«Era una causa armada por el macrismo, la DAIA, y las embajadas de Israel y EEUU»

Viernes 8 de octubre del 2021

Jorge Elbaum, integrante de Consejo Directivo de Llamamiento Argentino Judío, periodista, y sociólogo en #NoNosQuedaOtra por #la990. Fallo por inexistencia de delito en la causa del Memorándum con Irán; la persecución política a Cristina Fernández de Kirchner y los presos políticos que aun quedan; la reparación necesaria, y una Justicia que no se rige bajo la Constitución.

Escuchá la entrevista completa:

Jorge Elbaum, integrante de Consejo Directivo de Llamamiento Argentino Judío, periodista, y sociólogo.

Fallo sobre el Memorándum de Irán

“En principio pone las cosas en claras en relación a una causa armada por el macrismo, la DAIA, la embajada de Israel, y Estados Unidos, que tenían desde la presentación de la propia denuncia, en enero del 2015, la clara intención de evitar la continuidad de un proyecto nacional y popular en Argentina, cosa que lograron a fin de ese año, aprovechando entre, otras denuncias, esta presentada por Nisman y otras más, que se fueron cayendo sistemáticamente como se caerán todas las utilizadas por la derecha, para proscribir a Cristina Kirchner por un lado, y ensuciar la imagen pública de un montón de dirigentes a quienes encarcelaron y a quienes terminaron asesinando, como es el caso del ex canciller Héctor Timerman, al impedirle el normal desarrollo de su tratamiento oncológico que estaba desarrollando”.

Hector Timerman junto a Cristina Fernández de Kirchner.

“Una cosa es la causa del atentado, que fue, en realidad juzgada y parcialmente, en marco del encubrimiento desarrollado por el juez de la causa, Galeano, en complicidad con el menemismo, y que impidieron hasta muchos años después que sepamos la verdad. Decidieron un desarrollo ficticio y fraudulento de la investigación que llevó a que la causa quede desestimada en general. Esa causa la tenía el juez Carnicova Corral, que se jubiló, y ahora sigue boyando el Comodoro Py. La realidad es que, pensando desde el corazón de los familiares y víctimas del atentado, uno tiene que seguir exigiendo justicia permanentemente, y en eso tenemos la experiencia maravillosa de las abuelas y madres de Plaza de Mayo que están viendo, 40 años después, como se está juzgando a los genocidas que hicieron desaparecer a sus hijos y nietos. En ese sentido el Llamamiento Argentino Judío tiene que continuar exigiendo y demandando justicia y que los operadores de este poder del Estado y, no operados por la propaganda mediática, por intereses personales, sino que lleve a una investigación que permita otorgarles de alguna manera verdad a las víctimas, y a la sociedad argentina que fue, en todo caso, receptora de esos dos atentados”.

“Uno de los cuatro poderes de la Constitución, el Poder Judicial per se, es uno de los más contaminados y el menos confiable»

«La Justicia atrasa 80 años en nuestro país y lo muestran, cada tanto, los escándalos en la Corte Suprema, que motiva, incluso, a que una jueza esta semana haya renunciado. Necesitamos una Justicia que vele por los intereses de los ciudadanos y no por los intereses corporativos. Y los intereses corporativos que anidan la Justicia son de dos tipos: por un lado, los propios corporativos que remiten a los intereses de los propios operadores de justicia, que no pagan Ganancias, y que parecen que son ciudadanos ajenos y privilegiados al resto de los mortales argentinos, y por otro lado, la dependencia con los organismos de seguridad y de inteligencia, que muchas veces financian por debajo de la mesa a jueces y fiscales. El fallo de ayer fue un tiro para el lado de la justicia. No es habitual que esto suceda, pero también lo que pasa es que ningún operador o juez que está muchos años en la Justicia se va a jugar a darle continuidad a causas organizadas por canallas que lo único que pretendían era arruinar el vínculo entre dirigentes políticos probos y la ciudadanía. Acá lo que se quiso básicamente es destruir a Cristina Fernández de Kirchner, pero en ese viaje se morfaron vidas. Acá lo que yo no puedo olvidar es a los compañeros que estuvieron presos, mientras eran víctimas de esta percusión, a D’ Elía, a Zaninni, y en su cárcel domiciliaria a Hector Timerman, que le arruinaron la vida a él y a su familia. Su tratamiento venía siendo muy exitoso, estando en el aeropuerto cuando estos miserables se lo impidieron. Lo mataron ese día. Su vida a partir de esa situación fue terrible. Yo no lo voy a olvidar y muchos otros no los vamos a olvidar».

Elbaum junto a Timerman.

«Esto supone una necesidad de reparación. Aquellos que estuvieron comprometidos con Bonadío y compañía, en perseguir inocentes, en encarcelar personas, en destruirle la vida a gente que no había cometido ningún crimen, me pregunto, ¿Qué reparación le damos a esa gente? ¿Cómo hace esta sociedad para pagar tanta falacia y persecución? Es un tema moral que tenemos que responder como sociedad; por un lado, cómo reparamos tanto dolor y cómo llevamos a la Justicia a estos miserable y canallas que utilizaron la persecución de gente para enriquecerse, fugar capitales y hacer un proyecto político al servicio de sus propios intereses”.

La empresa Clarín televisó a Nisman en la denuncia falsa.

“La Justicia que nosotros tenemos es imprevisible porque no se rige por la Constitución Nacional. Hacen lo que quieren. Van a apelar, seguro van a apelar a la Cámara Federal específica. El fiscal tiene la obligación de apelar. Luego se puede apelar ese fallo de la Cámara Federal y puede o no la Corte Suprema expedirse. No tiene obligación”.

“Yo creo que es una pelea y no hay garantías de cuál sea el resultado. A partir de la denuncia de una nota periodística que yo escribí, el fiscal abrió una causa para investigar las relaciones entre la DAIA y, causa que está como muchas de ellas sobrevolando sin tener medidas de pruebas hasta el día de hoy. Lamentablemente creo que no hay ni voluntad de dar una pelea de frente a esta corporación jurídico-mediática-empresaria. Quizás porque todavía hay una correlación de fuerzas. Lo primero que había que hacer, por lo pronto, era agrandar la Corte Suprema, como tienen otros países en el mundo. Si ahora hay cuatro jueces, poner siete jueces más para ser impar, que haya tres salas con especialistas en aspectos comerciales, civiles, penales: no puede ser que estos cuatro tipos sucios, nombrados por decreto por un presidente… Y ahora curiosamente presidente y vicepresidente de La Corte. Estamos frente a unos payasos bien vestidos que aprovechan, por un lado, cierta fortaleza de los poderes concentrados, y, por otro lado, el poco riesgo que se toman en el proyecto nacional y popular. Habrá que hacerlo en algún momento, y mientras no se haga hay que seguir la pelea para desenmascararlos, para contarle a la sociedad y que se enteren quiénes son, y para desmontar estas articulaciones que están en contra de los derechos democráticos”.

Presos políticos

Milagro Sala, presa política del macrismo.

“No hay que dejar de debatir, y si uno es señalado en la calle por seguir defendiendo a compañeros y compañeras que son presos políticos, no hay que dejar de defenderlo. Las peleas dignas y que tienen sentido tarde o temprano se imponen. Sean en condición minoritaria o de fortaleza no se puede cambiar un criterio. Milagro Sala está presa hace seis años en el marco de causas infames, decretada por tribunales, parientes, amigos y socios del gobernador, y la verdad que yo creo que se la tendría que haber indultado. Creo que tendría que haberse desarrollado algún mecanismo de rever las causas ficticias que llevaron a que Julio De Vido, Bodou, Milagro Sala, y todos los otros estén siendo detenidos en algún momento. La realidad es que es escandaloso como un sector de la Justicia se ha hecho cómplice de los poderes facticos, de las empresas y de los intereses ajenos a la democracia. La democracia qué es, es poder del pueblo, lo que no soportan es que en la raíz de la propia palabra está la solución de los problemas. Poder del pueblo, poder popular. Lo que no aceptan estos sectores minoritarios es el poder de las mayorías, ellos quieren el poder de las minorías. Es una pelea que hay que darla, incluso, aunque se nos considere que estamos en minoría”.