Cine de vacaciones

Viernes 21 de enero del 2022

Escribe: Magy Meyerhoff

A propósito del arranque del verano, desde la redacción de Hamartia nos propusimos pensar películas que suceden en vacaciones. Y ya sean en viajes placenteros, o muy por el contrario encontramos cómo estar en un lugar diferente siempre implica un quiebre.

The lost daughter 

La ópera prima de la actriz Maggie Gyllenhaal nos cuenta de una profesora (Olivia Coleman) que, de vacaciones en Grecia, se encuentra con una familia gigante y ruidosa. Aunque su plan era descansar, termina teniendo un par de puntos en común con esas mujeres, quienes sin saberlo le hace rever su vida, y hace que replantee lo que hizo ella siendo madre. Con un elenco muy bien caracterizado y unos planos potentes, está película ira develando, de a poco, mucha oscuridad. 

La ciénaga

En la ciudad salteña de La Ciénaga vive Tali (Mercedes Morán) con su marido y sus cuatro hijos. No tan lejos está Mecha (Graciela Borges), prima de Tali, quien está pasando su veraneo también junto a su esposo y sus hijos. Las traiciones, el misterio, la búsqueda de la juventud y la violencia se mezclan en la primera película que escribió y dirigió Lucrecia Martel en su provincia natal. 

Swimming pool 

Charlotte Rampling es Sarah Morton, una conocida escritora de policiales quien, necesitando un descanso, se refugia en una hermosa casa en la provenza francesa que le presta John, su editor. Allí se dispone a encontrar la inspiración que le falta para escribir su nuevo libro, que según ella, no será igual que el resto. Pero pasados unos días aparecerá Julia, la joven y enigmática hija de John, con quien tendrá que compartir sus días. 

Verano 1993

Después de que sus padres murieran de sida, Frida, una niña de 6 años, abandona Barcelona y se va a vivir al campo con sus tía, su tío y con Anna, su prima. Frida pasará allí su primer verano en ese nuevo entorno rural al que tendrá que adaptarse. Durante el verano de 1993, Frida aprenderá a aceptar su pena y su dolor y tanto Marga y Esteve deberán reacomodar la familia. Escrita y dirigida por la catalana Carla Simón, basada en su propia vida, esta película explica de una manera muy hermosa cómo con amor (y aunque también haya mucho miedo y dolor) todo se puede. 

In Bruges

En el muy buen debut del dramaturgo inglés Martin McDonagh, dos asesinos a sueldo van a pasar unos días a la ciudad de Brujas después de realizar su último trabajo. Allá esperan la llamada de su jefe, para saber qué sigue. Pero sus estadías serán muy diferentes: Ray (Colin Farrell) se siente absolutamente fuera de lugar y no puede evitar los remordimientos terribles provocados por su último asesinato, mientras que Ken (Brendan Gleeson) está encantado con el arte y la belleza de la célebre ciudad medieval. 

Funny games 

Un matrimonio viaja para pasar el fin de semana en su casa de campo, a las afueras de Viena. Una vez que llegan, junto con su pequeño hijo, son asaltados por dos jóvenes psicópatas. Este espectacular thriller austríaco, rodado con aparente sencillez por Michael Haneke, retrata el secuestro de manera tan cruda y violenta que es difícil no sentir vértigo, en especial cuando filma a los asesinos hablando a la pantalla, como si fuésemos sus cómplices. Más allá que Haneke eligió un muy buen elenco para encabezar la reversión estadounidense, recomiendo por lejos ver la original. 

Antes del amanecer 

Clásico de los noventa, está hermosísima película de Richard Linklater es la primera de la trilogía que luego se desarrollará entre París y Atenas. Jesse (Ethan Hawke) es un joven periodista estadounidense que viaja en el tren que une Budapest a París. En el trayecto conoce a la francesa Celine (Julie Delpy) y ambos entablan una conversación. Y aunque no eran sus planes, se bajan del tren y recorren Viena y pasan la tarde hablando de la vida, de sus ilusiones, de sus deseos, y del amor. Una trama sencilla y cautivadora, sólo dos protagonistas, una bella ciudad, un guión realista con diálogos frescos.