Aniversario de La Plata: la fiesta a la que Garro no te invita

Jueves 18 de noviembre del 2021

Escribe: Juan Pablo Godoy Jimenez

El intendente Julio Garro reveló a través de Twitter que no será feriado el nuevo aniversario de La Plata, como ocurrió históricamente en el marco de los festejos por el cumpleaños de la ciudad. El mandatario destacó que considera más importante seguir trabajando para reactivar la economía local y aseguró que «la mejor manera de festejar hoy es con los locales abiertos, fomentando el consumo, la producción y el trabajo».

Pero como ya es costumbre con Garro, este hecho no es mas que una forma de tapar sus verdaderas intenciones. Garro odia a La Plata y los platenses, es un hecho innegable que el demuestra cada día con sus acciones, un ejemplo de esto fue el “código de convivencia” que no era mas que forma de perseguir y sacarles derechos a los ciudadanos.

Inclusive tiene el descaro de decir: “Este no es momento de descansar. Es momento de trabajar más fuerte que nunca para reactivar la economía de la Ciudad”. Como si los platenses hasta este día no hubiesen estado trabajando, como si no se merecieran un día de descanso. Pero esto es Garro, es explotación, es denigrar al otro, no considerarlo digno de merecer un feriado para festejar el hecho de ser platense y de descansar.

La Plata, la ciudad fantasma que quiere Garro

Ya en su momento el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, cuestionó la gestión del dirigente platense y lanzó: “Tenemos que tener una capital de la que estemos orgullosos”. También comento el estado de la ciudad en sí: “Pero las calles, las veredas… La ciudad está abandonada”.

Axel Kicillof​, gobernador de la provincia de Buenos Aires y fuerte critico de la gestión de Garro como intendente de La Plata

Ciertamente es así, cual veneno, cada uno de las gestiones de Garro fue lentamente matando mas a la ciudad de La Plata, maltratándola, descuidándola y persiguiendo a sus habitantes constantemente. Lo único que busca lograr Garro es la decadencia total de la capital de la provincia y hacerla una ciudad fantasma, una ciudad donde no haya vida, no haya emoción ni festejos y solo se destaque la desocupación y el destrato a sus habitantes.