«Un pueblo movilizado es un pueblo imparable, la oposición quiere el silencio de cementerio»

Lunes 18 de octubre del 2021

Mempo Giardinelli, escritor, periodista, y miembro de Manifiesto Argentino, en #NoNosQuedaOtra por #la990. Conmemoración del 17 de octubre: el pueblo vuelve a la calle y demanda medidas nacionales y populares.

Escuchá la entrevista completa:

Mempo Giardinelli, escritor, periodista, y miembro de Manifiesto Argentino.

17 de octubre, las Madres de la plaza y una demanda

“Ayer convocó Hebe y las Madres de Plaza de Mayo. Fue la convocatoria de ellas que prendió, porque ella tiene mucho predicamento y son una garantía de la democracia y del factor popular en Argentina desde hace décadas. Tenía miedo que hubiera muy poca gente y la verdad es que se llenó la plaza, como debe ser. Me impresionó mucho la cantidad de chicos y chicas jóvenes que había, me pareció impresionante la juventud que había, es muy importante. Me parece necesario para la Argentina, además de los contenidos que los podemos conversar. Pero como pintura social me pareció muy importante e interesante los discursos de varios dirigentes sindicales, intendentes, Amado Boudou, algo que no sé si fue improvisado”.

17 de octubre: Una demanda de las Madres, representantes del pueblo argentino y de la democracia.

“Ayer no hubo nadie que provocara a nadie de nada en la plaza. Ni siquiera, y me pareció bien, hubo una furia dirigida hacia los medios, ni contra los periodistas miserables, ni contra la oposición. Fue un acto en el cual una buena parte del pueblo, que tenía una enorme representatividad, fue a decir lo que quería decir, que fue que no se pague la deuda porque nosotros no contrajimos esa deuda, y que se libere a Milagro Sala, que fueron los dos factores convocantes; y otros que también fueron muy importantes. Me parece que fue estimulador. Hay que estimular ese tipo de debates públicos en la sociedad argentina. Hay que ser muy cuidadosos con las palabras, la palabra provocación, hoy, es una palabra macrista».

«No había animo de ruptura, Hebe fue muy cuidadosa. Si uno escucha atentamente su discurso, en su discurso no había ruptura, lo que había era una advertencia al compañero presidente, que lo venimos haciendo muchos desde hace meses en la medida de nuestras posibilidades, como otros compañeros y colegas. Lo que estamos haciendo es llamarle la atención, posiblemente el presidente tenga muchas presiones, pero le estamos diciendo, y se lo dijo Hebe con mucha calidad, es que no tome determinadas medidas. Y es nada más lo que tiene que hacer un buen compañero. El mal compañero es el que tira la bronca, putea y se va. El compañero que critica en silencio por abajo no es buen compañero. El que no va a votar, no es un buen compañero, porque no está entendiendo la complejidad del momento histórico que estamos viviendo. Obviamente que hay cosas, que nos gustarían a todos, que hicieran Alberto y Cristina, y que todos pudiéramos hacer un montón de cosas que son importantes y que las tenemos en nuestro corazón y consciencia. Es cierto, y se lo dijo Hebe al presidente, que se perdió mucho tiempo, y que hubo oportunidades en la que no se tomaron medidas. En los primeros días de gobierno, los primeros 90 días, no había pandemia y no se tomaron medidas que debieron tomarse. Es decir, la política es muy compleja, yo trato de verla en toda su complejidad. La política es navegar entre todas esas diferentes variables. Y es un juego maravilloso de una sociedad que va madurando, que ha aprendido y me parece maravilloso”.

17 de octubre del 2021 en Plaza de Mayo.

Yo pienso que Argentina está para dar un debate estructural. De alguna manera la actitud de evitar el acto de ayer, que se quiso hasta último momento evitar, era para que no sucediera. Y sucedió y es bueno que suceda y va a volver a suceder, y ojalá el pueblo movilizado vuelva a movilizarse cada vez más, porque un pueblo movilizado es un pueblo imparable. Lo que quieren los nazis, los fascistas, que están enardecidos, es un silencio de cementerio, y es muy peligroso y ¿Cómo se los frena? Con un Congreso que no ha tomado decisiones que yo creo que debió tomar, con un Ejecutivo que no ha tomado decisiones que debió tomar, con una situación tan compleja en lo económico, con las decisiones gravísimas que se debieron tomar: no solo con Malvinas, con la arena, con el Litio, con la Megaminería, con la comida, con el desmonte, con el Río Paraná… «.

«Argentina está para dar un debate estructural»

«Que no hagan más banquetes con los ricos, porque con lo que comen 20 gordos come un barrio entero. Y a esto también hay que decirlo. No tenemos que sorprendernos tanto, la política argentina lleva un siglo y medio de complejidad. Esto le pasó a Roca, a Sarmiento, a Mitre, a Irigoyen, a Perón… Hay momentos de cohesión popular mejores sin dudas. El último gran periodo fue el de Néstor y Cristina. Pero vamos a volver adelante, yo quiero ser optimista, creo que los fascismos siempre terminan y terminan mal”.