presidencia durante la República de Weimar (1918-1933) y que obtuvo la cancillería en varias ocasiones después de la Segunda Guerra Mundial.

Otro candidato a suceder en el cargo a Merkel es Armin Laschet, de su mismo partido CDU pero en coalición con CSU (Unión Socialcristiana de Baviera). Obtendría cerca del 20%.

Una fuerza clave es el FPD, los liberales. Es un partido que ha integrado el ejecutivo durante 43 años, si bien nunca ha gobernado fue pieza importante para armar las coaliciones con el SPD y el CDU. Ocuparían el cuarto lugar con una intención cercana al 13%.

La candidata Annalena Baerbock del partido Los Verdes (Die Grünen) ha ido ganando terreno gracias a la conciencia ambiental de la sociedad alemana y el aumento en demandas de esta materia en el último tiempo. La agenda climática está comenzando a definir elecciones y lo ocurrido en las elecciones de Noruega hace unas semanas lo ratifican. Ocuparían la tercera posición con una intención de voto cercana al 16%.

Por otro lado también está Die Linke, «La Izquierda», con posturas claras anticapitalistas y se encuentran más a la izquierda que el SPD que vendría a ubicarse más hacia la centro izquierda, sumarían el 6%. Alternativa para Alemania son los ultraderechistas, ultranacionalistas, xenófobos y anti europeístas. Son un partido fundado en 2013 aunque no tienen mucho peso y son repudiados por el resto de los partidos.

Cambio climático en la agenda verde alemana.

Los asuntos que marcan la agenda y que volcarían la elección hacia otros candidatos que no sean del partido de Merkel es la agenda socioambiental y la economía alemana tras la pandemia. Merkel recibe muchas críticas por la gran utilización del carbón por parte de la sociedad alemana y la exigencias para el cambio en el modo de producción de automóviles, que ha comenzado a girar hacia el uso de bicicletas. De hecho los cuestionamientos dentro de esa agenda giran en torno al atraso alemán en políticas ambientales y cuidado del medio ambiente. Armin Laschet, el candidato del CDU / CSU ha perdido gran cantidad de votos en ese sentido ya que se le achaca la responsabilidad por las trágicas inundaciones en el estado del cual es primer ministro.

La pandemia de COVID-19 también ha golpeado duramente a Alemania. Los debates sobre cómo reactivar la economía que ha golpeado a la clase media alemana también se ponen en agenda, sobre todo lo referido al salario mínimo, los problemas de vivienda y los impuestos, como así también lo referido a la salud. Otra clave para entender el fin de la era Merkel se refiere a las políticas migratorias, de las cuales Merkel ha sabido absorber las críticas de sectores nacionalistas tras abrir las puertas a refugiados de medio oriente.

Merkel.

En ese sentido entonces es el SPD quien en campaña logró acaparar estas demandas en manos del candidato Olaf Scholz y quién tienen más chances de convertirse en canciller por sobre conservadores y verdes.

Existen amplias posibilidades de que el gobierno próximo sea una coalición de tres partidos, SPD, CDU y Verdes. También existen posibilidades que ni el SPD ni CDU superen juntos al 50% como ha ocurrido en las últimas dos elecciones. Por este motivo, la tendencia que parece más fuerte es la de coalición semáforo, SPD (rojo), FPD (amarillo) y Los Verdes, aunque de ello dependerá primero los resultados y luego las negociaciones. También existe la posibilidad de que la salida a Merkel sea completamente por Izquierdas: SPD, Die Linke y Los Verdes.

Lo cierto es que el domingo se cierra una era importantísima en la política europea. Ángela Merkel ha sabido gobernar Alemania durante quince años con pragmatismo y sensatez. Restan solo detalles y que el pueblo decida lo que vendrá.