Gatas y tres colores

Viernes 28 de enero del 2022

Escribe: Almendra Weiss

Es de público conocimiento la regla de que si un gato tiene tres colores, entonces tiene que ser hembra. Esta regla se cumple en la gran mayoría de casos, ¿pero por qué?

Al igual que nosotros los humanos, el color de los gatos depende de la melanina. A su vez, existen dos tipos de melaninas, la eumelanina, que produce una coloración oscura y esta asociada al negro y al marrón, y la feomelanina, que produce una coloración clara y esta asociada al rojo y al amarillo. La combinación y proporción de estas melaninas en la estructura genética del michi van a determinar su pelaje.

Entonces, las multiples combinaciones de colores que existen en los gatos provienen del color negro y rojo, y su mezcla con el blanco, el cual aparece por la ausencia de pigmento, la cual puede ser parcial o total.

 

En todo esto hay un factor genético importante, ya que la cantidad de eumelanina y feomelanina se transmite a través de los genes. Estos pigmentos aparecen solamente en el cromosoma X, y como las hembras tienen dos (XX), pueden tener a su vez eumelanina y feomelanina. En cambio, los machos (XY) solo pueden tener una de las melaninas, y por ende, colores oscuros o más tipo anaranjados.

Los casos en los que hay machos tricolores son debidos a una anomalía genética que produce que el gato tenga tres cromosomas (XXY), la cual viene de la mano con otros problemas de salud e infertilidad.