«No hay que confundir el delito con el miedo al delito»

Miércoles 29 de septiembre del 2021

Esteban Rodríguez Alzueta, docente e investigador de la Universidad Nacional de Quilmes, colaborador del Cohete a la Luna, director del LESyC (Laboratorio de estudios sociales y culturales sobre violencias urbanas) y la revista Cuestiones Criminales, en #NoNosQuedaOtra por #la990. La gestión de Sabina Frederic y la falta de volumen político para respaldar las medidas; Seguridad en las provincias; la discusión compleja que deberá encarar el Ministerio de Seguridad con investigaciones a largo plazo y refuerzos del Presupuesto.

Escuchá la entrevista completa:

Esteban Rodríguez Alzueta, docente e investigador de la Universidad Nacional de Quilmes, colaborador del Cohete a la Luna, director del LESyC (Laboratorio de estudios sociales y culturales sobre violencias urbanas) y la revista Cuestiones Criminales.

Análisis de la gestión de la ex ministra Sabina Frederic

“Era un cambio anunciado, me parece que es una ministra que, más allá de su compromiso público que tuvo desde hace bastante tiempo, lo cierto es que fue una ministra sin espalda política para bancar la parada, a diferencia de otros ministros que han tenido esa cartera o que venían con una trayectoria política, por lo cual me parece que cada resolución o cada política que desarrollaba, el Ministerio necesitaba un acompañamiento político que no siempre estuvo. No me parece que sea un punto flojo de su gestión, me parece que es un punto flojo de todo el gobierno de Alberto Fernández. Recuerdo que cuando asumió Alberto Fernández, una de las consignas que agarraron rápidamente los periódicos fue “este es un gobierno de científicos”, y a mí eso me pareció una frase problemática, que se iba a volver un boomerang. Y está pasando. La ciencia no puede reemplazar a la política. Los científicos, investigadores, sociólogos o antropólogos, hay algo que no pueden suplir, que es algo que tiene la política: el ejercicio de traducción, seguirle el pulso a la calle, la articulación con el territorio, y todo eso que corre por cuenta de la política. La academia no puede reemplazar eso. Y me parece que faltó esa espalda política que le acompañase la gestión”.

«Sabina Frederic fue una ministra sin espalda política», Esteban Rodríguez Alzueta.

“Hay que decir que la Seguridad es un problema de las provincias que lo han delegado en la Nación. Los delitos callejeros y predatorios que tienen un impacto en la integridad física de las personas son materia de la cartera de seguridad de cada provincia con sus policías provinciales o locales. La fuerza de seguridad que gestiona el Ministerio de la Nación está abocada a delitos complejos cuya intervención siempre fue de la mano de una causa judicial, sobre investigaciones que dirige el Ministerio Público que controla a los jueces federales. Lo que sucede también es que los ministros de Seguridad provinciales o gobernadores, no saben o no pueden o no quieren enfrentar esos delitos callejeros, que son materia de la provincia, y, además, tienen un problema, que es la desconfianza de sus vecinos hacia la policía provincial, hacia la bonaerense o hacia la santafecina; entonces, cuando les aprieta el zapato van acorriendo a la Nación a pedir más fuerza de seguridad, pero lo que van a comprar no es patrullamiento sino búsqueda de confianza. Van a buscar esa confianza en las Fuerzas Federales. El problema es que la gente desconfía de la policía de Santa Fe, entonces Perotti lo que necesita es que le pongan de florero un patrullamiento intensivo de gendarmes en el territorio, pero con eso no vas a resolver el delito predatorio y menos el delito complejo. Con eso de alguna manera atiende a la “sensación de seguridad”; le aporta confianza en un contexto electoral”.

“La policía federal, gran parte, fue traspasada a la policía de la Ciudad. hoy en día, la policía federal no tiene comisaría ni tampoco tiene calle»

«La policía federal hoy en día se dedica a la custodia de edificios o funcionarios públicos. Me parece que la gestión de Sabrina lo que proponía era ir hacia un modelo de una suerte de policía federal de investigación abocada a delitos complejos, que merece una discusión pública, pero que encontraba mucha resistencia, no solo en la dirigencia política, sino en los cuadros de la policía federal. Muchos de los agentes de la federal viven en el Conurbano y no quieren irse a vivir a Formosa, Tucumán o La Pampa, que es donde tendrían que realizar sus tareas en el marco de una nueva policía de investigación y de política criminal, compleja. La gendarmería también es un problema, porque es una fuerza que ha ido creciendo hace doce años, que fue metropolizada, que se transformó en los bomberos voluntarios del funcionariado de turno. Hay que decir que la gestión de Frederic llegó sin ningún escándalo político y sin ningún muerto. No hubo represiones violentas a las protestas, que, por cierto, no fueron pocas. Pero lo cierto es que ahí también hay una materia pendiente, la gestión de Frederic empezó a repensar un perfil para la gendarmería que se había ido desdibujando en estos últimos 12 años”.

La inseguridad como carta bajo la manga

“Las discusiones están y son muchas y bien complejas. Lo que la gente tiene que saber es que no hay que confundir el delito con el miedo al delito. Los funcionarios tienen que dar respuesta frente al delito y frente al miedo al delito. Los funcionarios se dieron cuenta que, como muchas veces, no pueden dar una respuesta efectiva frente al delito porque necesita políticas públicas de largo plazo y nunca cuentan con los acuerdos políticos para poder desenvolverlas, aprendieron que, siendo exitosos en la respuesta frente al miedo al delito, esconden el problema del delito debajo de la alfombra. Pensando en las políticas de prevención: en la policía de visibilidad, comunitarias, o proximidad como se le llama. Toda la cultura de la prevención tiende a atajar el problema de la sensación de inseguridad, que es un problema real, no es una mentira. Es un problema que también hay que atajarlo y se lo ataja a través de la prevención. Pero si a vos te ponen tres policías de florero en la esquina de tu casa, y pasa un patrullero cada veinte minutos por el frente de tu casa, no es que vas a disminuir el delito, vos te vas a sentir más seguro. Pero lo único que hiciste es empujar el delito dos cuadras para el otro lado.  Me parece que, de alguna manera, a veces, a través de las políticas de prevención se invita a creer que se ha sido exitoso en el delito, cuando en realidad lo que se ha logrado es que confíes en la policía o que te sientas más seguro, lo cual es importante, pero que es otra cosa. No alcanza para desenvolver o para resolver el problema del delito callejero o predatorio que tanto preocupa a la gente”.

Gendarmería.

El delito complejo: el narcotráfico

“Se necesita otro tipo de fuerza, con otra capacitación y otro presupuesto. Son investigaciones del largo plazo. Y no son investigaciones iniciadas por la policía, son investigaciones que se hacen siempre en el marco de una causa judicial. Lo que la gente tiene que saber que la investigación del delito complejo corre por cuenta de la Justicia y el Ministerio Público. Al funcionario de turno le corresponde capacitar, entrenar, presupuestar a las policías para que tengan la estructura y el presupuesto para encarar este tipo de investigaciones que la Justicia le pueda estar pidiendo, pero la policía no puede hacerlo de oficio, porque es algo de Inteligencia. Como la inseguridad se ha transformado en la vidriera de la política y como muchos funcionarios hicieron política con la desgracia ajena, prometiendo más patrulleros a cambio de votos, invitaron a creer que un Ministerio tiene que resolver los problemas de la Seguridad a la gente. Lo cierto es que uno tiene que entender que la inseguridad es un problema de las provincias, y después del Poder Judicial”.