«Estamos en condiciones de hacer que la vacuna sea obligatoria, hay un marco legal que lo habilita»

Martes 25 de enero del 2022

Entrevista con Daniel Gollán, Diputado nacional del Frente de Todos por la provincia de Buenos Aires, ex ministro de Salud bonaerense, y ex ministro de Salud de la Nación, en No Nos QuedaOtra, la revista Hamartia en La 990. Coronavirus y el camino a la endemia; la obligatoriedad de la vacuna y el pase sanitario como herramientas de salúd pública; las ideas para un sistema de salud más organizado; el trabajo en salud mental en la provincia de Buenos Aires.

Escuchá la nota completa:

Daniel Gollán.

¿En qué fase de la pandemia estamos?

“Hay grandes debates a nivel internacional y hay muchísima cantidad de producción de información científica, y la mayor parte, todavía, sin lo que es el control de pares en las publicaciones científicas. Con lo cual, obviamente por la necesidad de contar con información raída van saliendo estos estudios, a veces incluso un poco hasta contradictorios entre sí. Pero, básicamente, lo que uno puede observar, tratando de sacar en limpio qué es lo que está sucediendo, es que estamos en una etapa en la cual la variante Ómicron se ha hecho dominante rápidamente en el mundo. Es de mucha contagiosidad, por algún mecanismo que todavía se discute, por qué es más contagiosa que el resto, pero el hecho importante es que es mucho más contagiosa, pero a su vez produce cuadros mucho más banales. Lo que sucede es que es tan contagiosa que esos cientos de miles de casos que se van produciendo por día, pueden, en algunos casos, aunque pueda ser en casos muy chiquititos terminar en casos graves. Lo que estamos viendo es que quinees están vacunados, varían las cifras, pero diez veces menos de posibilidades – los que están con el esquema de vacunación completa-de tomar riesgos más graves. Quiere decir que estando vacunado uno puede tener una forma grave y necesitar una internación, e incluso, lamentablemente fallecer. Pero las posibilidades de quienes están vacunados son diez veces menos. Por lo cual hay que continuar en esta etapa de la mayor cantidad de cuidados posibles dentro de lo que la situación permite, porque también hay que contar que se viene de dos años de mucho sufrimiento de la gente en general que ha tenido que soportar una pandemia que se da cada cien años y deja sus secuelas y consecuencias, pero los cuidados que están recomendados deben continuar, y por supuesto, la vacunación completa, cosa que cuando empiece la etapa de frio ya nos encontremos como vamos, muy bien, ya con altísimos niveles de vacunación pero mejorando todavía más, sobre todo en lo que son las terceras dosis”.

Epidemias y endemias

“Para entender algunos términos epidemiológicos: uno dice que una enfermedad pasa a ser una epidemia, cuando de golpe en una región determinada del planeta hay la ocurrencia de un fenómeno de una enfermedad muy por encima de los valores que habitualmente se registran. Cuando esa ocurrencia es cero, inmediatamente esos valores multiplican por mucho, porque sobre la inexistencia de casos, como es el caso del Coronavirus, rápidamente esto ya se puede definir como una endemia, y luego cuando eso se hace a escala mundial de golpe, estamos hablando de una pandemia. Ahora, hay posiciones controvertidas acerca de cuál va a ser el futuro del comportamiento del Coronavirus, de las mutaciones, etc. Yo creo, junto con muchos otros especialistas, incluso expertos que saben mucho más que yo en términos de virología, de inmunología, de áreas muy específicas, de biología molecular, que más allá de lo que pueda suceder frente a la aparición de nuevas variantes, y esperemos que no suceda, pero puede suceder, se está generando un pool colectivo masivo muy fuerte a escala mundial de defensas fundamentalmente mediadas por linfocitos t: no los anticuerpos. Creo que la gente ya ha leído bastante de esto. Es la línea de defensa más permanente que queda en el cuerpo después del contacto con un patógeno. Y estos contactos reiterados con el patógeno y con la vacunación van generando, a mi modo de ver, una respuesta muy fuerte del lado de esas defensas de linfocitos t, que son los que perduran en el tiempo. Los últimos estudios están dando, tanto en las vacunas, como los linfocitos que van quedando por haber tenido la enfermedad, van generando una respuesta mucho más rápida en el caso de volver a tener contacto con una variante similar o una nueva. Por lo tanto, es de esperar que eso se vaya produciendo y que, por lo tanto, haya un pool enorme de defensas mediadas por linfocitos t a escala mundial. Lo que hay que hacer y que no se está haciendo, es salir rápidamente, los países centrales sobre todo que tienen toda la potencia para hacerlo, a vacunar a sus poblaciones renuentes de vacunarse, pero también a las poblaciones como la de los países africanos que tienen bajísimo nivel de cobertura. Esta es una tarea pendiente que ayudaría muchísimo a fortalecer ese pool de defensas colectivas que se van generando a nivel del sistema inmunológico de toda la humanidad”.

Envío de vacunas de Argentina a Mozambique. La solidaridad internacional es la única salida a la pandemia.

Vacunación obligatoria

“Ya a esta altura del partido creo que estamos en condiciones de establecer que la vacuna sea obligatoria. Porque, primero, hay legislación suficiente. hay un marco legal para hacerlo, de hecho, nuestra ley nacional de Inmunizaciones así lo amerita. Es decir que, ni siquiera haría falta una ley. Porque la verdad que, a mi modo de ver, en el marco de la ley existente si las autoridades pertinentes establecen que la vacuna debe ser dada ya dentro del esquema de vacunación obligatoria, está perfectamente en condiciones de hacerse, y realmente aportaría un punto más. Siempre dejando en claro que, por suerte, en Argentina tenemos una cultura de vacunación muy alta y hemos logrado vencer, con distintas herramientas, todo ese temor tremendamente infundado que impusieron los medios masivos de comunicación y algunos movimientos vacunas en algún sector de la sociedad argentina. Creo que, por suerte, estamos con niveles por arriba del 90% de primera dosis, llegando casi a un 82% con el esquema de dos dosis, y ya con un avance muy grande en las terceras dosis, asique que creo que cuando empiece el frio creo que vamos a estar en altísimos niveles de cobertura. Aun así, si se puede reforzar con medidas como el pase sanitario, que seguramente se va a ir extendiendo cada vez más, y con alguna obligatoriedad, todo ayuda”.

Pase sanitario

Yo estoy totalmente de acuerdo con que se lo haga obligatorio para toda persona que quiera ir a un lugar donde se van a juntar en un lugar cerrado con muchos chicos, en donde habrá que intentar por todos los medios posibles controlar la calidad de aire, de tener las corrientes de aires cruzadas como están indicadas, de cumplir con el cubre nariz-boca bajo las especificaciones que están dadas. Todas esas medidas tienen que estar para garantizar que ya las clases no deban ser de otra manera que no sean presenciales. Queremos todos clases presenciales. Entonces, medidas de cuidado y vacunación completa. Con lo cual yo estoy completamente de acuerdo y en línea con que se lo haga obligatorio, con que todo el mundo que vaya a una escuela, a una universidad o a cualquier lado que junte gente esté inmunizado de una manera de bajar las posibilidades de tener la enfermedad, aunque sabemos que eso no se cumpla en el 100%, pero sí, en el caso de transmitir, seguramente se transmite en forma mucho más leve la enfermedad y así colaboramos entre todos a seguir erradicando la circulación viral”.

Las «polémicas» de cada día

Son datos reales. Son datos de la realidad. La verdad que TN o Clarín con tal de poner cualquier cosa polémica que yo diga… La verdad que es triste saber, porque uno en sus relaciones personales conoce una buena cantidad de profesionales de la salud que, tristemente, no quisieron vacunarse y fallecieron, mientras todo su equipo de trabajo que se vacunó, hoy está en perfectas condiciones de salud. Es triste, es lamentable, pero es la realidad. ¿Qué quieren? ¿Que no lo digamos? ¿Cuál sería la polémica? La nota iba de sí, lamentablemente, tuvimos que afrontar posiciones de algunas sociedades científicas que no ayudaron, que luego se corrigieron, pero que en su momento generaron dudas e incluso de varios profesionales de la salud. Yo conozco muchísimos casos. Muchos de ellos, lamentablemente, fallecieron. No entiendo cuál es la polémica. En todo caso, lo que estamos diciendo es que terminemos con esta historia de generar dudas y polémicas al cuete cuando en realidad lo que hay que hacer es vacunarse todo el mundo, tomar las medidas de prevención que tenemos al alcance de la mano, y seguir batallando con esta pandemia que, ojalá se vaya transformando en una cosa diferente como creo que estamos observando, y ya no nos condicione tanto la vida a futuro a toda la humanidad”.

Un sistema sanitario unido

“Estamos trabajando en un proyecto cuyas bases conceptuales, los fundamentos digamos, ya están establecidos, que es lo más importante. Y esas bases fundamentales contienen una lista de problematizaciones de las que hoy tiene nuestro sistema sanitario que ya no es todo lo eficiente o todo lo eficaz que puede llegar a ser. Todo eso está trabajado y estamos comenzando a trabajar en un articulado. Pero lo queremos hacer con una participación, y, de hecho, estamos citando a muchísimos actores del sistema de salud argentino, para poder hacerlo con los consensos suficientes como para que la ley, después, sea efectivamente aplicable, que sirva, que cambie la realidad y que ayude a cambiar y a transformar para bien. Así que seguramente en algún momento esto va a ir tomando estado público cuando tenga mayores niveles de avance. Hoy si te digo, ¿hay un proyecto estricto terminado? No, hay antecedentes, tenemos leyes anteriores y proyectos de leyes que nunca cuajaron, nunca logramos tener una ley nacional de Salud en Argentina, pero creemos que serviría ahora para ordenar un sistema que está desordenado. Y creanmé que tenemos coincidencia con una enorme cantidad de sectores de salud, incluso, les digo, por lo menos off the record –que después lo que hacen cuando salen en los medios por ahí no coincide exactamente- pero off the record con un montón de parlamentarios de la oposición también, que coinciden en el diagnóstico, en los problemas, y en muchísimos casos en cómo se puede corregir”.

Salud mental

“Lo primero que hay que decir es que, en la provincia de Buenos Aires, y hablo solo por la provincia porque no sé si en otras está sucediendo, lo que ha sucedido en este último año y medio, dos años, en el tema salud mental es realmente un avance impresionante en lo que norma la ley de salud mental. Se están cerrando, prácticamente, por mes, los servicios de internación crónica que estaban funcionando como neuro siquiátricos y se está ubicando a toda esa población en distintos dispositivos, casas comunitarias etc. En donde se los va reinsertando en desde un lugar completamente diferente, a una vida mucho más normal, a una vida social completamente distinta del criterio del aislamiento y la estigmatización que sufrieron durante años. Por supuesto que también hay que seguir desarrollando los establecimientos alternativos para dar cuentas de problemáticas de salud mental que no se pueden resolver de esa manera, y también todo lo que está vinculado a los trastornos y problemas de salud mental que produce el consumo de sustancias problemáticas. Se está trabajando en una serie de proyectos, pero básicamente se está trabajando en poner en marcha aquello que ya decía la ley de salud mental. Asique sí, conozco que esta experiencia en la provincia de Buenos Aires ha sido reconocida por el Ministerio de Salud de la Nación, por el anterior director y el actual director nacional de Salud Mental. Y supongo, pero estoy seguro de que es así, que vamos a estar avanzando fuertemente en todo el país con una serie de medidas que, repito, avanza en el sentido de lo que dice la ley. Y, además, también, de cuenta de las necesidades de ir dando nuevas respuestas, o incluso, modificando situaciones, porque las leyes no están escritas en piedras para quedarse para siempre, sino para dar un marco sobre el cual trabajar, y generalmente, después de un tiempo uno evalúa que hay que corregir cosas. Me imagino que también se está trabajando en ver todas las potencialidades de la ley, y en aquellas que no cumplieron las expectativas, cómo se puede mejorar. Pero siempre en el marco de una ley que contempla la salud mental en el marco de los Derechos Humanos”.